msgbartop
Ïa! Ïa! Cthulhu Fthagn! Ph’nglui mglw’nfah Cthulhu R’lyeh wgah’nagl fhtagn!
msgbarbottom

23 feb 06 El retorno de las vecinitas

Ayer, mientras merendaba en el salón del piso, y le pedía a los pingüinos que allí se han aposentado que me pasaran un Frenadol, mi fijé en el que encima de la impresora estaba de nuevo la hoja de las vecinitas, cosa que me sorprendió sobremanera dado que desde hacía algún tiempo no disponíamos de ella.

La pérdida de la citada hoja fue un tanto estrambótica. Hace algunas semanas una amiga de Jesús, uno de mis compañeros de piso, vino a ver unas películas con Jesús. El caso es que a la moza traía palomitas para hacer en microondas, pero como semejante artefacto no existe (ni se le espera) en el piso, tuvo la ocurrencia de pedirle a alguno de nuestros vecinos que nos las permitiera hacer en el microondas. Con cierta sorna, los chicos le dijeron de ir al piso de enfrente, que no es ni más ni menos que el de las vecinitas. Éstas le dejaron usar el microondas, y cuando volvió, nos preguntó qué rollo raro nos traíamos con ellas ya que, bien se ve, algo le habían preguntado sobre nosotros. Entonces éstos le contaron todo el rollo de la hoja de los hikikomoris y tal. Y esta chica, ni corta ni perezosa, y tras descojonarse un poco de nosotros, procedió a coger la hoja, y con todo el descaro del mundo, la dejó sobre el felpudo de las vecinitas. A la mañana siguiente, cuando salí del piso para ir a clase, ya no estaba allí, y nunca mas se supo de ella…

…hasta ayer. Le pregunté a David por el incidente, y muerto de risa me contó el resto de la historia. Al parecer, este fin de semana, y tras los exámenes, se había quedado en Sevilla. El sábado por la noche, y tras un último examen, decidió montar una fiesta en el piso con sus colegas, ya que el diluvio que descargaba sobre Sevilla no hacía muy recomendable el andar por las calles con los cubatas. Así que allá fueron todos al piso, y lógicamente empezaron a liar la traca. Lo normal en una fiesta, un sábado por la noche. El caso es que, según me comentaba, en un momento dado de la noche empezó a oir ruidos que venían del descansillo, y al asomarse por la mirilla, vio movimiento en casa de las vecinas (yo me pregunto, ¿habrían ido a implorar que las dejaran entrar o algo así, rascando la hoja de la puerta y babeando en el felpudo?). No hizo caso, y ahí quedó la cosa. Hasta que, tal y como me comentaba, ayer al volver de clase se encontró con que nos habían vuelto a echar la hoja por debajo de la puerta. Fin.

Pues vaya decepción. Efectivamente, la hoja estaba tal cual, ni siquiera se habían molestado en añadir una postdata o algo por el estilo. Nada. Pero es que ya se sabe, segundas partes nunca fueron buenas.

En cuanto a postdatas, hay un par. La primera: para quien se lo esté preguntando, a decir de la amiga de Jesús, sí: ogros.

La segunda: cuando le arreglaba a Juan el cable de red de su cuarto, tuvimos la oportunidad de observar cómo un solitario sujetador de color verde ondeaba al viento en el tendedero de las vecinas. Teniendo en cuenta que en un patio de luces no suele haber mucho viento, es fácil imaginar la superficie de ese par de alforjas. Estremecedor.

VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 0.0/10 (0 votes cast)
Comparte este artículo:
  • Twitter
  • Facebook
  • email
  • StumbleUpon
  • Delicious
  • Google Reader
  • LinkedIn
  • BlinkList

Deje un comentario







− uno = 4