msgbartop
El mundo se divide en dos: los que tienen el revólver cargado y los que cavan. Coge la pala
msgbarbottom

17 abr 13 Derribo de la casilla del guarda de la Vía Verde de Itálica

Esta mañana, mientras hacía una pequeña salida de entrenamiento con la bici por la Vía Verde de Itálica, he visto cómo una excavadora derribaba la antigua casilla del guarda que existía junto al puente sobre el arroyo del Judío, en Valencina de la Concepción:

Derribo de la casilla del Guarda

No voy a entrar en la pertinencia del derribo de la casilla. Es algo sobre lo que me faltan datos, y desconozco qué institución -si es que ha sido alguna- ha sido la responsable de autorizar el derribo. Pero sí que quiero opinar al respecto: creo que es una pérdida el que se haya producido este derribo, ya que -salvo que mi memoria me falle- era la única casilla ferroviaria de este trazado que quedaba en pie hasta Aznalcóllar, con la excepción hecha de la antigua estación de Gerena-Empalme, por lo que hoy se ha echado abajo parte del patrimonio histórico de la zona.

Por otro lado, también me parece una pérdida desde el punto de vista de servicios: esta casilla se emplazaba al final de la actual vía verde (que debería, dicho sea de paso, prolongarse al menos hasta Gerena-Empalme o incluso Aznalcóllar), justo en el cruce con una Cañada Real, y en el sitio donde existe una pequeña área recreativa. Esta estructura podría haberse aprovechado para dar más servicios a los usuarios -que son muchos- de ambas vías de comunicación.

Espero que, al menos, quien haya autorizado el derribo haya pensado en retirar de la zona los escombros. Tengo que decir que, cuando estuve allí esta mañana, no ví ningún camión ni maquinaria para retirarlos, más allá de la excavadora y las camionetas de los operarios.

La de hoy ha sido una manera muy triste de empezar el día.

VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 0.0/10 (0 votes cast)

Etiquetas: , , ,

25 jul 12 Etapa ciclista: Arroyo de Pico de Palo – Ruta del Agua – Vía Verde de Itálica (22/07/2012)

El domingo 22 de julio, a la una de la tarde, estaba tranquilamente sentado en la playa de Samil (Vigo), disfrutando de una Estrella Galicia en compañía de Ana y mis cuñados, viendo volar sendos F-16. Sé que como comienzo de una etapa ciclista es un tanto anómalo, pero todo tiene su explicación. No digo que sea una buena explicación, pero al menos es una explicación. Como decía, disfrutaba de una exhibición aérea, como paso previo a mi propio periplo aéreo, que debía llevarme de vuelta a Sevilla, y a una nueva semana de trabajo.

Cuarenta y cinco minutos después, gracias al GPS y a un fenomenal atasco, subía despendolado la carretera que conduce a la Universidad de Vigo, intentando llegar al aeropuerto de Peinador antes de que mi avión me dejara en tierra. Por qué subía dicha carretera en vez de circular tranquilamente por la autovía lo dejo a los insondables designios del susodicho GPS y su nefanda opción de “recorrido alternativo”. Aunque tengo que decir que, finalmente, llegué al aeropuerto, si bien con el tiempo justo para embarcar. Un rato más tarde, volando ya sobre Sevilla y no muy lejano a tomar tierra, podía disfrutar del siguiente paisaje por la ventanilla del avión:

Entorno del pantano de Gérgal

Entorno del pantano de Gérgal

Es decir, los pantanos de Gérgal y Guillena, además del Cordel de la Cruz de la Mujer y el tramo restringido de la Ruta del Agua. No necesitaba mucho más que eso para que se me despertaran las ganas de salir a rodar esa misma tarde.

A las cinco y media, sin embargo, las ganas se me habían atenuado un tanto. No en balde me encontraba andando entre campos de girasoles, después de haberme bajado en la estación de cercanías de Santiponce, y tener una media hora de caminar bajo el sol implacable de la tarde, camino de casa. Hay que admitir que el día estaba resultando variado. Y lo que quedaba. Pero, pese a todo, decidí salir a rodar, si bien no lo hice hasta las nueve de la noche, cuando el calor había remitido en gran medida. Había abandonado la intención de subir hasta la zona de Guillena, conformándome con un objetivo algo más modesto: recorrer el tramo de la Ruta del Agua entre el cruce con la vía verde de Itálica y Valencina que dejé de recorrer en la etapa del día 15, al haberme quedado sin agua.

Así pue, salí de casa en dirección norte, pero en vez de tomar el camino que asciende hasta la vía verde, opté por tomar el camino que bordea el arroyo Pico de Palo, y que conduce, pasando cerca del Cortijo Villa Diego, hasta el puente sobre el arroyo del Judío. Allí tomé la Cañada Real de las Islas, hasta enlazar con la Ruta del Agua en las cercanías de Valencina. A partir de ese momento ya no abandoné la Ruta del Agua. Pasé junto a la urbanización La Alondra, cercana al depósito de aguas del Aljarafe, punto hasta el que anteriormente había llegado en este recorrido. Y seguí avanzando. La Ruta del Agua seguía con una dinámica similar: subidas y bajadas pegadas a las estribaciones de los cerros del Aljarafe, que no habrían de cesar hasta internarse de manera decidida en la campiña sevillana, ya cerca de Gerena. A esas alturas de la etapa ya había caído la noche, por lo que la presencia de animales de vida nocturna se había hecho muy patente. Eso, y la intrepidez de los conejos, que no cesaban de cruzarse en mi camino, a cual mas audaz, llegando uno de ellos a pasar entre las ruedas de mi bici.

Llegué al cruce apenas pasadas las 22:00h, tras una hora de recorrido y 19 kilómetros de etapa. A partir de ahí, todo era vuelta. Y qué vuelta más diferente a la que había tenido que hacer una semana antes. Con el frescor de la noche y con agua en abundancia (no era un error que pensara repetir en tan breve espacio de tiempo), pude rodar de manera más alegre, con una media de 22 km/h, pese a que la oscuridad, tan sólo mitigada por la Lupichin, obligaba a ser más prudente en el rodar. Llegué a casa a las 22:40h, habiendo conseguido sacarme la pequeña espinita que se me había clavado en la etapa anterior. Una etapa breve, pero bien aprovechada. Tanto como el día que estaba a punto de dejar atrás.

Los datos de la etapa son los siguientes:

  • Distancia: 33’350 km.
  • Distancia (según el GPS): 32’953 km.
  • Tiempo de etapa: 1h 38m 28s
  • Tiempo desde el inicio de la etapa: 1h 39m 21s
  • Velocidad media: 20’4 km/h
  • Velocidad máxima: 39’1 km/h
  • Pulsaciones medias: 145
  • Pulsaciones máximas: 172
  • Consumo medio de calorías: 1050 kcal/h
  • Consumo máximo de calorías: 1310 kcal/h
  • Tiempo en zonas de pulsaciones: 1h 33m 59s
  • Consumo total de calorías: 1661 kcal
  • Índice IBP de dificultad: 25DC

Y aquí está el enlace al recorrido de la etapa: Arroyo de Pico de Palo – Ruta del Agua – Vía Verde de Itálica

VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 10.0/10 (1 vote cast)

Etiquetas: , , , , ,

17 jun 12 Etapa ciclista: Circular del Aljarafe (II) (17/06/2012)

Hoy he vuelto salir a rodar con mis compañeros de trabajo de Sevilla, pero con una interesante novedad: hemos tenido dos nuevas incorporaciones, Sergio y Fran Pérez. En realidad, estrictamente hablando no son una novedad, ya que en semanas anteriores salieron con Miguel y Rafa a dar pedales, pero como es la primera vez que salen conmigo, lo considero una novedad en mi haber. :D Por ello escogimos una etapa algo más convencional, para que vayan rodando un poco y haciendo piernas, antes de llevarlos a rodar por lugares algo más exigentes. Así pues, escogimos repetir la etapa circular del Aljarafe que hicimos Rafa, Miguel y yo el pasado abril.

Empezamos a dar pedales un poco antes de las 9:15h, y salimos de Mairena realizando una pequeña variación sobre el recorrido: en vez de tomar el camino de la Venta del Río Pudio, que nos hace atravesar Mairena pubelo, optamos por tomar desde Ciudad Expo el Cordel de Triana a Villamanrique, que lo bordea por el norte, y que igualmente lleva hasta el puente romano sobre el río Pudio. Aparte de esta variación, el recorrido siguió las directrices habituales. Pasado el puente tomamos la Cañada Real de las Islas, que nos llevó hasta las cercanías de Saltera y Valencina. Llevamos un ritmo bastante relajado, sobre todo porque el día estaba siendo caluroso, y no era plan reventar a las primeras de cambio.

Hicimos una pequeña parada bajo el puente que salva la vía den tren entre Salteras y Valencina. La verdad, era una de las pocas sombras que íbamos a tener en todo el recorrido, y no resultaba conveniente desaprovecharla. Reemprendimos la marcha a las 10:15h, bajando por la Cañada hasta el cruce con el GR-41, que tomamos en dirección a los carambolos de Camas. Cruzamos la carretera entre Santiponce y Valencina, y seguimos bordeando los cerros. Al llegar a Cerro Blanco nos dividimos: Rafa y yo subimos el cerro, con la idea de hacer la posterior bajada. Miguel, Sergio y Fran, por su parte, prefirieron bordearlo, y esperarnos al otro lado. Realizamos bastante bien la subida, pero la bajada fue algo más problemática, ya que el terreno se encontraba completamente seco, con abundante tierra suelta y sumamente resbaladizo. De hecho, Rafa sufrió una caída, si bien sin más consecuencias que algunos raspones. Yo, por mi parte, no tuve otro remedio que realizar parte de la bajada apoyando un pie, y con el culotte tocando la cubierta trasera en otras partes. En fin. Arriesgado, muy arriesgado.

Superado el percance subimos al mirador de Santa Brígida, que nos proporcionó una excelentes vistas de la zona, como de costumbre:

Vistas del Aljarafe desde el cerro de Santa Brígida

Vistas del Aljarafe desde el cerro de Santa Brígida

Para bajar del cerro volvimos sobre nuestros pasos, y realizamos el descenso hasta el polígono industrial de Camas. Desde allí tomamos la vía verde hasta llegar al río, cruzando Camas y pasando junto a su vieja estación de ferrocarril. Una vez en el río, el resto de la etapa fue puro trámite. Bordeamos el río hasta llegar a San Juan de Aznalfarache, y desde allí tomamos la calle que sube hasta Mairena. Fue una subida a un buen ritmo, en la que incluso nos permitimos lanzar un pequeño sprint que nos llevó a marcar la velocidad punta de la jornada: 40 km/h. Y como colofón de la jornada, disfrutamos de un magnífico tercer tiempo en uno de los bares de la zona de Cavaleri.

Los datos de la etapa son los siguientes:

  • Distancia: 31’727 km.
  • Distancia (según el GPS): 31,809 km.
  • Tiempo de etapa: 2h 2m 25s
  • Tiempo desde el inicio de la etapa: 2h 38m 27s
  • Velocidad media: 15’6 km/h
  • Velocidad máxima: 40’2 km/h
  • Pulsaciones medias: 120
  • Pulsaciones máximas: 185
  • Consumo medio de calorías: 800 kcal/h
  • Consumo máximo de calorías: 1430 kcal/h
  • Tiempo en zonas de pulsaciones: 1h 13m 47s
  • Consumo total de calorías: 2150 kcal
  • Índice IBP de dificultad: 37BB

Y aquí está el enlace al recorrido de la etapa: Circular del Aljarafe (II)

VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 0.0/10 (0 votes cast)

Etiquetas: , , , , , , , ,

25 may 12 Etapa ciclista: Santiponce – Depósito de Aljarafesa (Nocturna, 24/05/2012)

Ayer jueves 24 salía rodar por las cercanías de casa al salir del trabajo. Lo que iba a ser una nueva etapa corta en solitario se convirió en una divertida etapa nocturna de 30 kms. de distancia. Y es que Rafa se me unió a última hora con la idea de rodar un rato tranquilos, para hacer algo de mantenimiento. Y como suele ser habitual, se nos fue de las manos.

Salimos a las 20:50h de Santiponce en dirección norte, bordeando Itálica. Tomamos la pista que asciende hasta la Vía Verde de Itálica, y desde allí nos planteamos nuestro objetivo: el depósito de aguas de Aljarafesa, al que nunca había ido. Tenía pinta de que se nos podia echar la noche encima, por lo que íbamos equipados con sendas luces: Rafa con una linterna de múltiples LEDs, y yo con mi lupichin.

Marcamos un ritmo rápido, sumamente rápido. Tan rápido que cuando avanzábamos por la vía verde noté síntomas de agarrotamiento en los gemelos, al igual que Rafa. Pero no era un día que pudiéramos aflojar. Ascendimos por la Cañada Real de las Islas hasta el cruce con la Ruta del Agua en las cercanías de Valencina, que tomamos en dirección a los depósitos. Ese tramo de la Ruta del Agua coincide con el trazado del GR 41 o Cordel de las Buervas, y que va desde el pueblo de Barrancos (Portugal) hasta Sevilla. Apenas habíamos entrado en la Ruta del Agua cuando aconteció la puesta de sol. Sin lugar a dudas, la noche se nos iba a echar encima.

Llegamos a la depuradora a las 21:35h. Teníamos por delante la breve subida (1’5 kms.) a los depósitos, pero con un buen desnivel: 100 metros de subida por asfalto, con rampas del 12%. Realizamos el ascenso con calma, a unos 7 km/h de media. Tardamos, desde que salimos de Santiponce, 57 minutos en llegar a los depósitos, para un recorrido de 14’8 kms. Tocaba volver, y no quedó más remedio que hacerlo con las luces. Y como me había temido, la luz de Rafa era insuficiente para las necesidades de la bici. Por suerte la Lupichin se portó sumamente bien.

IMAG0047.jpg

Realizamos la vuelta en 50 minutos escasos, incluyendo una parada para echar algunas fotos junto al puente del arroyo del Judío. Y no pudimos menos que complementar la etapa con un excelente tercer tiempo:

IMAG0057.jpg
  • Distancia: 29’932 km.
  • Distancia (según el GPS): 29’566 km.
  • Tiempo de etapa: 1h 35m 17s
  • Tiempo desde el inicio de la etapa: 1h 47m 11s
  • Velocidad media: 19’3 km/h
  • Velocidad máxima: 60’5 km/h
  • Pulsaciones medias: 129
  • Pulsaciones máximas: 167
  • Consumo medio de calorías: 890 kcal/h
  • Consumo máximo de calorías: 1260 kcal/h
  • Tiempo en zonas de pulsaciones: 1h 24m 26s
  • Consumo total de calorías: 1760 kcal
  • Índice IBP de dificultad: 30CC

Y aquí está el enlace al recorrido de la etapa: Santiponce – Depósito de Aljarafesa

VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 0.0/10 (0 votes cast)

Etiquetas: , , , , , ,

19 abr 12 Etapa ciclista: Circular del Aljarafe (14/04/2012)

El sábado 14 de abril, tras un largo tiempo sin hacerlo, volví a salir a rodar con mis compañeros de Sevilla. Un largo tiempo en el que que yo había seguido saliendo, pero en el que no se organizaron más etapas en la ciudad hispalense y alrededores. Razón por la cual optamos por realizar una etapa algo más relajada de lo habitual.

Así pues, Rafa, Miguel y yo quedamos en Mairena del Aljarafe para emprender una etapa circular por el Aljarafe. Y como uno es aficionado a la Fórmula 1 (y ese fin de semana se disputaba el G.P. de China), quedamos en un horario muy poco habitual: las cinco de la tarde. Decisión que a punto estuvo de causarnos un disgusto, ya que el sábado estuvo lluvioso todo el día. Tanto fue así, que a mi salida en coche de Santiponce llovía copiosamente sobre el pueblo de los Emperadores. Por suerte en Mairena brillaba el sol. Pero corría un fuerte viento, que nos acompañaría toda la etapa.

Salimos pasadas las 17:00h de la cervecería Macarena de Mairena. Atravesamos el casco viejo del pueblo, y rápidamente tomamos el camino de la venta del río Pudio, hasta el puente romano. El viento, que ya era bastante molesto en zona urbana, hacía que nos resultara trabajoso no ya rodar, sino casi mantenernos sobre las bicis. Iba a ser una etapa complicada. La parte buena es que el viento había hecho que el terreno, húmedo tras las lluvias de la mañana, se secara, por lo que estaba perfecto para rodar: compactado por la lluvia, sin polvo, pero perfectamente seco. Una delicia, vaya.

Pasado el puente romano, tomamos la Cañada Real de las Islas, que ya no abandonaríamos hasta llegar a Valencina. Fue este un trayecto sin grandes incidentes: pista amplia, algo estropeada del tránsito de todoterrenos (especialmente tras cruzar por debajo de la autopista de Huelva), y bastante monótona. Monotonía rota tan sólo porque, ya cerca de Valencina, me metí en el único charco de barro que había en todo el camino (es más, en toda la etapa): una rodada de tractor en la que se había acumulado el agua, y que no pude esquivar al estar rodeado en ese momento de mis compañeros. En fin, gajes del oficio.

Cruzamos la vía del tren, a la altura de Valencina, y realizamos la breve bajada que nos habría llevar hasta la pista que, en paralelo a la vía del tren, lleva hasta los cerros entre Camas y Castilleja de Guzmán. Hasta ese momento habíamos circulado por la parte sencilla de la etapa. A partir de ahí, empezaba lo interesante.

Recorrimos la pista, volviendo a cruzar la vía del tren por el paso elevado, y posteriormente la carretera entre Santiponce y Valencina. A esas alturas Miguel empezó a preguntar si iba a haber alguna subida en la etapa. Pronto la respuesta se alzó ante sus ojos: los cerros de Camas. Subimos primero al cerro que se encuentra cuajado de eucaliptos en su vertiente al valle del Guadalquivir. Una subida corta, pero brutal, con unas rampas superiores al 25%, con una inclinación lateral muy fastidiosa, raíces y -por lo general- tierra suelta. Pero no ese día. Tuvimos dos ayudas: la primera fue la lluvia de la mañana, que había compactado el terreno. Y la segunda, el fuerte viento, que en esos momentos venía de cola y fue una inestimable ayuda en la subida. Una bonita subida, dicho sea de paso, donde estrenar la Larsen TT que había comprado un mes antes.

20120414_182112.jpg

Lo verdaderamente divertido de la subida que acabábamos de hacer era que, pese a todo, lo complicado no era la subida. Lo era la bajada, por la parte del cerro que da al valle. Una bajada que exige echarle valor, pero a la que ya le estoy pillando el punto. Sin embargo, el viento que tanto había ayudado en la subida, había pasado a ser un importante fastidio, ya que en esa zona entraba de costado. Aún así, no había llegado hasta allí para darme la vuelta. Y si ya había sido capaz de bajarlo con una Larsen desgastada, qué menos que hacerlo con una nueva. :D Dicho y hecho, Bajé sillín y, seguido de Rafa, me tiré por la cuesta abajo. Miguel, con un criterio un tanto más conservador (“tengo familia”), prefirió dar la vuelta al cerro, bajando por donde habíamos subido. :mrgreen: Hice la bajada, que ya empieza a ser una vieja conocida, sin mayor inconveniente. Rafa tuvo algunos
problemas en el tramo medio, pero la salvó razonablemente bien.

Una vez reagrupados, afrontamos la segunda subida del día, la del Cerro de Santa Brígida, llamativo porque tiene un solitario árbol en su cima. Esta subida es también dura, pero es más asequible porque casi toda ella se hace por una amplia pista que conduce al mirador. Una bonita vista, dicho sea de paso.

20120414_184428.jpg

Tras un breve rato de descanso, emprendimos la bajada a Camas, cruzando campo a través un sembrado, hasta enlazar con la pista que baja hasta el polígono industrial cercano. Allí tomamos la vía verde que cruza Camas, pasando junto a su vieja estación, hasta llegar al río. Y desde allí, fuimos hasta San Juan de Aznalfarache por el corredor verde del Guadalquivir. La etapa tocaba a su fin, pero no por ello Miguel dejó de marcar un fuerte ritmo en el tramo junto al río. La última dificultad de la etapa fue la subida desde San Juan a Mairena, por recorrido urbano, más molesto por el hecho de ir con tráfico que por otra cosa. Llegamos a Mairena pasadas las 19:15h, tras más de 30 kilómetros de etapa. El interesante epílogo lo constituyó un rato de palique en una taberna cercana, en la que regamos la conversación con un buen moscatel. Esos finales de etapa ciertamente son de agradecer, aunque finalmente seas el único que se ha metido en un charco -en el único charco- de toda la etapa :mrgreen:

IMG_20120414_195933.jpg

Los datos de la etapa son los siguientes:

  • Distancia: 28’44 km. (pude observar que el velocímetro marcaba valores erróneos durante el tramo cercano a Camas)
  • Distancia (según el GPS): 31’045 km.
  • Tiempo de etapa: 1h 45m 16s
  • Tiempo desde el inicio de la etapa: 2h 14m 35s
  • Velocidad media: 16’21 km/h
  • Velocidad máxima: 39’89 km/h
  • Pulsaciones medias: 146
  • Pulsaciones máximas: 185
  • Consumo medio de calorías: 1060 kcal/h
  • Consumo máximo de calorías: 1430 kcal/h
  • Tiempo en zonas de pulsaciones: 1h 48m 0s
  • Consumo total de calorías: 2302 kcal
  • Índice IBP de dificultad: 35BC

Y aquí está el enlace al recorrido de la etapa: Circular del Aljarafe

P.D.: Esta entrada está patrocinada por Alsa y su conexión wifi gratuita en los autobuses de larga distancia. :D

VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 0.0/10 (0 votes cast)

Etiquetas: , , , ,