msgbartop
Asociado al gabinete del Doctor Caligari
msgbarbottom

01 may 13 Etapa ciclista: Montecobre – Bejarano – Los Morales (21/04/2013)

El pasado 21 de abril dos miembros del Club Bartocalvos MTB disputaron la IX Maratón MTB Sierra Morena: Ángel y Marcos. Dos auténticos héroes, y unos verdaderos valientes. Así que el resto de los miembros del club decidimos salir a apoyarles en su magna epopeya. Yo, por pi parte, aunque hubiera querido participar, al coincidir la Maratón con el día de mi cumpleaños, no me parecía adecuado perderme todo el día por ahí, dejando a mi familia plantada, así que en su momento tomé la decisión de no participar. Lo que sí hice, en compañía de Kike, fue salir a rodar para ver la salida de la Maratón, y luego contemplar el paso de los participantes en un lugar señero del recorrido: el vado del arroyo Bejarano.

Así pues, los miembros del club quedamos en el Vial a las 9:30h, para acompañar en la salida a Maros y a Ángel.

DSC00020.jpg

La multitud de participantes era abrumadora: 1200 personas, entre ciclistas y fondistas a pie, que habían salido a las 9:00h, a fin de permitir una salida escalonada con respecto a los ciclistas, que empezaban a las 10:00h.

DSC00021.jpg

La maratón empezó con cierto retraso, debido a la gran cantidad de gente congregada, pero una vez dada la salida, los corredores salieron como demonios.

DSC00029.jpg

Nosotros, por nuestra parte, salimos algunos minutos después del gran grupo. Tomamos la avenida de Santa María de Trassierra, con la idea de subir a la Sierra por Montecobre. A la altura del Canal nos volvimos a encontrar con el grupo, cuyas primeras unidades ya habían realizado el circuito por el Patriarca, y enfilaban el Canal, camino de la vereda de la Canchuela. Allí vimos a un primer accidentado, que había sufrido una caída en la bajada del Patriarca al canal, y se encontraba cubierto de sangre, con cortes en brazos, piernas y cara, aunque aparentemente sin lesiones graves. Cruzamos el canal en cuanto el paso de corredores nos lo permitió, y seguimos ascendiendo en busca del camino que lleva directamente hasta el Puente de Los Nogales, a fin de no coincidir por la carrera en el tramo del Canal.

Llegamos por carretera hasta el cartel indicador del Puente de Los Nogales, y giramos a la izquierda, para dar a la vereda de Trassierra a la altura del antiguo matadero. Desde allí ascendimos hasta las inmediaciones de la Finca de La Gitana, de cara a iniciar el ascenso de Montecobre. En esa zona nos encontramos con los fondistas de la Maratón, que, por su parte, realizaban el ascenso a la Sierra por la Vereda de Trassierra.

Por nuestra parte, subimos Montecobre, y cruzamos la carretera, para continuar ascendiendo en dirección a la Casa de la Ventana, y la Torre de las Siete Esquinas. Una vez sobrepsada ésta, continuamos subiendo hasta el Mirador de las Niñas, donde coronamos a las 11:22h. Para llegar de la manera más rápida posible al Bejarano, atravesamos la urbanización Torrehoria por la pista de cemento que lleva directamente al camino que conduce al Lagar del Caño del Escarabita. Allí nuevamente nos encontramos con los fondistas, quienes estaban a punto de llegar a la zona de avituallamiento del Lagar del Caño. Para nuestra sorpresa, llegamos al avituallamiento, vimos cómo llegaban a él algunos ciclistas de la Maratón. Era increíble: habían recorrido el Canal, subido La Canchuela, enlazado con Trassierra por el GR-48, y enlazado por la Fuente del Elefante en el mismo tiempo que nosotros habíamos tardado en ir casi directos. Era casi inhumano.

Dejamos atrás el punto de avituallamiento, y nos encaminamos hacia el Bejarano. Hasta allí fuimos rebasando fondistas, y siendo rebasados por ciclistas de la Maratón, hasta que finalmente llegamos al vado, a las 11:40h, donde nos dispusimos a ver pasar a los participantes.

DSC00034.jpg

Éramos un buen puñado de gente los congregados en el lugar. Una bonita, aunque breve, bajada por bosque de ribera, al final de la cual se vadeaba el arroyo Bejarano, y justo tras la cual había que realizar un giro de 90º a la izquierda, y pasar por una estrecha portela, en subida, para seguir en paralelo al Bejarano, camino de la Vereda del Vado del Negro, y la bajada a Los Arenales.

DSC00053.jpg

Marcos, con el número 58, fue el primero de los nuestros en aparecer, sobre las 12:25h.

DSC00080.jpg

Ángel, por su parte, con el 214, pasó en segundo lugar, sobre las 12:55h.

DSC00112.jpg

Una vez pasó Ángel, Kike y yo reanudamos nuestra marcha. Seguimos avanzando por el GR-48, hasta llegar al Lagar de la Cruz, a eso de las 13:30h. Se nos hacía tarde, y nos planteamos bajar a Córdoba por carretera. Pero estando allí, la tentación de bajar por Los Morales era demasiado fuerte. Así que acabamos tirándonos Morales abajo, aunque hicimos al final el trazado alternativo que lleva más cerca del hospital. Finalmente, enlazamos por la Huerta de Hierro, y bajamos por la Calle Sansueña. Llegué a casa a las 13:55h, justo para ducharme y ver el Gran Premio de Fórmula 1. :)

Por su parte, Ángel y Marcos tuvieron desigual suerte en la Maratón. Nuestros amigos, que los esperaban en la bajada del Ánker, vieron bajar a Marcos en primer lugar, pero con mucha expresión de sufrimiento. en efecto, acabó padeciendo la visita del tío del mazo, y tuvo que abandonar a la altura de la Virgen de Linares. Ángel, por su lado, merced a un ritmo más constante, empezó a remontar posiciones desde la Loma de los Escalones, subiendo de manera brutal la cuesta de Arrastraculos.

IMG-20130421-WA0010.jpg

…para acabar entrando en meta tras 7h 10m y 31s de carrera. ¡Un héroe!

IMG-20130423-WA0001.jpg

Los datos de la etapa son los siguientes:

  • Distancia: S/D
  • Distancia (según el GPS): 30’685 km.
  • Tiempo de etapa: 2h 34m 21s
  • Tiempo desde el inicio de la etapa: 3h 57m 31s
  • Velocidad media: 11’928 km/h
  • Velocidad máxima: 50’89 km/h
  • Pulsaciones medias: 140 pulsaciones/min
  • Pulsaciones máximas: 182 pulsaciones/min
  • Consumo medio de calorías: S/D
  • Consumo máximo de calorías: S/D
  • Tiempo en zonas de pulsaciones: S/D
  • Consumo total de calorías: 3381 kcal
  • Índice IBP de dificultad: 66B MTB

Y aquí está el enlace al recorrido de la etapa: Montecobre – Bejarano – Los Morales

VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 10.0/10 (1 vote cast)

Etiquetas: , , , , , ,

25 sep 12 Etapa ciclista: Canchuela – Jarosa – Trassierra – Montecobre (19/08/2012)

Siguiendo con una semana particularmente activa, el domingo 19 de agosto volví a salir a dar pedales por Córdoba. Esta vez los integrantes de la partida fuimos Ángel, Mané y yo. No teníamos ningún recorrido claramente delimitado, pero había ganas de hacer kilómetros, y quedamos temprano para empezar a rodar. Salimos a las 8:00h del Cámping, para tomar el canal camino de Almodóvar. Nos habíamos planteado incluso llegar a Almodóvar para subir por el GR-48 hasta el castañar de Valdejetas, pero como tampoco se trataba de tentar mucho la suerte con el calor, al llegar a la vereda de la Canchuela nos decidimos a subir por ella. La temperatura, pese a todo, era agradable, y unas gotas que habían caído durante la madrugada hacía que el campo se encontrara tremendamente agradable.

Tanto fue así, que hicimos un magnífica subida de la Canchuela hasta llegar a la cancela verde, tan sólo interrumpida por un pinchazo que sufrí en la rueda trasera. Justo antes de llegar allí Mané sufrió un percance que marcaría el resto de la etapa: en plena subida perdió el control de la bici, y cayó mal sobre la rodilla izquierda, desde una altura de un metro. Poca cosa en apariencia, pero que a la postre le dejaría la rodilla tocada.

Una vez pasamos la cancela, continuamos ascendiendo por el trazado alternativo, que rodea el cortijo de Pedrajas. Reincorporados al trazado tradicional, nos planteamos realizar la bajada alternativa que conduce al arroyo de Guadarromán y luego reengancha con la Canchuela, pero nos decidimos por algo más tradicional. Continuamos hasta la segunda cancela metálica, y seguimos adelante por la vereda del Llano de Mesoneros. Una vez llegamos a las indicaciones de la Ruta Azul a Puerto Artafi, abandonamos la vereda y las seguimos, para aparecer junto a la Fuente de la Marquesa. Desde allí bajamos a toda velocidad hasta el embalse de la Jarosa. Pero en esta ocasión tomamos un camino alternativo: giramos hacia el norte, tomando el camino de la Jarosa.

No fue una buena idea, ya que se trata de un camino privado, y aunque se encuentra abierto por la parte del embalse, al llegar a El Salado se encuentra cerrado por una gran cancela metálica, que no nos quedó más remedio que saltar. A esas alturas Mané empezó a tener graves problemas con la rodilla que se había dañado anteriormente. Por ello, tomamos la pista de El Salado y nos dirigimos directamente a Santa María de Trassierra. Allí hicimos una parada en la que nos hinchamos a churros con cola-cao.

Una vez reanudamos la etapa, optamos por volver por la vía rápida a Córdoba. Nos dirigimos a la Fuente del Elefante, y desde allí al Lagar del Caño del Escarabita, para seguir avanzando al pinar de Torrehoria. Desde allí tomamos la pista de cemento hasta la entrada del Mirador de las Niñas. En ese tramo de subida probé la Big Hit de descenso de Ángel. Y aunque hecho a bicis más ligeras y con cubiertas más finas, no la notaba tan pesada de rodar como me había temido. Incluso me atreví a bajarla en el primer tramo de descenso hasta la Torre de las Siete Esquinas. Una experiencia sumamente interesante.

El final de la bajada fue Montecobre Express. A esas alturas del verano el terreno estaba sumamente seco y muy roto, por lo que fue una bajada peligrosa. Tan peligrosa que Mané sufrió una segunda caída que a punto estuvo de hacerle bajar rodando hasta Córdoba. Por suerte, gracias a unos reflejos felino pudo evitar un grave percance. El resto de la bajada, por carretera, no constituyó ningún problema en especial. Finlizamos la etapa al filo del mediodía.

Los datos de la etapa son los siguientes:

  • Distancia: 42’45 km
  • Distancia (según el GPS): 42’055 km.
  • Tiempo de etapa: 3h 40m 35s
  • Tiempo desde el inicio de la etapa: 2h 58m 24s
  • Velocidad media: 14’27 km/h
  • Velocidad máxima: 42’45 km/h
  • Pulsaciones medias: 140 pulsaciones/min
  • Pulsaciones máximas: 175 pulsaciones/min
  • Consumo medio de calorías: 1000 kcal/h
  • Consumo máximo de calorías: 1340 kcal/h
  • Tiempo en zonas de pulsaciones: 2h 51m 30s
  • Consumo total de calorías: 3557 kcal
  • Índice IBP de dificultad: 93AB

Y aquí está el enlace al recorrido de la etapa: Montecobre – Bosque de Fangorn – GR-48 – Lagar de la Cruz

VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 10.0/10 (1 vote cast)

Etiquetas: , , , , ,

25 sep 12 Etapa ciclista: Montecobre – Bosque de Fangorn – GR-48 – Lagar de la Cruz (15/08/2012)

El 15 de agosto, ya de vuelta de Galicia, tuve el inmenso placer de volver a rodar por la Sierra de Córdoba. En esta ocasión tuvimos una salida un tanto atípica: una salida mixta con miembros de Los Califas. Y es que aparte de Marcos, Ángel y yo salieron con nosotros otros tres integrantes de este club. Otra de las particularidades de esa salida es que empezamos a rodar a las 7:30h, ya que era jornada laborable, y aunque yo me encontraba de vacaciones, otros de los integrantes del grupo no eran tan afortunados.

Así pues, salimos del Camping y nos dirigimos a la vereda de Trassierra, que abandonamos para realizar la subida de Montecobre. Pronto los Califas empezaron a marcar su ley, con lo que Ángel y yo empezamos a sufrir sobre la bicicleta. Y es que en mi caso, las etapas gallegas no habían servido de mucho en lo referente a coger forma.

A las 8:35h ya habíamos subido hasta el Mirador de las Niñas y -según los Califas- ya íbamos con retraso. Así que sin solución de continuidad bajamos hasta el cruce de Trassierra y entramos en el bosque de Fangorn, que atravesamos no sin algún que otro percance, afortunadamente sin mayores consecuencias. Una vez fuera del bosque de Fangorn, nos encaminamos a toda velocidad al Lagar del Caño del Escarabita, desde donde ascendimos hasta tomar la pista que lleva directamente a las fuentes del Bejarano.

Desde allí tomamos el GR-48 camino hacia las Siete Fincas. A esas alturas, con la lengua arrastrando, iba quedándome descolgado poco a poco. Ángel y Marcos aminoraron algo el ritmo para no dejarme completamente atrás, pero iba sufriendo como un condenado. Una vez alcanzamos el tramo de asfalto de las Siete Fincas, los Califas siguieron su camino, ya que tenían que llegar a tiempo al trabajo. Marcos y Ángel, por su parte, aflojaron el ritmo para no hacerme trizas a esas alturas.

Paramos un momento en casa de Carlos para recuperar el resuello y hacer una breve visita. Tras ello, continuamos hasta el Lagar de la Cruz, a donde llegamos a las 9:35h. Allí nos cruzamos con mi primo Jose y sus colegas de bici, pero iba tan hecho polvo que no me di ni cuenta. Vista la hora, decidimos bajar por carretera a Córdoba, para que Marcos pudiera abrir la tienda a una hora razonable. Así pues, bajamos hasta el Camping, donde nos separamos de Marcos, y Ángel se quedó en casa. Yo llegué a la mía, hecho trizas, a las 9:50h. Una etapa durísima donde las haya, y en la que tengo la constancia de que los Califas se iban conteniendo. ¡Que fieras!

Los datos de la etapa son los siguientes:

  • Distancia: 33’52 km
  • Distancia (según el GPS): 32’379 km.
  • Tiempo de etapa: 2h 07m 53s
  • Tiempo desde el inicio de la etapa: 2h 18m 13s
  • Velocidad media: 15’72 km/h
  • Velocidad máxima: 56’58 km/h
  • Pulsaciones medias: 149 pulsaciones/min
  • Pulsaciones máximas: 174 pulsaciones/min
  • Consumo medio de calorías: 1080 kcal/h
  • Consumo máximo de calorías: 1330 kcal/h
  • Tiempo en zonas de pulsaciones: 1h 58m 54s
  • Consumo total de calorías: 2457 kcal
  • Índice IBP de dificultad: 83AB

Y aquí está el enlace al recorrido de la etapa: Montecobre – Bosque de Fangorn – GR-48 – Lagar de la Cruz

VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 10.0/10 (1 vote cast)

Etiquetas: , , , , , , ,

17 dic 11 Etapa ciclista: Los Morales – Fuentes del Bejarano – Montecobre (04/12/2011)

El pasado 4 de diciembre (cuánto ha llovido ya, dicho sea de paso), salí a rodar con mis amigos de Córdoba. Esta vez tuvimos una nueva incorporación al grupo: Inma, la hermana de Ángel. Por lo demás, completamos la partida Javi Balaguer, Mané, Carlos y yo. En esta ocasión, y por distintos avatares, los demás no pudieron acompañarnos.

Empezamos la etapa a las 9:35h, con una temperatura que no llegaba a los 10ºC, en una mañana clara y despejada. Empezamos con un bonito ascenso para abrir boca: la subida de Los Morales. Carlos llevaba en riguroso estreno su doble plato en la bici de descenso, lo que en la subida que teníamos por delante le iba a ser de una considerable ayuda. La subida por Los Morales iba a ser, como de costumbre, dura, exigente, y tremendamente fatigosa. Pero era algo que, por conocido, no nos iba a echar para atrás, ni mucho menos. Como no echó para atrás a Carlos, que subió como un campeón con su bici de descenso, y a Inma y Javi, que pese al tiempo transcurrido sin salir en serio, demostraron un pundonor más que sobrado.

Llegamos al Lagar de la Cruz al filo de las 11:00h, tras casi hora y media de subida. La mañana seguía siendo fría, y nos encontramos con la sorpresa de que el cruce del Lagar estaba tomado por la Guardia Civil: esa misma mañana se disputaba una marcha de fondo a Las Ermitas. Hicimos una primera parada en el Lagar para reponer fuerzas. Aún teníamos por delante un recorrido interesante: atravesar las Siete Fincas hasta las Fuentes del Bejarano, para posteriormente dirigirnos -si íbamos con tiempo- hasta Santa María de Trassierra, y volver a Córdoba por el Bosque de Fangorn y Montecobre.

Reanudamos la etapa a las 11:30h, aún con bastante frío, pero acompañados por el sol. Hicimos un rápido descenso por la pista asfaltada de las Siete Fincas, observando que seguíamos las marcas rojas y blancas del GR-48, nuestro viejo amigo. Y precisamente por seguirlas, cometí un error en el recorrido previsto: nuestra intención era llegar a las Fuentes del Bejarano por la senda que conduce a ellas directamente, girando a la izquierda por una de las calles de la urbanización. Sin embargo, al seguir estrictamente las marcas del GR-48, no tomamos el desvío a la izquierda, sino que seguimos por la pista principal, hasta que se transformó en una pista de tierra. Cuando nos percatamos del error, tras una bajada trepidante, no era cosa volver atrás. Y además, era una buena manera de llegar al Bejarano por una pista que no habíamos recorrido.

Seguimos pues, hacia delante, y acabamos llegando igualmente al Bejarano al filo del mediodía,tras un pequeño rodeo no previsto. :) Aunque en realidad las Fuentes del Bejarano habían quedado fuera de nuestro recorrido, no vacilamos en ir expresamente hacia ellas. Total, estaban sólo a un centenar escaso de metros. :mrgreen:

IMAG0083.jpg

Y es innegable que que el desvío merecía la pena: la zona se encontraba en pleno esplendor del otoño. Lamentablemente, la mañana se nos estaba empezando a echar encima. Como en ocasiones anteriores, teníamos que volver apresuradamente a Córdoba. En este caso, teníamos que estar de vuelta a las 13:30h, ya que Inma tenía que pasar por casa de su hermano antes de que éste se fuera. Aún así, no pudimos dejar de realizar otro pequeño desvío por la vereda del Vado del Negro, hasta las cercanías del cortijo del Bejarano. Mané nos había asegurado que merecía la pena hacerlo.

IMAG0090.jpg

Y tengo que reconocerlo: había acertado de pleno.

IMAG0092.jpg

Lamentablemente íbamos con el tiempo algo justo, por lo que optamos por prescindir de la parada de Santa María de Trassierra. En lugar de ello, bajamos directamente a la Fuente del Elefante, a donde llegamos a las 12:30h. Llevábamos a esas alturas 15 kms. de recorrido.

La última vez que había realizado esa bajada, rompí el tornillo que sujetaba los platos al eje del pedalier. Por suerte, lo descubrí al llegar a la fuente, y no a media bajada.

Dejamos atrás rápidamente la fuente, pasamos junto al Lagar del Caño del Escarabita, y avanzamos en dirección al Pinar de Torrehoria. La pista se encontraba llena de charcos embarrados, y allí Javi sufrió un pequeño percance, afortunadamente sin consecuencias más allá de un poco de barro. Una vez en la urbanización, descartamos atravesar el Bosque de Fangorn, y en su lugar optamos por tomar la pista que conduce hasta la entrada del Mirador de las Niñas, y hacer la bajada directamente.

A esas alturas de la etapa, Inma, Carlos y Javi empezaban a notar el peso de los kilómetros, especialmente los dos primeros. Aún así, seguían demostrando una entereza envidiable. Llegamos a la entrada del Mirador a las 13:00h, y sin solución de continuidad nos dirigimos al comienzo de la bajada hasta la Torre de las Sietes Esquinas. No teníamos tiempo que perder. Hicimos ese tramo de la bajada en compañía, pero nos dividimos para el siguiente: Javi y Mané bajaron por Montecobre Express, y Carlos, Inma y yo por la bajada normal. En mi caso, esperaba poder grabar a Javi y Mané realizando la bajada Express. Sin embargo, me había dejado encendida la cámara en la bajada de la Fuente del Elefante, y había agotado la batería. Por desgracia, sólo lo descubrí al llegar a casa.

Tras “grabar” a Mané y Javi, realicé un descenso frenético hasta el punto de encuentro. Demasiado frenético, ya que dejé atrás a Carlos e Inma. Y ambos, al no conocer bien la bajada, se despistaron en la Casa de la Ventana, y a punto estuvieron de perderse por los agrestes montes cordobeses. :mrgreen: Afortunadamente pronto dieron con la bajada buena, y reanudamos la bajada, esta vez por carretera, camino de La Albaida.

Regresamos a Santa Rosa a las 14:00h, algo más tarde de lo previsto. Carlos e Inma se dirigieron a casa de Ángel, mientras que Mané, Javi y yo fuimos a por otra clase de destino:

IMAG0093.jpg

Poco después se nos unió Carlos, y cerveza mediante, dimos por terminada la etapa.

Los datos de la etapa son los siguientes:

  • Distancia (según el velocímetro): 30’65 km.
  • Distancia (según el GPS): 29’6 km.
  • Tiempo de etapa: 2h 31m 54s
  • Tiempo desde el inicio de la etapa: 4h 17m 44s
  • Velocidad media: 12’1 km/h
  • Velocidad máxima: 54’09 km/h
  • Pulsaciones medias: 134 pulsaciones/m
  • Pulsaciones máximas: 184
  • Consumo medio de calorías: 940 kcal/h
  • Consumo máximo de calorías: 1420 kcal/h
  • Tiempo en zonas de pulsaciones: 2h 22m 41s
  • Consumo total de calorías: 3852 kcal

Y aquí está el enlace al recorrido de la etapa: Los Morales – Fuentes del Bejarano – Montecobre

VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 10.0/10 (1 vote cast)

Etiquetas: , , , , , , , ,

13 sep 11 Etapa ciclista: Montecobre – Bosque de Fangorn – Reventón (04/09/2011)

Nos tenía que haber mirado un tuerto. No cabía otra explicación. No era la primera vez que lo decía desde que habíamos empezado la etapa, pero esa última vez, al filo de las 19:30h, en el Patriarca, mientras esperaba a que Ángel cambiara la cámara de su bici, fue la única vez que de verdad me lo estaba creyendo. Ese día estábamos gafados. Pero empecemos por el principio.

Ese fin de semana decidimos salir a rodar Mané, Ángel, Marcos, Javi Balaguer -con quien, hasta el momento, aún no había salido a rodar-, Carlos Trillo y yo. Por aquello de poder quedar los más posibles, habíamos decidido quedar en un horario poco habitual: el domingo a las 16:00h. No era el horario que más me conviniera, ni el que más me interesara, dado que tenía que salir esa misma tarde hacia Sevilla, y esperaba poder ver el ascenso del Angliru en la Vuelta a España. Pero era una oportunidad para salir a rodar con un buen grupo de amigos que no iba a dejar pasar.

Pronto -muy pronto- las cosas empezaron a torcerse. Tan pronto como el mismo viernes por la tarde. Nada más llegar a Córdoba me encontré con la rueda delantera de la bici pinchada. Algo bastante complicado, ya que ahí monto una cubierta Maxxis High Roller Super Tacky Downhill de 2.35”, equipada con una cámara autosellante. Pero el caso es que estaba pinchada. Confiando en que fuera algo que se solucionara con el líquido autosellante, inflé la rueda y la hice girar sobre sí misma, a fin de distribuir uniformemente el líquido. Todo parecía indicar que se había sellado bien… hasta la mañana siguiente, en la que me encontré la rueda completamente deshinchada. Estaba claro que me iba a tocar parchearla. Lo que no esperaba era encontrarme con que se había salido todo el líquido autosellante de la cámara, y con que ésta tenía tres pinchazos. Un tanto escamado, parcheé la cubierta, y esa tarde me fui con Mané a casa de Carlos a editar un vídeo con las tomas de un descenso que habían efectuado esa misma mañana.

Ya en casa de Carlos tuvimos la la segunda mala noticia del día: sufría de una tendinitis que le iba a imposibilitar acudir a la etapa. Y es que Carlos, que estrenó bici de descenso hace algunas semanas, un auténtico monstruo blindado de 18 kilos y suspensiones de 180 mm., se había estado poniendo en forma a marchas forzadas, pero por eso mismo había forzado demasiado la máquina. Asumiendo que íbamos a tener una baja, editamos el vídeo, con muy buenos resultados desde el punto de vista estético. Pero al filo de las 22:00h, recibí una llamada de casa: la rueda se había vuelto a desinflar. Una vez allí pude constatar que la rueda, en efecto, había quedado desinflada por el efecto de ¡cuatro pinchazos! Entonces lo tuve claro: el primer pinchazo había provocado la salida del líquido sellante de la cámara, por lo que pequeños pinchazos que habían quedado obturados por el propio líquido habían salido a la luz. Lo peor es que no tenía ninguna cámara de repuesto. Por suerte Mané, a la mañana siguiente, encontró una de válvula fina que sólo tenía un pinchazo, que pude parchear y poner sin problemas en mi bici.

A las 16:00h del domingo me encaminé a casa de Mané, dispuesto a empezar la etapa. Pero cuál sería mi sorpresa al ver a Mané desmontando, junto con Ángel, su rueda trasera: en efecto, un pinchazo. Y al no disponer de ninguna cámara adicional, no le quedó más remedio que parchearla. En ello andábamos cuando llegó Javi, con una pérdida de aceite en la horquilla de su bicicleta. ¿Qué diablos estaba pasando? Me dirigí a casa a por una llave inglesa con la que apretar un poco la horquilla, y tener la suerte de que eso solucionara el problema. A la vuelta, Marcos ya había llegado… con un problema en su casco y la rueda trasera algo floja. Mientras Mané y Javi apretaban la horquilla, Ángel se dispuso a inflar un poco la rueda de la bici de Marcos mientras éste remendaba el casco. Y en esas estaba cuando ¡la válvula de la cámara salió volando! Una válvula rota era algo que sólo había visto una vez anterior. Por suerte Marcos disponía de una cámara de válvula gruesa de repuesto. Pero empezaba a tener claro que esa etapa estaba algo gafada.

Al final, entre unas cosas y otras, empezamos a dar pedales pasadas las 16:30h, con unos 36ºC de calor, y un molesto viento cruzado que nos dificultaba bastante rodar. Tomamos en Canal del Guadalmellato, y nos desviamos por la vereda de Trassierra camino de nuestro Angliru particular: la subida de Montecobre. Pasamos junto a la Casilla del Aire, por las primeras y terroríficas rampas de hasta el 18% por sendero pedregoso del inicio de la subida de Montecobre, abriendo camino Ángel, Marcos y yo. El calor y la hora de la etapa estaba haciendo estragos, y aparte de sudar la gota gorda, empezamos a sufrir mareos y molestias estomacales, que hicieron especial mella en Marcos y Mané. Aun así, llegamos hasta el quitamiedos que da fin a la primera parte de la subida, y nos dispusimos a cruzar la carretera, camino de la Casa de la Ventana. Y fue ahí donde tuvimos la primera sorpresa desagradable de la etapa propiamente dicha: Marcos había pinchado. No nos quedó más remedio que hacer una pequeña pausa para parchear su cámara, antes de reemprender el ascenso.

Una vez solventado el problema, continuamos con el ascenso, de nuevo con Ángel, Marcos y yo mismo en cabeza. Nos volvimos a reagrupar al llegar a la cerca que interrumpe el ascenso a mitad de subida, y a partir de ahí, Ángel y yo marcamos el ritmo de subida hasta llegar a la Torre de las Siete Esquinas, donde realizamos un pequeño descenso.

IMG_20110904_175751.jpg

Reemprendimos la marcha, atacando de una manera brutal el pedregoso comienzo de la subida hasta el Mirador de las Niñas. Ahí mantuvimos un buen ritmo, hasta que en las rampas finales empezamos a separarnos. Mané y Ángel realizaron la subida a un ritmo excelente, que no pude mantenerles al tener que echar pie a tierra al patinarme en plena subida la rueda trasera, en la que montaba una Larsen TT algo trillada. Al final, Javi, Marcos y yo acabamos subiendo la última pared antes del mirador tirando un poco de la bici. Pero acabamos llegando. Terminamos la subida un poco pasadas las 18:00h, habiendo recorrido 11’5 kms. en algo más de hora y media.

Sin prácticamente detenernos nos dirigimos hacia el cruce de Trassierra, y giramos a la derecha para entrar directamente en el Bosque de Fangorn. A esas alturas de la tarde (y de la Sierra) la temperatura había bajado bastante, y el meternos a rodar por una zona arbolada era lo mejor que nos podía pasar: fresco y sombra. Perfecto para desarrollar un buen ritmo. Sin embargo, al poco de entrar en el bosque y al empezar a subir, sufrimos dos sustos que pudieron tener consecuencias bastante graves: el primero de ellos estuvo protagonizado por Javi, al perder el equilibrio en una piedra, y no poder sacar las zapatillas de los pedales automáticos. Se fue al suelo, doblándose uno de los tobillos en un ángulo que resultaba escalofriante a la vista. Por suerte, sin consecuencias. El segundo, de muy similar factura, lo sufrió Mané en sus carnes. La diferencia en este caso es que estuvo a punto de caer sobre un tocón astillado, que por suerte pudo evitar… agarrándose a una cerca de alambre de espino, con las consecuencias por todos imaginables. Desde luego, la tarde estaba siendo generosa en incidentes.

Poco después afrontamos la primera de las bajadas del bosque de Fangorn, que nos llevó en un descenso trepidante hasta el puente de madera que antecede a una brutal subida por una pared de piedra hasta un pequeño mirador, y que Ángel fue capaz de subir su primer tramo, partiendo desde el mismo puente. El resto de la subida no nos quedó más remedio que hacerla arrastrando las bicis. Y así llegamos a la segunda cota (la tercer en altitud) de la etapa. Un sitio perfecto para marcarse algunas bajadas… divertidas:

…que antecedieron a la primera gran bajada de la jornada:

Finalizamos el descenso a la entrada de la urbanización de la Virgen de la Cabeza, y no tardamos mucho en dirigirnos, a un excelente ritmo, a la siguiente parada de nuestra etapa: el Lagar del Caño del Escarabita. Aprovechamos que el camino discurría por un falso llano para rodar a un ritmo bastante alegre, que tan sólo se vio interrumpido por una nueva caída de Javi, que estaba claro que ese día no se estaba llevando bien con los pedales automáticos. De nuevo, por suerte, la caída no tuvo consecuencias.

Una vez alcanzado el Lagar, giramos a la derecha para ir, en ascenso suave pero continuo, en dirección a la Torre del Beato, que distaba unos 3’5 kms. del lugar en el que nos encontrábamos. Seguimos mantiendo un ritmo muy vivo, con Javi, Ángel y Marcos en cabeza, que a punto estuvo de costarnos un disgusto cuando los tres se empeñaron en hacer un extraño remedo del Camarote de los Hermanos Marx, sólo que cambiaron la ubicación por un estrecho sendero en subida por el que uno nunca hubiera pensado que entraran tres bicis al mismo tiempo. Al menos, sin aplicar el modo traslúcido de juego en el Colin McRae…

En fin, sin mayores incidentes, llegamos hasta la carretera de las Ermitas, junto a la torre del Beato. Eran las 19:00h y llevábamos entre pecho y espalda 18 kms. de etapa. Sin solución de continuidad, entramos en la carretera y nos dirigimos hacia la última parada de nuestra etapa: las Ermitas. Para ello tuvimos que afrontar la tercera (y más alta) cota de la etapa, en donde Mané marcó un ritmo brutal, que a duras penas y con la lengua fuera fui capaz de seguir, descolgando a Javi, Marcos y Ángel, y llegando destacados hasta el comienzo de la bajada de la Cuesta del Reventón, donde nos volvimos a agrupar para emprender el penúltimo descenso del día:

Un descenso emocionante y enormemente divertido, donde Ángel, Marcos y Mané imprimieron un ritmo endiablado de bajada, tal como si el mañana no existiera. Una vez abajo, decidimos realizar la última bajada por las pistas del Patriarca, donde Ángel se marcó unos saltos espeluznantes, y donde yo pude deleitarme realizando unas derrapadas enlazadas de izquierda a derecha brutales. Y fue ahí, justo al terminar la bajada, donde nuestro sino de toda la etapa volvió a hacer aparición: Ángel pinchó su rueda trasera.

Y así llegamos de nuevo al punto de partida. Reflexionaba sobre los tuertos y sus miradas, mientras veía cómo Ángel se afanaba en cambiar de cámara. Pero tal vez -reflexionaba- la mala suerte no fuera tanta en realidad, ya que habíamos realizado cuatro bajadas espeluznantes, botado por todas las piedras del mundo, y salvo tres caídas sin apenas consecuencias, habíamos vuelto a Córdoba sin más rasguño que el que Mané tenía en su mano provocado por el alambre de espino. Puestos a tener mala suerte, la nuestra había sído excelente.

El final del arreglo me sacó de mis reflexiones, y retomamos por última vez la etapa. Salimos a la carretera de las Ermitas, y bajamos hasta el Parador bordeando La Salle, para dirigirnos al Tablero por el circuito deportivo. Fue allí donde me tuve que separar de mis compañeros de etapa, sin poder disfrutar con ellos de las cervezas que tan a pulso nos habíamos ganado, ya que no podía demorar más mi partida hacia Sevilla. Ya en solitario, me dirigí a casa, a donde llegué a las 19:50h, tras más de 28 kms. de etapa. De una magnífica etapa por la Sierra de Córdoba.

El recorrido de la etapa en Google Maps es el siguiente:


Ver 2011/09/04: Montecobre – Bosque de Fangorn – Reventón en un mapa más grande

Los datos de la etapa, por su parte, son los que siguen:

  • Distancia (según el GPS): 29’3 kms.
  • Tiempo desde el inicio de la etapa: 3h 17m 8s

(NOTA: Esta es la segunda vez que tengo que escribir esta entrada. La primera vez, al ir a guardarla una vez finalizada, la perdí al sufrir el navegador una extraña pérdida de sesión con mi sitio, que hizo que la entrada no se guardara adecuadamente, al pedirme de nuevo autenticación. Y para añadir insulto a la injuria, el sistema de guardado de borrador automático había dejado de funcionar tras guardar sólo los tres primeros párrafos. Se ve que algo de gafada sí que estaba la etapa, pese a todo)

VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 10.0/10 (1 vote cast)

Etiquetas: , , , , , , , ,