msgbartop
¿Era necesario que te fumigaras a toda la comisaria? La señora de la limpieza se pondrá furiosa
msgbarbottom

21 jun 10 Entrenamiento ciclista: Mairena del Aljarafe – Guillena – San Juan de Aznalfarache

El pasado domingo 20, el último día de la primavera, cinco compañeros del trabajo realizamos la -hasta la fecha- más larga salida ciclista que he efectuado en Sevilla: un recorrido circular, con salida y llegada en Mairena del Aljarafe, en el que pasamos junto a Salteras, Valencina, Santiponce, Guillena, Camas, Sevilla y San Juan de Aznalfarache.

S8004428.JPG

Salimos de Mairena a las 9:15h, desde la conocida cervecería Macarena. Atravesamos Mairena para desembocar en el camino del río Pudio, que seguimos hasta cruzarlo por el puente romano. Desde allí giramos a la derecha por la Cañada Real de las Islas. Cruzamos varias carreteras, y pasamos bajo la autovía de Huelva por un paso inferior. En este tramo el camino no ofrecía dificultad alguna. Llevábamos un ligerísimo ascenso, que se hacía prácticamente imperceptible.

Poco antes de llegar a Salteras encontramos la vía férrea de Huelva, que bordeamos hasta llegar a la carretera de Valencina a Salteras. Cruzamos la vía del tren, para afrontar una frenética bajada por la cañada real, en la que llegamos a alcanzar puntas de 52 km/h por pista de tierra, hasta la vía verde de Itálica. Ésta fue la primera pausa de la jornada.

Cruzamos el puente sobre el arroyo del Judío, y retomamos la cañada real. El perfil, tras la bajada, no cambió en demasía, aunque pasó a ser algo más típico de campiña, con suaves subidas y bajadas. Pronto alcanzamos la carretera que enlaza la N-630 con Valencina, que atravesamos, retomando la cañada real. No encontramos mayor dificultad hasta llegar al vado del arroyo de los Molinos. En esta zona la vegetación, a diferencia del resto de la etapa, se deja notar con mayor feracidad, lo que se traducía al llegar al vado en que el camino estaba prácticamente perdido por la vegetación.

S8004431.JPG

Contra lo que pueda parecer, el cruce del arroyo no tuvo mayor dificultad que el evitar llenarnos los pies -así como las bicicletas- de maloliente barro. Hacía apenas dos semanas que Rafa y yo habíamos pasado por allí, y era impresionante ver cómo había descendido el nivel del agua. Sobre todo teniendo en cuenta que no estaba siendo un final de primavera caluroso. En cualquier caso, nos lo estábamos pasando bien.

S8004430.JPG

Tras cruzar el arroyo, llegamos a la estación de servicio de la venta de Ana Velázquez, donde paramos para realizar una pequeña labor de mantenimiento: hinchado de neumáticos. No sería la última.

555091240.jpg

Una vez finalizada la parada, emprendimos el descenso hacia Guillena. A diferencia de la vez anterior, decidimos evitar la carretera, y bajar por una pista paralela a ésta que había observado la vez anterior. Sin embargo, no fue posible tomarla debido a que su inicio se encontraba bastante perdido por el pasto. Por ello, tomamos un camino que pasaba junto a el cortijo que tenía por llamativo nombre Mata Hijas”, que nos condujo más rápidamente de lo esperado a la Vía de la Plata. Tras descender del cortijo llegamos hasta lo que en apariencia se trataba de la antigua plataforma del ferrocarril del Cala, hoy perdido.

Recorrimos la vía de la plata en sentido inverso, cruzándonos con varios esforzados peregrinos. En este tramo tuvieron lugar dos de los incidentes más significados de la jornada. Al vadear por segunda vez el arroyo de los Molinos (aunque esta vez sin hacer el bestia), Rafa sufrió un enganchón de la cadena en el plato grande, que le hizo dar con sus huesos en el suelo (aunque, afortunadamente, sin consecuencias graves). El vado, como en el caso anterior, se encontraba con bastante menos agua que en semanas anteriores.

La segunda incidencia la sufrí en mis carnes: casi al final de la vía verde existe una pequeña bolsa de agua, que hasta la fecha había venido bordeando sin mayores consecuencias, ya que por su límite izquierdo apenas alcanzaba una profundidad de unos centímetros. Así que esta vez, ni corto ni perezoso, me dispuse a afrontar el charco de agua cenagosa sin adoptar mayores precauciones, como en veces anteriores. Cuál no sería mi sorpresa cuando ví cómo la rueda delantera se hundía hasta tres cuartas partes de su diámetro. Si no salí descabalgado por encima del manillar fue gracias a que pude sacar rápidamente el pie de las calas, y echarlo a… agua.

Una vez superados estos incidentes, entramos en Santiponce, donde hicimos la última parada de la jornada. La justificación de esta parada fue realizar un pequeño ajuste del sillín de la bici de Rafa, que había venido dando guerra desde la salida, y que apenas habíamos podido enmendar debido a la carencia de una llave allen del tamaño adecuado. Pero, como pasamos por delante de casa, pude hacer el arreglo adecuadamente, además de repostar. :)

El último tramo de la etapa no tuvo mayor complicación, si bien no estuvo a la altura del resto de la etapa en cuanto a estética o interés. Abandonamos Santiponce por un camino lateral que conduce hasta el campo de tiro olímpico de Camas, y tomamos un camino que nos llevó hasta el Guadalquivir, a la altura del cortijo de El Alamillo. Una vez allí, bordeamos el río hasta alcanzar San Juan de Aznalfarache. Llegamos al pueblo en las vísperas de sus fiestas, y pudimos ver cómo se levantaban las carpas de su feria local. Lástima -nos dijimos- haber llegado con unas fechas de adelanto, y no poder disfrutar de unas buenas cañas con sus correspondientes tapas.

Emprendimos el tramo final de la etapa: la subida a Mairena desde San Juan, tomando la calle 28 de Febrero y la avenida de Mairena, ambas en suave pero constante ascenso. Fran y Manolo aprovecharon para demarrar, y abrieron un pequeño hueco, desintegrando el grupo. Ambos llegaron, con Fran en cabeza, al final de la etapa: la cervecería Macarena. Llegué en tercer lugar, a unos diez segundos; unos 20 segundos después llegó Rafa, y por último, a unos 30 segundos, cerró la etapa Miguel. Habíamos empleado 3 horas y 25 minutos en recorrer 48’76 kilómetros de etapa.

S8004433.JPG

El tercer tiempo, cómo no, fue celebrado en la propia meta. Corrieron la cerveza, el vargas (aunque aquí no lo llamen así), la coca-cola, y se degustaron altramuces, a la par que se comentaban los avatares de la jornada. Una bonita etapa, pese a que, para mi gusto, le sobraron 10 kilómetros del final, bastante feos.

El recorrido fue el siguiente:


Ver Mairena del Aljarafe – Guillena – San Juan de Aznalfarache (20/06/2010) en un mapa más grande

VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 9.0/10 (1 vote cast)

Etiquetas: , , , , , ,

14 jun 10 Entrenamiento ciclista: Santiponce – Guillena

El pasado jueves seguimos con el entrenamiento ciclista. La etapa escogida para esta vez fue realizar el enlace entre Santiponce y Guillena por la vía verde del Aljarafe, primero, y la Cañada Real de las Islas, después.

93944022.jpg

Si algo se puede decir de la etapa es que estuvo marcada por el agua. Desde la misma salida de Santiponce hizo acto de presencia, en forma de una lluvia que, si bien no era demasiado intensa, sí que resultaba bastante desagradable, ya que estaba acompañada de un intenso viento que hacía que las gotas de agua, gordas como cocos de La Habana, cayeran prácticamente de lado. El viento, asimismo, nos dificultó bastante el primer tramo de la etapa, que nos permite enlazar desde la antigua carretera de Mérida con la vía verde de Itálica.

Una vez en la vía verde ese mismo viento nos ayudó bastante, ya que, en vez de entrarnos de frente, pasó a soplarnos un tanto de cola, más bien de costado, hasta el puente sobre el arroyo del Judío. En este punto tomamos la cañada real de las Islas y, esta vez sí, el viento pasó a soplarnos completamente de cola, lo que nos permitió mantener una velocidad de crucero bastante elevada.

93994353.jpg

Al poco de cruzar un pequeño arroyo fue donde tomamos las primeras fotos de estas salidas en bici. Había un curioso contraste entre el cielo casi completamente cubierto, algunos claros por los que asomaba el sol, y los tonos ocres y dorados ofrecidos por los trigales ya convertidos en era y aquellos que aún aguardaban el paso de la afilada hoja del segador.

Continuamos por la cañada hasta alcanzar la SE-3409, que rápidamente abandonamos para seguir por la cañada. Cruzamos, poco después, el arroyo de los Molinos por primera vez en el día, y supuso una advertencia de lo que nos íbamos a encontrar. El agua, bastente pestilente, no animaba a meterse en ella. Por suerte, una pasarela de troncos nos permitió cruzar la lámina de agua sin mayores inconvenientes, y continuar nuestro recorrido hasta la venta de Ana Velázquez. Desde allí tomamos la A-460 hasta las cercanías de Guillena, descendiendo a un ritmo bastante elevado.

Abandonamos la carretera en las cercanías de un albergue canino, que más bien parecía un campo de concentración para cánidos, merced a los rollos de alambre que cerraban la alambrada, dignos más bien del Stalag 13. Poco después afrontamos el último tramo de la jornada: la interminable recta del camino de mantenimiento del canal de aguas de Sevilla, que forma parte del trazado de la Vía de la Plata entre Santiponce y Guillena. Un camino en principio aburrido, pero que nos reservaba la última sorpresa de la jornada.

97159390.jpg

El arroyo de los Molinos, de nuevo, hacía acto de presencia. El puente que permite salvarlo se encontraba completamente anegado, dos meses después de las últimas lluvias. Nos aventuramos a cruzarlo, esperando que la profundidad del agua no fuese demasiado grande, y este fue el resultado:

96925578.jpg

Nos llegó el agua hasta más allá de las rodillas. Yo pude cruzar con bastante esfuerzo, pero Rafa se quedó clavado en el fango y las ramas del fondo. Nos echamos unas risas, unas fotos, y salimos chapoteando. Y sólo para encontrarnos que el tapón de árboles, ramas y barro habían solidificado justo a continuación del puente, y existía un paso razonablemente franco:

97102668.jpg

Aunque hay que admitir que si hubiéramos cruzado por ahí no nos habríamos divertido tanto. El resto de la etapa, hasta Santiponce, transcurrió sin mayores incidentes. El recorrido total fue de 24’67 km, y empleamos en recorrerlo algo menos de hora y tres cuartos. El mapa del recorrido es el siguiente:


Ver Santiponce – Cañada de las Islas – Guillena en un mapa más grande

En este mapa aparecen geolocalizadas las fotografías de la etapa, gracias a AndAndo y el móvil de Rafa. :mrgreen:

VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 0.0/10 (0 votes cast)

Etiquetas: , , , ,

30 may 10 Entrenamiento ciclista: Itálica – Cañada Real de las Islas – Camas

Como ya había comentado en mi entrada anterior, estoy realizando salidas ciclistas de corto recorrido (aún) par air cogiendo kilómetros de cara al Camino de Santiago de este año, principalmente. Un recorrido que estoy practicando también es el que detallo a continuación:


Ver Itálica – Cañada Real Islas – Camas en un mapa más grande

Este recorrido tiene como punto de partida Itálica. Se toma la vía verde de Itálica hasta (de nuevo) el puente sobre el arroyo del Judío, y se sigue por la Cañada Real de las Islas. A diferencia del recorrido anterior, se toma en dirección Valencina – Salteras, coincidiendo en parte con la Ruta del Agua. Una vez se llega a un cruce, se toma el camino que viene por la izquierda, el cual, tras pasar sobre la vía del tren hacia Huelva, acaba desembocando en la carretera Santiponce – Valencina. Se cruza la carretera, y se sigue por una pista por la que se acaba bordeando los carambolos que se extienden entre Camas y Castilleja de Guzmán. Por último, se desciende hacia el polígono industrial de Camas por una pista en fuerte pendiente, para acabar desembocando, de nuevo, en la Vía Verde de Itálica, justo a las espaldas de la nave de Arance. Y desde ahí, de vuelta a Santiponce.

El recorrido es ligeramente más largo que el de la etapa anterior, 20’1 km. según el programa de trazado de recorridos AndAndo, y es algo más intenso, ya que se tienen que salvar algunos desniveles más acusados. Proporciona, asimismo, muchas más variaciones posibles sobre el recorrido a seguir, lo que permite jugar un poco con el trazado en función de las ganas, el tiempo disponible y el esfuerzo que se desee realizar.

VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 0.0/10 (0 votes cast)

Etiquetas: , , , , ,

22 feb 10 Fresco de San Isidoro del Campo

Este domingo, continuando la visita de mis amigos Manuel y Elena, hemos estado en el monasterio de San Isidoro del Campo. Este monasterio tiene una historia bastante singular: fue fundado como monasterio-fortaleza por Guzmán el Bueno, en el lugar en el que se dice que estuvo enterrado el cuerpo de San Isidorio de Sevilla. Los monjes de este monasterio realizaron la primera traducción de la Biblia al español, y fue uno de los focos de la reforma protestante en España, lo que motivó que el monasterio fuera depurado de herejes mediante una serie de actos de fe, que redujeron al monasterio de nuevo a la ortodoxia católica.

El monasterio, desde el punto de vista artístico, muestra una peculiar mezcla de estilos. Edificado en estilo gótico, con unas claras influencias mudéjares, cuenta con unos excelentes frescos medievales, sin desmerecer los también existentes de los siglos XVI al XVII. Contiene, asimismo, unas magníficas tallas de Martínez Montañés, junto con algunas interesantes muestras de escultura y arquitectura romana, provenientes de las ruinas de Itálica, que fueron propiedad del monasterio hasta su posterior cesión a los habitantes de Santiponce, tras la inundacion de 1603 que provocó el abandono de la antiguo pueblo y la construcción del nuevo, sobre las propias ruinas.

Aquí ofrezco una pequeña muestra de uno de los frescos. La fotografía es una composición de una de las ruedas de lazos del Claustro de los Muertos, a partir de una fotografía parcial:

Fresco de San Isidoro del Campo

Fresco de San Isidoro del Campo

La imagen está compuesta con el programa de panorámicas Hugin, a partir de una sola imagen y su copia girada 180º. Además cuenta con una pequeña corrección de perspectiva con GIMP, además de un retoque de niveles del histograma.

VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 8.0/10 (1 vote cast)

Etiquetas: , , , ,

10 ene 10 Nevada en Santiponce

No me lo puedo creer. Está cayendo nieve en Santiponce. No es que sea estrictamente una nevada, pero está cayendo aguanieve, mezclada con algunos copos de nieve. En algunos momentos se ha visto caer nieve de verdad, aunque se funde al llegar al suelo. He intentado echar algunas fotos, pero no llega a salir nada.. En un segundo intento he conseguido algo:

Nieve en Santiponce

Nieve en Santiponce

Más nieve aún:

Más nieve aún

Más nieve aún

Increíble.

Editado: He conseguido sacar una foto en la que se aprecia algo de nieve, con mi móvil. ¿Dónde está la cámara de fotos cuando la necesitas?

Editado 2 (18:30h): Acabo de venir de la gasolinera de Repsol del cruce de la N-630 con Gerena, y la gente comenta que arriba, hacia Mérida, la situación está muy complicada. Al parecer desde Monesterio hasta la cuesta de la Media Fanega hay muchísima nieve. Los coches tiene que ir a 10 km/h, circulando detrás de las máquinas quitanieves. En un trayecto de hora y media, un conductor (que venía con la cara descompuesta) decía haber tardado tres horas y media.

VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 8.0/10 (1 vote cast)

Etiquetas: ,