msgbartop
El síndrome del francotirador majara
msgbarbottom

29 mar 21 El último viaje del Mercedes

El recordatorio más grande -al menos en tamaño- que teníamos de nuestro periplo irlandés era un Mercedes C180 Sportcoupe de 2002. Fue el coche que nos compramos al año de estar allí, y con el que nos recorrimos la Isla Esmeralda de punta a punta. Desde Tramore a La Calzada del Gigante, y de Dublín a los Acantilados de Moher. Incluso al remoto Condado de Kerry, y la estupenda Killarney, por no olvidar la muy especial Sligo, así como Carlingford.

Volvimos a España con él, cargados hasta los topes, y con un cofre lleno de trastos y de recuerdos. Solía decir que me valía con que el coche llegara a Santiponce, e hiciera un kilómetro más, pero no sólo fue capaz de eso, sino que nos recorrimos también España de punta a punta: Almería, Cuenca, Bilbao, toda la costa Cantábrica hasta Galicia, y por supuesto, Pontevedra, y desde ahí hasta abajo por la Ruta de la Plata. De hecho, tengo la sensación de que le hemos hecho más kilómetros en España que en Irlanda. Por no olvidar toda Francia desde Roscoff a San Juan de Luz, pasando por Burdeos.

Era un coche tremendamente divertido de conducir, con esa estupenda tracción trasera, su motor de 2 litros, y los 130 caballos de pontencia que desarrollaba. Pero toda historia llega a su fin, y tras más de un año sin conducir el Mercedes, y no teniendo sentido -desde el punto de vista económico- rematricularlo en España, y siendo un coche (volante a la derecha) que nadie compraría en España, hoy lo hemos vendido para desguace. Ha sido una pena verlo partir, pero no he podido menos que adecentarlo, para que en su último viaje luciera tan estupendo como en todos estos años en los que nos ha hecho felices.

Adiós, viejo amigo. Ojalá que todos los coches que tengamos nos salgan tan estupendos.

VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 10.0/10 (1 vote cast)

Etiquetas: , , ,

26 ago 19 Segundo aniversario del retorno desde Irlanda

Tal día como hoy, hace dos años, abandonamos Irlanda para volver a España. Fueron dos años, exactamente dos, ya que llegamos a Dublín un 26 de agosto de 2015, los que estuvimos viviendo en la Isla Esmeralda. Y la última imagen que tuvimos de la isla fue la de la ciudad costera de Cobh.

Cobh. Última foto que tomé de Irlanda desde el ferry

Cobh. Última foto que tomé de Irlanda desde el ferry

Dos años han pasado desde entonces. Dos magníficos años, que han seguido a otros dos excepcionales. Y que me hacen recordar, con enorme cariño, a las excepcionales personas que conocí allí. Esta noche brindaré por ellos con un excelente whiskey. Irlandés, por supuesto. Sláinte!

VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 10.0/10 (1 vote cast)

Etiquetas: , ,

17 dic 18 Arce japonés

Cuando volvimos de Irlanda e hicimos la reforma de la casa, una de las cosas que hice fue plantar el árbol que más me recordaba nuestra estancia allí. Irónicamente este árbol es el arce japonés. Cosas de haber visitado los maravillosos jardines de Powerscout en otoño, donde pudimos contemplar su excelente jardín japonés, uno de los mejores del país. El caso es que el arce japonés es bastante popular en la isla, y es fácil encontrarlo en los más insospechados lugares de Dublín y sus alrededores.

A la vuelta, como decía, quería algo que me recordara nuestro tiempo allí, y me decidí por plantar uno de estos árboles. Lo plantamos el pasado otoño, apenas un par de ramas completamente peladas, y hasta la primavera no empezó a tener yemas. Pronto fue una explosión de color. Verde, claro. No podía esperar a que llegara el otoño para contemplar el impresionante tono rojo que tanto echaba de menos. Y ha tardado en llegar. Pero ha acabado llegando:

Arce japonés, diciembre de 2018

Arce japonés, diciembre de 2018

Me encanta. La combinación de rojos, naranjas y aún verdes sobre el fondo blanco del lecho de guijarros de río no podía ser más evocador. En cierto sentido, es como si me hubiera traído conmigo un pequeño trozo de Erín.

VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 6.0/10 (2 votes cast)

Etiquetas: , ,

25 ago 17 Farewell, Waterville

Waterville Terrace desde el aire

Waterville Terrace desde el aire

Pues eso, que toca despedida. Hoy hemos dejado de vivir en Waterville Terrace, en Dublín. Una nueva etapa da comienzo. Y aunque la fotografía no responde exactamente a la despedida -no nos vamos vía aérea- la foto que tomó mi bien amigo Pablo hace algunas semanas bien valía ilustrar esta entrada. ¡Gracias, Pablo!

En cuanto a nosotros, otra ilustración que hace justicia a esta entrada es la que sigue:

Billete de vuelta

Billete de vuelta

Fotografía, que, por cierto, es la gemela a otra que tomamos hace exactamente dos años menos un día. Y es que abandonamos Irlanda a los dos años exactos de haber llegado: un 26 de agosto.

VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 10.0/10 (1 vote cast)

Etiquetas: , ,

26 nov 16 El impuesto de la televisión

Una de las maravillas de Irlanda es el tema del impuesto sobre la televisión. Para los que no estén al corriente de en qué consiste este descubrimiento, en Irlanda, al igual que en el Reino Unido o Alemania, la televisión pública se financia gracias a un impuesto sobre la posesión de aparatos de televisión. Viene a ser de unos 180 euros/año por hogar. Eso no quita que la televisión pública (RTE) también tenga anuncios, lo cual viene a ser una especie de maravillosa ironía.

En fin, el caso es que, para garantizar el pago del impuesto, el Estado Irlandés envía una serie de inspectores a recorrer el país y comprobar el pago del impuesto. Este servicio, hasta donde sé, lo realizan los empleados del servicio de correos. Por supuesto, si no tienes televisión, no pagas impuesto. Recuerdo que cuando vinimos a vivir a Irlanda recibimos una carta reclamándonos dicho pago o, en caso de declarar no tener televisión, el notificarlo convenientemente. Así lo hicimos, y al cabo de no mucho tiempo recibimos en casa la visita de uno de estos inspectores. De acuerdo a mis compañeros irlandeses, estos inspectores no tienen potestad para poder entrar en tu casa, y tienes toda la capacidad para negarte a que entren en tu casa, si así lo estimas oportuno. Pero como el caso es que no tenemos televisión, tampoco nos importó demasiado dejar que este funcionario entrara en casa.

Hoy, más o menos un año después -y sábado- hemos recibido una nueva visita del inspector de la televisión. De nuevo he declarado no tener tele y, de nuevo, el inspector ha solicitado poder verificarlo. Así que le he franqueado el paso a casa y ha podido comprobar que no tenemos televisión en el salón. Pero lo que este hombre ha visto lo ha dejado pelín perplejo:

Equipo de A/V en el salón

Equipo de A/V en el salón

Y es que, haber, lo que se dice haber, televisión no hay ninguna. Debe de ser el único dispositivo de audio/vídeo que no tenemos. :mrgreen: Porque esa es la coña que tiene el impuesto de las narices: que es sobre el aparato físico. Pero nada impide que uses un ordenador -o dos- para conectar con la web de la RTE, y veas en streaming las emisiones en directo. Ni que conectes el ordenador a unos altavoces. Ni, por supuesto, a un proyector de cine.

Así que el buen hombre ha murmurado algo así como “desde luego, no hay televisión”, y se ha despedido amablemente. Lo que me he podido reír.

VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 10.0/10 (1 vote cast)

Etiquetas: , ,