msgbartop
La Lógica es maravillosa, pero a veces se obtienen mejores resultados pensando
msgbarbottom

18 nov 22 Etapa ciclista: Forcarey – Monte Seixo – Cerdedo – Forcarey (12/11/2022)

El sábado 12 de noviembre realicé la primera salida en Forcarey de la temporada otoño-invierno de 2022. :mrgreen:
Y es que estoy de vuelta por Galicia, merced al trabajo de Ana. Lo que no está nada mal. Después de la etapa anterior en Santiponce, estaba con ganas de algo diferente: no tanto una kilometrada como algo con bastante subida, y qué mejor plan que hacer una subida a Monte Seixo. Pero a diferencia de las anteriores, iba a salir desde Forcarey. No en balde, tenía todo el sábado libre: Ana se iba a encontrar haciendo una jornada de formación del profesorado en Santiago de Compostela, así que no iba a ir con restricciones horarias. Todo el día para hacer el salvaje. Así que planifiqué un recorrido que uniera Forcarey, Monte Seixo, y la vuelta por Cerdedo. Más de 1000 metros de desnivel acumulado. Iba a ser divertido.

Pero tampoco se trataba de reventar, escogí para la etapa la Super BH L6000 Gravel 2 que restauré hace algunos meses. Algo que permitiera rodar ligero. Le hice un par de modificaciones antes de salir: le cambién el sillín de paseo por un Medicus de MTB (buen cambio), y reemplacé las manetas de freno por unas Avid de montaña. Muy, muy, muy mala idea. Pero no adelantemos acontecimientos.

Salí de Forcarey a las 9 de la mañana. Empecé la etapa en descenso, bajando por carretera hasta el Lérez, para después emprender la subida a Cachafeiro. Primer problema. La bici frenada poco. Había cambiado precisamente las manetas por eso mismo, para ver si mejoraba, pero más bien al contrario, parecía ir peor. Y yo tampoco iba muy bien en la subida. Todo el verano en Sevilla, con pocos desniveles, me habían sacado de forma. Pero daba igual, la cosa era disfrutar. Crucé Cachafeiro y continué hacia Soutelo por la carretera. El día estaba frío a la par que despejado. Bueno para rodar. Llegué al polígono de Vilapouca, crucé la Nacional, y seguí por la carretera de Presqueiras. La subida, bien. Es una tachuela con subida constante, con la que no hay que cebarse demasiado si pretendes hacer 45 kilómetros largos en el día. La pronunciada bajada que hay después fue otra cosa. ¡Iba sin frenos! Bueno, con muy pocos frenos, teniendo que hacer una fuerza considerable para reducir la velocidad de la bici. En fin, la mejor manera de frenar la bici era tomar cuanto antes una cuesta arriba. No es que en Galicia no las haya, pero no se trata tampoco de la mejor idea del mundo. En fin.

Tras la bajada, seguí hasta San Miguel de Presqueiras, y una vez allí, subí hasta la iglesia, para dejar por fin atrás el asfalto. Empecé la subida de Monte Seixo, finalmente por pista. Llegué a las primeras indicaciones de la mina, y giré a la derecha, para dirigirme hacia Carballás. Fue en este tramo -sobre todo, tras pasar el río- donde disfruté de los mejores tramos para recorrer en una gravel.

IMG_20221112_101149622_HDR~2.jpg

Tras un breve descenso, llegué a Carballás. Hice una pequeña parada junto al pilón y el cruceiro que se encuentra en medio del pueblo, y me preparé para la verdadera subida del día. Aunque, bueno, a esas alturas llevaba ya 15 kilómetros de etaoa, 450 metros de desnivel acumulado, y un buen rato de sube y baja entre pecho y espalda. Que, como calentamiento, no estaba nada mal.

IMG_20221112_101545760.jpg

Salí de Carballás en subida, enfilando la carretera de Monte Seixo. Sin prisa, pero sin calma. Eran casi 5 kilómetros de ascenso con rampas del 14%. La gravel se portaba estupendamente bien, y el sillín de MTB se adaptaba mucho mejor a mi estilo de pedaleo que el anterior. Era cuestión de tomárselo con calma. Pasé un puesto de cazadores que se encontraban a pie de carretera, y seguí subiendo. La carretera no dejaba de soltar agua, merced a las semanas de lluvia casi constante que habíamos tenido. No en balde, era casi el primer día sin lluvia desde mediados de octubre.

No tardé en llegar a la subestación. Mi idea era parar un poco para descansar, antes de seguir con la etapa. Pero la verdad es que me encontraba bastante bien, así que seguí rodando, dejando atrás la carretera, y continuando por la pista de grava fina. De nuevo, un tramo que iba de perilla a la bici. Al final, acabé llegando a Portalén, donde paré a tomar un refrigerio, y las fotos de rigor.

IMG_20221112_111924258.jpg
IMG_20221112_112724479.jpg

De nuevo en marcha, descarté volver por el mismo camino, ya que me encontraba bien de forma, y seguí adelante con el plan previsto: ermita de Santa María, Cima de Vila, La Cavadosa, Cerdedo y vuelta a Forcarey. Iba a ser divertido. Estaba justo en la mitad de la etapa, pero con lo peor ya hecho. Seguí adelante por la pista, y no tardé en llegar a la ermita de Santa María, donde pude disfrutar de unas vistas estupendas de todo el entorno.

IMG_20221112_113331426.jpg
IMG_20221112_113442_HDR.jpg

Tras la parada, emprendí el descenso hacia Cima de Vila. Un descenso bastante tremebundo. Porque la bici seguía sin frenar. Y si ya es malo que no lo haga en una carretera, en una pista de grava con pendientes del 17% es bastante peor. Es más, tuve que frenar un par de veces con el pie a tierra para no acabar en el fondo de un barranco. Peligroso, muy peligroso. Y encima, me estaba haciendo polvo las manos. Lo peor acabó cuando llegué a Cima de Vila. Seguía habiendo pendientes acusadas, pero al menos esta vez eran de asfalto. Seguí con la misma tónica hasta llegar a La Cavadosa, donde no me pude resistir a detenerme en su poza, y echar algunas fotos.

IMG_20221112_115705222.jpg

De nuevo en marcha, seguí descendiendo hacia Cerdedo. La suerte es que en este tramo el descenso por carretera, sin ser lo que se dice suave, sí me permitía controlar adecuadamente la bici, salvo en el tramo final de Meilide. Ahí volví a pasarlo mal. Por suerte, los grandes descensos se habían acabado. Estaba en Cerdedo, donde hice una nueva parada justo a la iglesia. Llevaba ya 35 kilómetros, y apenas eran las 12:30h.

IMG_20221112_123231763_HDR.jpg

Tras la última parada, reemprendí el camino. Lo más duro de la etapa ya había pasado, pero me quedaba el tramo de la incertidumbre: como no quería volver desde Cerdedo hasta Forcarey por la Nacional, me había buscando un recorrido alternativo, en una vieja pista que -teóricamente- ascendía casi en paralelo a la Nacional, hasta Cachofés. Con ello evitaba el peor tramo, pero no tenía constancia de su estado. Iba a la aventura. Crucé Cerdedo, hasta la salida del pueblo por su lado norte. Allí giré a la izquierda, para tomar una carreterita señalizada con un cartel de la ETAP de Cercedo. Fui en ascenso por un estupendo tramo de bosque, hasta llegar a un cartel indicador de una senda por el monte. Según éste, el camino que quería tomar no existía, pero esa senda me permitía hacer poco más o menos lo mismo. Pero el caso es que el comienzo de la pista estaba ahí. Amplio, pero lleno de restos de poda. Y la senda subía al principio por carretera, en fuerte pendiente. ¿Qué hacer?

Se impuso mi lado sherpa. Tomé la pista, pasando con relativamente pocos problemas por los restos de poda. La pista subía hasta la fábrica de colchones, y era ciclable con la gravel en casi toda su extensión, salvo un punto pelín duro y con bastante piedra suelta. Había otro segundo tramo algo duro, justo al llegar a la fábrica, pero que pude salvar sin problemas. Una vez en la fábrica, hay que dirigirse hasta el lateral de la nave para dar de nuevo con el camino. Arranca con fuerte pendiente en asfalto, para dar después a un tramo de cemento, y de nuevo, a una pista ancha y bien marcada. Sospecho que es viejo camino existente de manera previa al trazado actual de la Nacional. El camino asciende de manera suave por el monte, dejando abajo la carretera. Lo pude seguir sin demasiada dificultad ni esfuerzo, hasta la llegada a un cruce. Desde ahí, se gira a mano derecha. La pista se hace un poco más cerrada de maleza, y asciende hasta lo alto del monte O Couto. No es dura salvo en alguna rampa un poco exigente, pero nada imposible. Y una vez subido el monte, hay una breve bajada, que de nuevo puso a prueba las capacidades de frenado de la bici, hasta dar con una carreterita -tramo abandonado de la Nacional, sin duda- que acaba saliendo a Cachofés.

Desde allí, no hay nada en especial que contar. Subí hasta dar con el cruce de Forcarey, que tomé a mano izquierda, y seguí la carretera hasta llegar Cachafeiro, y luego tomar el descenso hasta el Lérez, donde volví a pasarlo mal por los frenos. Y ya desde allí, subí sin grandes novedades -y relativamente poco esfuerzo, para la que llevaba encima- hasta Forcarey, dando por finalizada la etapa a las 13:40h, tras casi 46 kilómetros de etapa, y casi 1300 metros de desnivel acumulado. Una buena etapa. Para celebrarlo, y como me había quedado sin cerveza, me tomé un buen trago de horchata que tenía guardada. Una manera como otra cualquiera de terminar el recorrido. :mrgreen:

IMG_20221112_134934331.jpg

Un par de apostillas. La primera es que me llevé conmigo el dron, y pude hacer algunas tomas en el recorrido. Espero que os gusten.

La segunda es relativa al problema de los frenos. En esta bici estoy haciendo uso de los frenos tipo caliper originales de la bici, unos Sprint Podium de los años 80. Se trata de frenos de tiro largo, adecuados para frenos de carretera. Pero como a esta bici le he puesto un manillar recto estilo de montaña, no puedo hacer uso de esos frenos. Le había puesto unas manetas adecuadas para cantilever, con un tiro de 40 milímetros. En principio, debía de ser suficiente. Pero los Avid que comentaba al principio son frenos para V-Brake, de tiro corto (unos 30 mm), completamente inadecuados para los cantilever. Por eso lo pasé tan mal. Las pastillas, unas Decathlon, tampoco es que ayudaran mucho. En la otra Super BH L6000 dan un buen resultado, pero en estas se quedan claramente cortos. Así que estos días he vuelto atrás, he vuelto a poner las manetas de cantilever, y he reemplazado las pastillas por unas Shimano Ultegra, que espero que den mejores resultados. Ya lo veremos. :)

  • Distancia: 46’394km
  • Distancia (según el GPS): 46’37km
  • Altitud ascendida: 1190m
  • Tiempo de etapa: 3:27:57
  • Tiempo desde el inicio de la etapa: 4:36:04
  • Pulsaciones medias: S/D
  • Pulsaciones máximas: S/D
  • Cadencia media: S/D
  • Cadencia máxima: S/D
  • Calorías consumidas: 1544kcal

VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 10.0/10 (1 vote cast)

Etiquetas: , , , , , , ,

22 ene 21 Etapa ciclista: Cerdedo – Monte Seixo – Mirador de las Tres Rías (17/01/2021)

El 17 de enero realicé una nueva etapa en las cercanías de Forcarey: se trató de una nueva subida al Parque Eólico de la Sierra de Cando, pero por una pista distinta, y saliendo desde Cercedo. Bajé desde Forcarey a Cerdedo en coche, y aparqué en la travesía de la Nacional que atraviesa el pueblo. Empecé a rodar a las 9:32h, con -1.5ºC y una humedad del copetín, a una altitud de 371 msnm. La mañana iba a estar fresquita, pero no iba a tardar mucho en entrar en calor. Tras una primera bajada hasta cruzar el Río do Castro, y pasar a su margen derecha. Y tras la bajada, la inevitable y criminal subida, con rampas superiores al 14%, hasta la aldea de Meilide, a 421 msnm. Desde allí la pendiente afloja bastante, pero se ve reemplazada por una subida constante, por carretera, de unos 4 kms. hasta encontrar un primer falso llano. Y con carretera helada.

IMG_20210117_100516631

Tras un poco de descanso, se llega a la aldea de Cavadosa, donde se encuentra la primera sorpresa del día: las cascadas, en el mismo casco urbano de la misma. Existe una senda que se puede seguir, arroyo arriba, para ver más cascadas, pero en mi caso, y dado que iba a tener subida sobrada a lo largo del día, decidí quedarme en la primera, que ya valía mucho la pena.

IMG_20210117_101647400

Una vez pasada la cascada, se vuelve a retomar el ascenso, siempre por carreteras secundarias, para llegar, 1’2 kms. después, a la aldea de Cima de Vila, a 624 msnm. Mal nombre, ya que -lejos de ser la cima- no es sino el punto inicial del ascenso a Monte Seixo.

IMG_20210117_123519339

Un muy duro ascenso, una vez cruzas un paso canadiense, por pista de tierra con rampas del 18%, que dura algo más de 3 kms. hasta llegar a la Capilla de Santa Mariña. Por el camino hay una nevera, que no pude visitar, al haber una partida de caza en la zona que imposibilitaba salirse de la pista.

IMG_20210117_105634509
IMG_20210117_110043537

Una subida tremenda, tanto por la belleza como por la dureza de la misma, a 931 msnm.

IMG_20210117_111504862

La zona tiene unas vistas estupendas, y pese a lo frío de la mañana, en la que aún se podía encontrar hielo de las pasadas nevadas, permitía contemplar unas vistas estupendas del entorno, y de la propia capilla.

IMG_20210117_111349604_HDR
IMG_20210117_111630_1
IMG_20210117_111739903

Desde la capilla tenía un par de alternativas: dirigirme hacia el noreste, camino de Portalén, y bajar por la aldea Carballás, o bien dirigirme al suroeste, alcanzar el Mirador de las Tres Rías, y descender del monte por la vertiente de La Lama. La presencia de la partida de caza en las cercanías de Portalén me hizo decidirme por esta segunda opción. Y no puedo menos que alegrarme de ello.

Decidido el rumbo a tomar, seguí por la pista del parque eólico, que no ofrece dificultad alguna para ubicar el camino correcto. Se empieza con una divertida bajada de unos 800 metros, para luego volver a ascender otro tanto. Llegué en primer lugar a una agrupación de piedras muy llamativa: dados los antecendentes de la zona, bien podría ser algún tipo de túmulo celta, o bien piedras sobrantes de la construcción de la pista del parque. En cualquier caso, llamaba la atención.

IMG_20210117_113142990

Pasado el grupo de piedras, se sigue en ascenso, para llegar poco tiempo después al desvío al Mirador de las Tres Rías, donde se puede divisar, en un día claro, las rías de Vigo, Pontevedra y Arosa. En mi caso, se divisaban bien las dos primeras, e incluso llegaba a atisbarse entre la bruma el Puente de Rande. En cuanto a la de Arosa, por desgracia estaba algo cubiera de nubes, por lo que su visibilidad no era buena. Aun así, era una vista espectacular. Y no era para menos, ya que se trataba de la cota máxima de la etapa, a 965 msnm.

IMG_20210117_114007398
IMG_20210117_114346232
IMG_20210117_114110275

Una vez dejado atrás el mirador, empieza una estupenda bajada. Pasados tres aerogeneradores se acaba la pista del parque eólico, y se baja por un antiguo camino que es una delicia para realizar descenso. No pude menos que alegrarme de la presencia de la partida de caza, que posibilitó que conociera este espectacular descenso, en el que pude encontrar hasta caballos salvajes. Y algún que otro caballo de vapor, en un sitio donde no pensarías en encontrarlo. :mrgreen:

La bajada termina en las cercanías de la aldea de Barbeira. Desde allí hay que recorrer unos 6 kms. de carretera secundaria, con abundantes subidas y bajadas, hasta volver a alcanzar A Cima de Vila y desde allí, una bajada casi constante que nos devuelve a Meilide, pasando por Cavadosa, Abelaindo y la propia Meilide. Por último, se vuelve a bajar hasta el puente sobre el río do Castro, para finalizar en subida en Cercedo, para totalizar 33’2 kms de trepidante etapa.

Datos de la etapa

  • Distancia: 33’266km
  • Distancia (según el GPS): 33’26 km
  • Altitud ascendida: 930 m
  • Tiempo de etapa: 2:44:24
  • Tiempo desde el inicio de la etapa: 3:23:49
  • Calorías consumidas: 1519 kcal

VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 10.0/10 (1 vote cast)

Etiquetas: , , , , , ,

15 dic 20 Etapa ciclista: subida a Portalén durante la Tormenta Dora (06/12/2020)

El fin de semana del 5-6 de diciembre se sufrieron en España los efectos de la Tormenta Dora. En lo que respecta a Forcarey, dichos efectos se tradujeron en lluvias muy intensas, al inicio, seguidas de nevadas, que no tardaron en dejarnos un resultado como el que sigue en el cercano Monte Seixo:

IMG_20201205_084938703.jpg

Sabiendo que en lo alto de la Sierra de Cando, a la que pertenece Monte Seixo, se encuentran diversos restos megalíticos, no hizo falta demasiado tiempo para que me empezara a gotear el colmillo ante la perspectiva de poder rodar un poco en la zona con nieve. Y tenía un claro objetivo en mente: Portalén, la puerta al otro mundo. Y es que entre los elementos megalíticos de la zona destacan dos: el menhir de Marco do Vento, y su cercano compañero, Portalén, o la Puerta de Alén, un grupo de restos graníticos cuarteados por la intemperie, pero sobre los que un par de ellos se alza una insólita roca a modo de dintel, constituyendo una suerte de puerta.

El domingo por la mañana tuve la suerte de que el tiempo concedió una tregua por la mañana, ante lo que me faltó tiempo para cargar la bici en el coche, y dirigirme a los aledaños de la Sierra de Cando. Dado que desconocía el estado y tráfico de las carreteras, no quise arriesgarme a recorrerlas con tiempo tan complicado, y opté por un plan conservador: dirigirme a la aldea de Carballás, a media subida hacia lo alto del monte. Llegué allí al filo de las 9 de la mañana, y a las 9:11h ya estaba rodando. Y con frío, bastante frío: 2ºC según el termómetro del coche.

Por suerte iba a entrar en calor pronto. La subida es directa (en realidad, desde prácticamente la cercana Cerdedo no se deja de subir), dura y sostenida. Rampas de hasta el 15% por asfalto, cruzando pasos canadienses y en los que al poco de salir del pueblo empecé a ver la nieve. La paliza dura algo más de dos kilómetros antes de conceder un breve respiro, para a continuación tener otro tanto de lo mismo.

IMG_20201206_093252662

A medida que iba ascendiendo, en una pista asfaltada sin tráfico alguno la nieve, que al poco de salir del pueblo ya se había hecho presente, pasó a ser algo más que una anécdota. Lo que, combinado con las espectaculares vistas que tenía ya desde medio ascenso, prometían una etapa fuera de lo común. Y lo acabaría siendo, pero no por lo que yo esperaba. Cuando me aproximaba a la cima (968 msnm), la niebla, o más bien nubes bajas, hicieron acto de presencia, convirtiendo las estupendas vistas en una sucesión de borrones blancuzcos que emergían de la gran mancha blanca en la que se había convertido el entorno. Hermoso a su manera, pero estremecedor al aproximarse a la cota máxima de la etapa, y el lugar donde empezabas a encontrar aerogeneradores.

IMG_20201206_095447339

A esas alturas la pista se había reducido a apenas dos surcos en la nieve, gracias a la presencia el día anterior de operarios en el parque eólico, y que no prometían nada bueno para mi integridad física en caso de salirme de ellos. No es que mi experiencia con la nieve sea muy grande: una bajada del puerto de Cebreiro en 2007, una etapa en Ballinastoe (Irlanda) en 2017, y esa mañana. Pero por suerte las estupendas Kenda Navegal que monta la Giant hicieron su trabajo. Más adelante iba a necesitarlas.

Una vez ascendido Monte Seixo, no existe una cima propiamente dicha, sino una especie de falso llano en altura, por el que se encuentran ubicados los aerogeneradores del parque eólico. Avancé por la pista de mantenimiento en busca del Marco do Vento y Portalén, que sabía cercanos a la pista, junto a un aerogenerador, a mano izquierda en el sentido de mi avance. Pero la niebla poco a poco estrechaba su abrazo, y la visibilidad se veía claramente perjudicada, con el riesgo de pasármelos… como fue el caso. Tras consultar el GPS y volver sobre mis pasos, di con el aerogenerador, pero ni rastro del Marco do Vento ni de Portalén. No se veía a más de 20 metros. Quedaba explorar un poco. El grosor de la nieve era a esas alturas de unos 10-15 cm, pero en la práctica se encontraba sobre matorrales, por lo que al poco de salirte del camino te veías con nieve hasta la rodilla. Y así, tras explorar un poco, di con el primero de los monumentos: el Marco do Vento.

IMG_20201206_101549235

El Marco do Vento es un menhir de unos 5-6 metros de altura, que destaca insólitamente del resto de rocas graníticas de su entorno, precisamente por su colocación vertical. En días normales tiene que ser impresionante, pero esa mañana, entre la niebla, resultaba algo siniestro. Y una vez dado con el Marco do Vento, sabía que Portalén no se encontraba muy lejos. Y en efecto, tras un rato de arrastrar la bici por la nieve, pude distinguir su tremenda silueta. Portalén: la Puerta del Mas Allá.

IMG_20201206_102215610

Como se aprecia, son tres secciones de granito separadas entre sí por grandes espacios vacíos en vertical, que podrían ser naturales, pero sobre dos de ellas se encuentra una piedra de manera completamente antinatural, que hace muy difícil pensar que sea un capricho de la naturaleza, y más resultado de la mano del hombre. Como son indudablemente mano del hombre las ofrendas que se encuentran bajo el dintel de la puerta:

IMG_20201206_102244098

La Porta do Alén según la mitología, es la puerta al otro mundo y por ello se debe pasar por ella para comunicarse con los muertos y allí preguntarle lo que se desee. Se debe entrar desde el Norte hacia al Sur. El viento os dará la respuesta pero nadie debe saberlo. Es preciso volver a salir por la puerta ya que si no quedaremos en el mundo de los muertos.

(GaliciaMáxica)

Por mi parte, tuve buen cuidado de cruzar de norte a sur, y de no preguntar nada, por el viejo principio de no hacer preguntas cuya respuesta no quieras saber, ni quién te puede responder. Así, tras un rato haciendo el indio, y con cierto problema de congelación en los pies (a diox gracias había reemplazado ya los pedales automáticos por rastrales y llevaba mis botas de campo, pero me encontraba de nieve hasta media pierna), desandé el camino, y me dispuse a volver a Carballás, no sin antes contemplar el paisaje circundante una vez más:

IMG_20201206_102837526

Nieve y niebla hasta donde alcanzaba la vista, que no era mucho.

Una vez volví al camino, desandé mis pasos hasta un cruce a mano izquierda. Un supuesto camino sin salida, pero que en los mapas aparecía con enlace a media subida que había hecho anteriormente. Y con más nieve. Cómo contenerse. Un descenso bastante divertido, pero en el que me despisté dos veces, lo que me costó afrontar duras subidas que me podía haber ahorrado. Pero fue esfuerzo bien invertido, ya que pude disfrutar de pequeños lagos helados de montaña…

IMG_20201206_104524576

…unas estupendas vistas del valle, una vez hube bajado lo suficiente, y el encontrarme con caballitos salvajes. Tras volver a la pista de mantenimiento del parque, afronté el descenso a Carballás, antes de volver a caer en la tentación. Había previsto bajar al pueblo por una pista forestal que se abría a mano derecha, sentido descendente, y que suponía una variación sobre el camino de ascenso. No tardé en encontrarla, cubierta de nieve sin sendero, surco o marca alguna. Nadie en su sano juicio iría por ahí.

En efecto, nadie. La gracia de rodar en nieve fresca es que una vez clavado en la nieve ésta te hace rodar recto. Lo que no está mal, salvo que quieras cambiar de dirección, o sea el camino el que lo haga. Y esto último era precisamente lo que pasaba en la revirada pista por la que iba bajando, sin ver ni torta de las piedras, surcos, ramas o agujeros que había bajo la uniforme capa de nieve.

IMG_20201206_111752482

Me asombra decir que salí del trance sin un rasguño ni un solo extraño de la bici. Gracias por las Kenda Navegal que llevaba montadas, se demostraron a prueba de todo. Pronto dejé atrás la nieve, para quedarme con un camino embarrado que me hizo sufrir las de Caín antes de llegar de nuevo a Carballás, donde, antes de dar por finalizada la etapa, hice un pequeño recorrido turístico por su exiguo -pero bello- casco urbano.

IMG_20201206_112618839
IMG_20201206_112728502
IMG_20201206_112836413

Tras finalizar la etapa, cargué la bici en el coche, y me dirigí de vuelta a casa. Al poco de bajar de la montaña y entrar en el casco urbano de Cerdedo, empezó a llover. Ya no dejaría de hacerlo hasta dos días después.

Datos de la etapa

Distancia: 19’672km km
Distancia (según el GPS): 19’66 km
Altitud ascendida: 453 m
Tiempo de etapa: 1:48:22
Tiempo desde el inicio de la etapa: 2:18:52
Calorías consumidas: 935 kcal

VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 10.0/10 (1 vote cast)

Etiquetas: , , , , , , , ,