msgbartop
Página fundada en Dies Martis A.D. X Kal. Apr. MMDCCLVIII A. U. C.
msgbarbottom

16 may 21 Etapa ciclista: Cangas – Faro de Punta Subrido (14/05/2021)

El viernes 14 de mayo realicé con mi cuñado Juan una estupenda etapa costera por la Península del Morrazo: recorrimos el sendero litoral que va desde Cangas hasta el faro de Punta Subrido, desde donde hay una espectacular vista de la maravilla que son las Islas Cíes. Salimos de Cangas un poco pasadas las 17:15h, aprovechando que ese día había una pausa entre todas las lluvias que habíamos tenido a lo largo de la semana, y las que habrían de venir posteriormente. Callejeamos un poco por el casco urbano de Cangas hasta dar con el carril bici que hay junto al puerto. Dejamos atrás el casco urbano para pasar por la zona de las conserveras, primero, y de las viejas factorías existentes en la zona, entre la que destacaba la vieja fábrica ballenera de los hermanos Massó.

IMG_20210514_172916600

Desde allí continuamos hasta la cercana Laguna de Congorza, que es una laguna de agua dulce, justo al lado del mar, donde crece un peculiar alga en la superficie.

IMG_20210514_173538238_HDR

Seguimos por la costa, y el siguiente punto de interés lo constituía el túnel de Areamilla, que permite salvar una zona rocosa, que de otra manera sería poco menos que impracticable.

IMG_20210514_173918399

Seguimos por la costa por un sendero que subñia y bajaba, pero que dejaba a cada momento unas vistas estupendas de la ría. Lástima que el día estuviera algo cubierto, aunque es cierto que gracias a ello la tarde estaba bastante fresca.

IMG_20210514_174547293 - IMG_20210514_174607753

Tras un poco de sube y baja, llegamos a un punto interesante: las Furnas. Son un par de aberturas en la roca, algo tierra adentro, hasta las que llega el mar, que ha horadado túneles desde la línea de la costa, y por las que baten las olas cuando la marea está alta. Digno de ver.

Poco después se llega a las playas de Santa Marta y Liméns, al final de la cual hay un puente al que tildan de romano (si bien no lo parece) y una buena subida -también llamada romana- hasta unas ruinas de una fábrica de salazones cercana. La subida tiene su miga, pero es asequible. Desde allí se vuelve a bajar hasta las playas de Temperáns y Moscas, sobre las que se pasa por un sendero entre maleza, estrecho, pero realizable. Y que sigue regalando unas vistas estupendas. No se tarda mucho en llegar a un par de zonas bastante comidas de vegetación, entre las que hay una piscifactoría. Poco después se llega a la estupenda sucesión de playas Nerga, Viñó y Barra. Desde allí Juan tenía idea de ir por la línea de la bajamar, que asegura que es compacta y por la que se puede rodar, pero llegamos en plena marea alta, por lo que nuestro plan se vio frustrado.

IMG_20210514_183153827

Ante la tesitura de dar la vuelta, o intentar llegar por otra manera al faro, que ya veíamos cercano, optamos por lo segundo. Nos adentramos en algunos senderos que pasan por la línea de dunas que bordea las playas, para seguir avanzando hacia nuestro objetivo. La arena era abundante, lo que -además de dificultar sobremanera el rodar- es casi lo peor que le puedes hacer a la mecánica de la bici. Pero ya metidos a esas alturas, no era fácil renunciar a nuestro objetivo. Llegamos hasta el final de la playa de Barra, en cuyas dunas me comentaba Juan que se cree que se encuentra el viejo pueblo de Barra, sepultado por la arena. Desde la playa, retomamos el sendero costero, que desde allí ascendía en plena roca viva hasta casi la punta del cabo, donde se encuentra el faro. Tras una dura subida hasta el aparcamiento del faro, salimos a una pista estupenda que lleva hasta el mismo, que corona Punta Subrido, y que regala una soberbia vista de las Islas Cíes.

IMG_20210514_192733283 - IMG_20210514_192741117
IMG_20210514_192832506_HDR
IMG_20210514_193253686

Entre unas cosas y otras, habíamos llegado al faro a las 19:25h, tras 40 minutos largos para atravesar las dunas. A ese ritmo, íbamos a estar de vuelta en Cangas cerca de las 22:00h. Y además, empezaba a lloviznar. Emprendimos la vuelta, en la que por suerte nos respetó finalmente la lluvia. Llegamos de nuevo a la playa de Barra, donde tomamos una mala decisión: como la marea ya había bajado un poco, teníamos una zona de tierra donde batían las olas que parecía firme. Y en efecto, al principio lo estaba, haciendo el rodas bastante más ágil que la penosa ida que habíamos sufrido por las dunas.

Pero no duró mucho. Pronto la arena se hizo blanda, y nos encontramos clavado en la rompiente de las olas. Si antes decía que la arena es casi lo peor que le puedes hacer a la mecánica de la bici, el agua salada es lo peor. Y ahí estábamos. Pronto los discos de freno empezaron a chirriar con un lastimero sonido, que no presagiaba nada bueno. Y eso era lo que podía oír. A ojos vistas veía el agua salada golpeando toda la delicada estructura de las suspensiones, cadena y cambios. Eso no era nada bueno.

Acabamos saliendo al final de la playa tras un penoso rodar por la arena, tan sólo para descubrir que los frenos habían perdido toda su eficacia. Las pastillas se habían contaminado. Fantabuloso. Seguimos avanzando sin encontrar un triste lugar donde lavar las bicis con algo de agua dulce, hasta llegar de vuelta a la playa de Liméns, donde encontré un grifo en el que pude hacer una primera lavada de la bici. Pude observar cómo el freno de disco delantero -el peor de los dos- se encontraba cubierto de una pasta oscura, que parecía ser de las pastillas desintegrándose. Ya no había remedio, así que se trataba de seguir en las mejores condiciones posibles. Pero no era sólo mi bici la que sufría los efectos del agua. La de Juan tampoco frenaba especialmente bien, pese a que sus frenos eran unos V-Brake convencionales. Eso luego le daría un susto en forma de pequeña caída en unos cañaverales en la playa de Santa Marta. Por suerte, sin mayores percances. El resto del camino fue bastante normal. A diferencia de la ida, tomamos un pequeño recorte para evitar la vuelta por la laguna de Congorza, y llegamos a Cangas a las 21:25h. Desde allí me quedaba una hora larga de coche para volver a Forcarey, en cuyo trayecto aproveché para lavar la bici a pistola en una estación de servicio. No es tampoco espacialmente bueno, pero comparado con la tortura de la playa, era lo mejor que podía hacer.

IMG_20210515_122904435

Aun así, a la mañana siguiente, al hacer una revisión de la bici, pude comprobar que las pastillas estaban totalmente contaminadas y en las últimas, por lo que se imponía un cambio de las mismas. Aparte, en la cadena ya había empezado a aparecer el óxido, que tuve que tratar con aceite lubricante y con grasa de litio. Así que ya sabéis: recordad que las bicis de montaña son para la montaña, y no precisamente para la playa. :mrgreen:

Aun así, la etapa es totalmente recomendable, siempre que encuentres alguna manera de esquivar la playa y las dunas de Barra. :D

Datos de la etapa

  • Distancia: 27’919km
  • Distancia (según el GPS): 27’91km
  • Altitud ascendida: 412m
  • Tiempo de etapa: 2:49:19
  • Tiempo desde el inicio de la etapa: 4:06:07
  • Pulsaciones medias: 141ppm
  • Pulsaciones máximas: 209ppm
  • Cadencia media: 57rpm
  • Cadencia máxima: 189rpm
  • Calorías consumidas: 3436kcal

VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 10.0/10 (1 vote cast)

Etiquetas: , , , , ,