msgbartop
Asociado al gabinete del Doctor Caligari
msgbarbottom

25 may 21 Etapa ciclista: Ruta 1 Centro BTT de Carballedo (23/05/2021)

El domino 23 de mayo realice una etapa ciclista en la zona de Cotobade. En concreto, recorrí parcialmente el recorrido 1 del Centro de BTT de Carballedo, cercano a Forcarey. Empecé la etapa recién pasadas las 9:00h, saliendo junto al edificio antiguo del Ayuntamiento de Cotobade. El recorrido empieza en subida, dirigiéndose por el pequeño casco urbano desde el ayuntamiento a la capilla de San Roque. Allí el camino gira a mano derecha, y continúa por carretera local.

IMG_20210523_121315904_HDR

Apenas 1 km después se llega a la PO-232, que hay que cruzar, y emprender un breve tramo de subida por carretera. En mi caso, tuve que hacer una pequeña parada para ajustar las mordazas de freno, merced al cambio de pastillas que tuve que realizar tras la etapa de la semana pasada. Reanudada la marcha, tras algo menos de 500 metros se abre a la izquierda de la carretera un camino empedrado, que hemos de tomar, en continuo ascenso por la montaña. Se trata éste de un viejo camino romano, que nos acompañará prácticamente en todo nuestro ascenso hasta Monte Coirego. La subida es sinuosa y va ascendiendo poco a poco por una montaña que se encuentra abundantemente explotada en el aspecto maderero, lo que tiene la ventaja de que los caminos se encuentran bastante limpios.

IMG_20210523_092046802

Tras un rato de ascenso, se llega a un pequeño robledal donde el camino se bifurca en dos. A la derecha está señalizado como “Carballeira de D. Elías”, y en sus cercanías se puede encontrar el Molino de la Iglesia. Se trata ésta de una calzada romana que asciende hasta las cercanías del observatorio astronómico. Siguiendo de frente se continúa por otro ramal, también acreditado como romano, que se acaba volviendo a encontrar con el primero.

IMG_20210523_092415611_HDR

El ascenso es bastante técnico, a tramos con una cierta pendiente, pero permite disfrutar en todo momento de este gran deporte, además de unas estupendas vistas del entorno.

IMG_20210523_093118352

Tras 1’3 kilómetros de ascenso desde el robledal anterior, se llega a una pequeña turbera, la Braña de las Pozas Secas. Allí realicé un pequeño descanso, donde pude observar varias cosas curiosas: un ciervo que huía en la distancia, el calvero creado por la turbera, y lo que parecían ser emanaciones de gases provenientes de la descomposición de la materia orgánica que genera la turba.

IMG_20210523_093730264

En este punto el camino desaparecía brevemente, pero tras pasar una pequeña corriente de agua, y al fondo de la turbera, junto a un abrevadero, el camino vuelve a aparecer, siempre en ascenso, en una zona en la que se había realizado una tala recientemente. Al poco se llega a una pista forestal, que se ha de tomar a mano derecha, para ascender de una manera bastante cómoda hasta el observatorio astronómico de Cotobade.

IMG_20210523_100134964

Tras dejar atrás el observatorio, se continúa por la misma pista, que describe un giro a la izquierda para alcanzar una pequeña laguna, junto a la que encontré una manada de caballos salvajes, que no pude menos que pararme a grabar.

IMG_20210523_100734873_HDR

Tras esta breve parada, reemprendí la marcha con el objetivo de alcanzar la cota máxima de la etapa: el alto de Monte Coirego. Pasada la laguna, se cruza una pista asfaltada, y se sigue de frente por una pista que serpentea el monte, buscando su cima. Al principio empieza suave, pero poco a poco va ganando en dureza, llegando en esta primera parte a alcanzar pendientes del 12%. A los 800 metros, a mano derecha se abre un atajo que permite subir de manera más rápida al monte. Rápida y brutal, con tramos al 17% de desnivel, pero con un firme fiable, aunque algo pedregoso. Tras estos 300 metros de recorte, se vuelve a salir a la misma pista de antes, que permite culminar la subida al alto 300 metros después, a 771 msnm.

IMG_20210523_102442697-1

Las vistas son estupendas, y en un dia tan despejado como el que tuve, se podía observar fácilmente la ría de Pontevedra, aunque el resto de puntos cardinales dejaban vistas que no desmerecían en nada la anterior, y entre las que destacaban la vista de la laguna y el observatorio, esta vez desde arriba.

IMG_20210523_102557814_HDR
IMG_20210523_102623209_HDR

Tras un pequeño descanso, emprendí la bajada por el monte, que no pude menos que grabar.

De vuelta a la carretera, tomé ésta en suave descenso hasta O Cádavo, donde destaca la Capilla del Santo Ángel de la Guarda.

IMG_20210523_104009013_HDR

Desde allí, se toma una pista que en descenso suave, con algunas subidas y bajadas, se dirige a la población de Vila de Arriba, por una pista forestal en zona explotada por madereras.

IMG_20210523_104943298_HDR

Hasta ese momento el recorrido estaba siendo estupendo, pero al llegar a las cercanías de Vila de Arriba se consumó el desastre. La pista que había ido trayendo hasta ese momento, muy clara, llegó a un cierre con alambre de espinos que impedía el paso. Tras consultar el rutero GPX, observé que me había desviado parcialmente del recorrido. Desandé mis pasos para encontrar una nueva senda, que tampoco correspondía exactamente con el recorrido GPX. Volví adelante y atrás, hasta encontrar un camino casi completamente perdido por la maleza.

Camino que volvía a desviarse del recorrido, y que moría en una nueva alambrada. Había otra pista clara, pero se alejaba bastante de Vila de Arriba, y que ni siquiera aparecía en los mapas, lo que podía significar grandes dolores de cabeza. Así que me decidí a cruzar la cerca, e intentar recuperar el camino, que supuestamente cruzaba la torrentera que tenía frente a mí. Mala decisión. No había camino, y pronto me encontré andando entre la maleza, saltando cercas y con la bici al hombro, para llegar a una plantación de la tríada galaica: tojos, zarzas y ortigas. Desesperado, salté otra nueva cerca para emprender el descenso por la torrentera, con agua hasta las rodillas. Avancé unos 50 metros de esta guisa, hasta un punto en el que el torrente estaba bloqueado por un arbol caído. Ahí salí de nuevo a la maleza, menos densa que antes, y pude avanzar entre unos eucaliptos, hasta llegar de nuevo al camino que indicaba el GPX. Cómo no, comido de maleza, aunque no tan cerrada como en espantos anteriores.

Pude avanzar sin demasiadas penurias los 300 metros que me separaban de Vila de Arriba. Tan sólo para descubrir que había pinchado. La verdad, me sorprendía no haberlo hecho antes. Me tocó cambiar de cámara, y por alguna razón que no alcanzo a comprender, la cubierta que había podido sacar sin problemas se resistió enormemente a ser colocada de nuevo. En fin. Solucionado el pinchazo, emprendí el ascenso por carretera hacia Trabazo. Al llegar a la cima me percaté de que iba de nuevo pinchado, aunque con una fuga lenta. Eso supuso la puntilla a la etapa. En vez de girar a mano derecha por una pista forestal que tendría que llevarme hacia Cuspedriños primero, y luego en descenso hasta Paraños antes de volver a Carballedo, opté por seguir por carretera a Trabazo, y luego seguir recto -también por carretera- y dar por finalizada la etapa con un recorte de 5 kilómetros sobre el recorrido previsto. Etapa, que pese a las penurias del final, no puedo menos que calificar de estupenda.

Datos de la etapa

  • Distancia: 22’106km
  • Distancia (según el GPS): 22’01km
  • Altitud ascendida: 580m
  • Tiempo de etapa: 2:00:41
  • Tiempo desde el inicio de la etapa: 3:12:59
  • Pulsaciones medias: 145ppm
  • Pulsaciones máximas: 187ppm
  • Cadencia media: 59rpm
  • Cadencia máxima: 153rpm
  • Calorías consumidas: 2805kcal

VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 10.0/10 (1 vote cast)

Etiquetas: , , , , ,

16 may 21 Etapa ciclista: Cangas – Faro de Punta Subrido (14/05/2021)

El viernes 14 de mayo realicé con mi cuñado Juan una estupenda etapa costera por la Península del Morrazo: recorrimos el sendero litoral que va desde Cangas hasta el faro de Punta Subrido, desde donde hay una espectacular vista de la maravilla que son las Islas Cíes. Salimos de Cangas un poco pasadas las 17:15h, aprovechando que ese día había una pausa entre todas las lluvias que habíamos tenido a lo largo de la semana, y las que habrían de venir posteriormente. Callejeamos un poco por el casco urbano de Cangas hasta dar con el carril bici que hay junto al puerto. Dejamos atrás el casco urbano para pasar por la zona de las conserveras, primero, y de las viejas factorías existentes en la zona, entre la que destacaba la vieja fábrica ballenera de los hermanos Massó.

IMG_20210514_172916600

Desde allí continuamos hasta la cercana Laguna de Congorza, que es una laguna de agua dulce, justo al lado del mar, donde crece un peculiar alga en la superficie.

IMG_20210514_173538238_HDR

Seguimos por la costa, y el siguiente punto de interés lo constituía el túnel de Areamilla, que permite salvar una zona rocosa, que de otra manera sería poco menos que impracticable.

IMG_20210514_173918399

Seguimos por la costa por un sendero que subñia y bajaba, pero que dejaba a cada momento unas vistas estupendas de la ría. Lástima que el día estuviera algo cubierto, aunque es cierto que gracias a ello la tarde estaba bastante fresca.

IMG_20210514_174547293 - IMG_20210514_174607753

Tras un poco de sube y baja, llegamos a un punto interesante: las Furnas. Son un par de aberturas en la roca, algo tierra adentro, hasta las que llega el mar, que ha horadado túneles desde la línea de la costa, y por las que baten las olas cuando la marea está alta. Digno de ver.

Poco después se llega a las playas de Santa Marta y Liméns, al final de la cual hay un puente al que tildan de romano (si bien no lo parece) y una buena subida -también llamada romana- hasta unas ruinas de una fábrica de salazones cercana. La subida tiene su miga, pero es asequible. Desde allí se vuelve a bajar hasta las playas de Temperáns y Moscas, sobre las que se pasa por un sendero entre maleza, estrecho, pero realizable. Y que sigue regalando unas vistas estupendas. No se tarda mucho en llegar a un par de zonas bastante comidas de vegetación, entre las que hay una piscifactoría. Poco después se llega a la estupenda sucesión de playas Nerga, Viñó y Barra. Desde allí Juan tenía idea de ir por la línea de la bajamar, que asegura que es compacta y por la que se puede rodar, pero llegamos en plena marea alta, por lo que nuestro plan se vio frustrado.

IMG_20210514_183153827

Ante la tesitura de dar la vuelta, o intentar llegar por otra manera al faro, que ya veíamos cercano, optamos por lo segundo. Nos adentramos en algunos senderos que pasan por la línea de dunas que bordea las playas, para seguir avanzando hacia nuestro objetivo. La arena era abundante, lo que -además de dificultar sobremanera el rodar- es casi lo peor que le puedes hacer a la mecánica de la bici. Pero ya metidos a esas alturas, no era fácil renunciar a nuestro objetivo. Llegamos hasta el final de la playa de Barra, en cuyas dunas me comentaba Juan que se cree que se encuentra el viejo pueblo de Barra, sepultado por la arena. Desde la playa, retomamos el sendero costero, que desde allí ascendía en plena roca viva hasta casi la punta del cabo, donde se encuentra el faro. Tras una dura subida hasta el aparcamiento del faro, salimos a una pista estupenda que lleva hasta el mismo, que corona Punta Subrido, y que regala una soberbia vista de las Islas Cíes.

IMG_20210514_192733283 - IMG_20210514_192741117
IMG_20210514_192832506_HDR
IMG_20210514_193253686

Entre unas cosas y otras, habíamos llegado al faro a las 19:25h, tras 40 minutos largos para atravesar las dunas. A ese ritmo, íbamos a estar de vuelta en Cangas cerca de las 22:00h. Y además, empezaba a lloviznar. Emprendimos la vuelta, en la que por suerte nos respetó finalmente la lluvia. Llegamos de nuevo a la playa de Barra, donde tomamos una mala decisión: como la marea ya había bajado un poco, teníamos una zona de tierra donde batían las olas que parecía firme. Y en efecto, al principio lo estaba, haciendo el rodas bastante más ágil que la penosa ida que habíamos sufrido por las dunas.

Pero no duró mucho. Pronto la arena se hizo blanda, y nos encontramos clavado en la rompiente de las olas. Si antes decía que la arena es casi lo peor que le puedes hacer a la mecánica de la bici, el agua salada es lo peor. Y ahí estábamos. Pronto los discos de freno empezaron a chirriar con un lastimero sonido, que no presagiaba nada bueno. Y eso era lo que podía oír. A ojos vistas veía el agua salada golpeando toda la delicada estructura de las suspensiones, cadena y cambios. Eso no era nada bueno.

Acabamos saliendo al final de la playa tras un penoso rodar por la arena, tan sólo para descubrir que los frenos habían perdido toda su eficacia. Las pastillas se habían contaminado. Fantabuloso. Seguimos avanzando sin encontrar un triste lugar donde lavar las bicis con algo de agua dulce, hasta llegar de vuelta a la playa de Liméns, donde encontré un grifo en el que pude hacer una primera lavada de la bici. Pude observar cómo el freno de disco delantero -el peor de los dos- se encontraba cubierto de una pasta oscura, que parecía ser de las pastillas desintegrándose. Ya no había remedio, así que se trataba de seguir en las mejores condiciones posibles. Pero no era sólo mi bici la que sufría los efectos del agua. La de Juan tampoco frenaba especialmente bien, pese a que sus frenos eran unos V-Brake convencionales. Eso luego le daría un susto en forma de pequeña caída en unos cañaverales en la playa de Santa Marta. Por suerte, sin mayores percances. El resto del camino fue bastante normal. A diferencia de la ida, tomamos un pequeño recorte para evitar la vuelta por la laguna de Congorza, y llegamos a Cangas a las 21:25h. Desde allí me quedaba una hora larga de coche para volver a Forcarey, en cuyo trayecto aproveché para lavar la bici a pistola en una estación de servicio. No es tampoco espacialmente bueno, pero comparado con la tortura de la playa, era lo mejor que podía hacer.

IMG_20210515_122904435

Aun así, a la mañana siguiente, al hacer una revisión de la bici, pude comprobar que las pastillas estaban totalmente contaminadas y en las últimas, por lo que se imponía un cambio de las mismas. Aparte, en la cadena ya había empezado a aparecer el óxido, que tuve que tratar con aceite lubricante y con grasa de litio. Así que ya sabéis: recordad que las bicis de montaña son para la montaña, y no precisamente para la playa. :mrgreen:

Aun así, la etapa es totalmente recomendable, siempre que encuentres alguna manera de esquivar la playa y las dunas de Barra. :D

Datos de la etapa

  • Distancia: 27’919km
  • Distancia (según el GPS): 27’91km
  • Altitud ascendida: 412m
  • Tiempo de etapa: 2:49:19
  • Tiempo desde el inicio de la etapa: 4:06:07
  • Pulsaciones medias: 141ppm
  • Pulsaciones máximas: 209ppm
  • Cadencia media: 57rpm
  • Cadencia máxima: 189rpm
  • Calorías consumidas: 3436kcal

VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 10.0/10 (1 vote cast)

Etiquetas: , , , , ,

09 may 21 Etapa ciclista: Forcarey – Antena de Radio – Barciela – Cachofés (08/05/2021)

El sábado 8 de mayo de 2021 realicé una nueva salida por la zona de Forcarey. La idea principal era subir a la antena de radio que hay en las cercanías de Forcarey, y luego explorar algunas pistas en las cercanías de Barciela. Ambos objetivos se cumplieron, aunque el segundo costó bastante más sudor y sangre que el primero.

Forcarey - Antena de radio - Barciela - Santa María (08/05/2021)

Salí a las 9:00h de Forcarey, tras haber acoplado a la bicicleta un soporte para la GoPro que imprimí la semana pasada en Sevilla, y que permite colocar la cámara a la altura del portabidones, y ligeramente desplazada a la izquierda, para que la barra del cuadro no tape la visión de la cámara. En realidad, toda la etapa era una excusa para buscar alguna bajada interesante en la que probar el soporte, pero en fin. :mrgreen:

Salí de Forcarey camino de Cachafeiro, y desde allí al observatorio astronómico, para continuar por carretera camino de A Mámoa. Allí tomé el desvío señalizado como centro de tratamiento de residuos de Forcarey, que lleva a las cercanías de la antena. Cuando se acaba el asfalto y empieza la pista, tomé el camino de la izquierda (a diferencia de otra etapa anterior, donde tomé el de la derecha). La pista asciende suavemente hasta llegar a la antena, junto a la que paré para tomar algunas fotos.

IMG_20210508_094032041
IMG_20210508_094220623_HDR

Tras dejar atrás la antena, continué ascendiendo un poco, antes de empezar el descenso hasta Murada. Un descenso sencillo, ya que casi todo es buena pista, o casi todo asfalto.

IMG_20210508_095400684

Una vez en Murada, crucé el núcleo de población para salir a la carretera por un estupendo camino encerrado entre cercas de piedra. Crucé la carretera y empecé una breve subida hasta O Seixo, desde donde pude contemplar una estupenda vista de la antena y Murada:

IMG_20210508_095926692_HDR

Desde lo alto de O Seixo hice un primer descenso por cortafuegos hasta encontrar una pista a mano derecha, que habría de llevarme hasta Barciela. Y ahí por fin obtuve el vídeo del descenso que andaba buscando. Tras revisarlo, después de acabada la etapa, pude comprobar que la perspectiva es interesante, pero tiene dos problemas principales que ya había observado sobre el terreno: la carcasa se cubre de gotas de agua a poco que el terreno esté algo mojado (lo que suele ser una constante en Galicia), y que la cámara vibra, por lo que la grabación es un poco temblorosa. Pero aún así, permite tener una visión estupenda del trabajo de la horquilla.

Acabé la bajada llegando a un prado en un recodo del río Lérez, que quedaba unos cuantos metros por debajo de mi ubicación. Imposibilitado de bajar hasta él, retomé el camino, un poco más arriba, que con unos continuos sube y bajas, llevaba primero a las cercanías de Lerce, y posteriormente, al cruce de un regato en el Coto da Roda, en el que se ubicaba un viejo molino abandonado.

IMG_20210508_102255461

Tras pasar el regato, el camino picaba un poco hacia arriba, camino de Barciela. Al poco terminó la subida, y entré en un falso llano. Y se acabó el camino. Bueno, estaba ahí, pero completamente devorado por la maleza. Maleza además bastante fastidiosa: tojos, zarzas y ortigas. Al poco de entrar estaba atrapado por la maleza. Si malo era avanzar, retroceder era también una tortura. Estaba apenas a 500 metros de Barciela, con un camino bien cartografiado, y que se podía reconocer sobre el terreno, merced a los muros de piedra que lo delimitaban. Tarde o temprano tendría que mejorar, seguro que era solo un mal tramo…

IMG_20210508_121242535_HDR
IMG_20210508_124929308
IMG_20210508_124937980

Tardé 45 minutos en recorrer esos 500 metros. Y para colmo, había elegido un mal día para no llevar culotte de invierno. Menos mal que lo llevo de tipo 3/4, pero aun así las pasé canutas. La única suerte es que en dos puntos pude salir a prados despejados de maleza, lo que facilitó un poco el poder avanzar. Pero aun así, fue una tortura como pocas.

IMG_20210508_111039966

Salí a Barciela, y paré un momento para echar algunas fotos junto a la torre de alarma. Busqué en balde algo de agua en el cementerio para echarme sobre las heridas restregadas por las ortigas, pero no pude encontrar nada. Así que puestos a dejar atrás ese mal rato, salí a carretera para bajar hasta el cruce sobre el río Lérez.

IMG_20210508_111825729
IMG_20210508_111957685

Descendí por carretera, y crucé el río junto a la mina de Santa María. Por desgracia estaba todo cerrado de vegetación, y no pude ver nada de interés. Subí por carretera hasta llegar al cruce con la N-541 a la altura de Cachofés. Desde allí tenía previsto ascender hasta algo después del cruce de Forcarey, y tomar una pista hasta Acivedo, para volver por Cachafeiro. Pero se me había hecho algo tarde, y estaba pelín hecho polvo de pelear con los zarzales, así que después de beber agua en una fuente adosada a una casa, decidí volver a casa por la vía rápida: carretera hasta Forcarey. Tan sólo realicé un pequeño desvío por un tramo abandonado de la carretera, a fin de ver un puente sobre uno de los regatos que vierten en el Lérez, pero no se veía tampoco nada especialmente interesante, así que acabé volviendo a casa, tras 29 kilómetros de etapa, y con bastantes escoceduras como para toda la semana. :mrgreen:

Datos de la etapa

  • Distancia: 29’095km
  • Distancia (según el GPS): 28’63km
  • Altitud ascendida: 563m
  • Tiempo de etapa: 2:11:32
  • Tiempo desde el inicio de la etapa: 2:58:19
  • Pulsaciones medias: 143ppm
  • Pulsaciones máximas: 175ppm
  • Cadencia media: S/D rpm
  • Cadencia máxima: S/D rpm
  • Calorías consumidas: 2678kcal

VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 10.0/10 (1 vote cast)

Etiquetas: , ,

07 may 21 Una webcam con Arduino: el ESP32-Cam

No voy a descubrir nada nuevo si afirmo que los sistemas Arduino son pequeñas maravillas. Se pueden hacer con ellos cosas increíbles en el ámbito de la domótica, e incluso con sistemas IoT y transmisión de radiofrecuencia. El problema habitual que suelen tener es que tienen unos recursos ciertamente limitados, pero para su ámbito de actuación, son más que correctos. Sin embargo, existen placas específicas que tienen algo más de potencia y capacidades, y que permiten dar un paso más allá: es el caso de las placas basadas en el ESP32. Ya he hablado de ellas en otro ámbito, en concreto en lo que se refiere a capacidades LoRa y LoRaWAN, pero hay un desarrollo específico, basado en el ESP32, que da bastante juego: las cámaras web. Y pensando en esto fue para lo que nació la ESP32-Cam.

Placa ESP32-CAM

Placa ESP32-CAM

La placa fue originalmente desarrollada por Espressif, y se compone de un micro ESP32-S, una cámara VO2640, y varios GPIOs que permiten conectar periféricos. Dispone de capacidad Bluetooth, así como conector microSD para utilizar tarjetas de memoria. Y todo ello por un precio ridículo, inferior a los 8€ (menos aún en el caso de las placas clónicas que se pueden encontrar en Aliexpress). De lo que no dispone es de un conector microUSB ni miniUSB, lo que implica que para programarlo es preciso utilizar un programador FTDI, pero no es nada tampoco cosa del otro mundo.

Diagrama de conexionado ESP32-CAM-Programador FTDI

Diagrama de conexionado ESP32-CAM-Programador FTDI

Desde el punto de vista físico, hay que alimentar el dispositivo utilizando los pines de 5v y GND del programador, interconectar los puertos UOR-TX y OUT-RX, y para iniciar el dispositivo en formato de grabación, puentear el GPIO0 y el GND de la propia placa. Una vez conectado de esta manera, se puede conectar el programador al PC, e iniciar la subida del firmware.

Comentaba antes que la placa es un desarrollo de Espressif, y ellos mismos proporcionan el código para subir un servidor de video en streaming a la ESP32-Cam. Este código es interesante, pues -entre otras funcionalidades- incorpora una funcionalidad de detección de rostros y detección de intrusos basado en las caras registradas.

Reconocimiento facial con el ESP32-CAM

Reconocimiento facial con el ESP32-CAM

El código es interesante, pero tiene algunos defectos. Entre ellos, que no permite hacer uso del pequeño LED que trae incorporado para hacer las veces de flash. Tras buscar un poco, encontré otro desarrollo que incorpora una serie de mejoras sobre el código original.. Tras haber utilizado ambos, recomiendo de manera clara este último.

Y para cerrar, comentar que es posible hacer uso de este servidor web dentro de HomeAssistant. Basta con crear una entrada de tipo cámara genérica, apuntando a la URL de captura de imágenes estáticas:

camera
– platform: generic
name: ESP32-Cam
still_image_url: http://192.168.0.XXX/capture?_cb.png
verify_ssl: false

ESP32-CAM integrada con HomeAssistant. Vista de mi patio

ESP32-CAM integrada con HomeAssistant. Vista de mi patio

Las pegas principales de la cámara son dos: la primera es que el módulo de la cámara no es ninguna maravilla. Sin embargo, al ser de un tipo estandarizado, es bastante sencillo encontrar mejores módulos, con cable más largo, y lentes ojo de pez, entre otras flipadas. La segunda es que no dispone de ninguna carcasa. Tampoco es problema, es posible encontrar bastantes diseños en Thingiverse para imprimir una carcasa en 3D.

Referencias:

VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 10.0/10 (1 vote cast)

Etiquetas: , , ,