msgbartop
¡Mano de milenio y gamba!
msgbarbottom

07 abr 09 Vías verdes del Aceite y Subbética. Etapa 1: Jaén – Zuheros

El sábado 4 de abril de 2009 comenzamos el recorrido de las vías verdes del Aceite y Subbética. Estas vías se corresponden con el antiguo trazado del tren del aceite, que enlazaba las zonas olivareras de Jaén y el sur de Córdoba con los ferrocarriles de Córdoba y Málaga.

Nuestro comienzo de etapa puede localizarse en la Boutipan, en el Brillante de Córdoba. Ahí habíamos quedado a las 7:15h mi padre, Pablo y yo, para dirigirnos a la estación de Córdoba y tomar el Andalucía Exprés de las 8:00h que nos llevaría a Jaén. El día se presentaba frío, pero no hacía presagiar mayores problemas en lo climatológico, salvo algunas brumas mañaneras que se extendían por el valle del Guadalquivir.

El tren nos dejó a las 9:45h en la capital del Santo Reino, donde el sol, a esa hora, ya había vencido a las brumas y lucía en todo su esplendor. En la cafetería de la propia estación desayunamos a base de medias con aceite y tomate, antes de emprender el recorrido. Recorrido que se inicia junto al polideportivo de Las Fuentezuelas. Tuvimos algún que otro inconveniente para llegar, motivado por una incorrecta localización del inicio de etapa en el GPS, que nos obligó a cruzar la vía férrea para poder alcanzar el inicio de etapa.

Una vez allí, y antes de empezar la etapa, nos dirigimos al polideportivo para solicitar el pasaporte de las Vías Verdes. Este pasaporte, que se ha de sellar en las oficinas habilitadas para ello en las vías verdes suscritas al programa, permite optar a una serie de regalos promocionales de las vías verdes; pero en la vía verde del Aceite tienen un plan de promoción especial que, si consigues sellar el pasaporte en dos de los tres puntos de sellado (en el tercero es en el que otorgan el pasaporte) te hacen entrega de un paquete promocional especial. De todas maneras, la idea de sacar el pasaporte era más por la tontería que por otra cosa, pero puestos a recibir un detalle, no estaba mal…

100_9022.JPG

Entre unas cosa sy otras, no empezamos la etapa hasta las 11:00h. El firme de la vía verde es prácticamente inmejorable: está formado por grava fina tratada con una capa de alquitrán, de tal manera que se asemeja a las carreteras de los años 70. Muy cómodo para rodar, muy agradecido para pasear, pero un tanto aburrido, acostumbrado como está uno a cosas un tanto más salvajes. Sin embargo, esto tiene como ventaja que es muy frecuentado por gran cantidad de gente haciendo deporte: desde jóvenes deportistas hasta jubilados con aspecto indestructible, aunque lo que más abunda son personas de mediana edad con aspecto de estar a punto de sufrir un infarto. Quizás en algunos tramos el apelativo más adecuado sea la Vía Verde del Colesterol.

La vía verde del Aceite cuenta en su recorrido con un total de 13 puentes y tres túneles. El primero de estos últimos se encuentra en Torredelcampo, a unos 10 kilómetros de la salida. Se trata del Túnel del Caballico, de 333 metros de largo.

100_9024.JPG

No mucho después se llega al primero de los puentes, el de la Piedra del Águila. Es un impresionante ejemplo de puente de hierro, como todos los levantados en esta antigua vía, que permite contemplar un paisaje olivarero espectacular.

100_9026.JPG

La vía verde sigue, moderando el ascenso que venía teniendo desde la salida en Jaén y que mantendrá hasta martos, hasta la cercana población de Torredonjimeno. Aquí encontraremos el segundo túnel del recorrido, de 120 metros de longitud, y la primera de las diferentes pasarelas con las que se salvan las carreteras en las que no se han conservado los antiguos viaductos.

100_9032.JPG

La vía alcanza su máxima altura en Martos, donde la vía verde hace un pequeño extraño: una vez entrada en el casco urbano, el trazado original se pierde bajo un edificio en construcción, con el apropiado nombre de Edificio Vía Verde. Se ha de continuar por una calle de nueva creación existente junto al edificio, que tiene señalado mediante una especie de parterre el recorrido de la vía, y que permite alcanzar la antigua estación de Martos (que se encuentra en un lamentable estado de conservación), y continuar por la vía una vez se sale del pueblo.

100_9058.JPG

En el polideportivo de Martos conseguimos uno de los sellos que necesitábamos (si bien ya contábamos con uno puesto en Jaén, al parecer de manera incorrecta), aunque nos costó lo suyo, ya que el polideportivo se encuentra algo alejado de la vía verde, y el responsable al cargo de aquél no parecía estar demasiado al tanto de cómo había que prodecer.

No bien hubimos superado Martos, empezamos a descender. Aunque las vías verdes no tienen, por su propia naturaleza, grandes pendientes, habíamos ascendido desde los 490 m. de altitud que cuenta la vía a su salida de Jaén hasta los 650 m. de Martos en 22 km. Hasta entonces habíamos llevado una velocidad media de 13-14 km/h. A partir de Martos, y hasta la abandonada estación de Vado-Jaén, no bajábamos en prácticamente ningún momento de los 20 km/h, llegando en ocasiones hasta los 30 km/h. Camino de esta estación cruzamos dos nuevos puentes, los correspondientes a los arroyos Salado (208 m) y del Higueral (133 m), que pudimos fotografiar desde la lejanía:

100_9064.JPG

Llegamos a la estación de Vado-Jaén al filo de las 15:00h. Teníamos que ir planteándonos dónde almorzar y cómo almorzar, ya que, salvo las tostadas de la mañana, llevábamos todo el día aguantando a base de barritas energéticas. Decidimos comer en Alcaudete, a unos 16 km (10 hasta la estación, y 6 más hasta el pueblo), y de paso sellar por última vez el pasaporte, y conseguir nuestro lote de camisetas, botellitas de aceite y globos. Aparte de la minucia de comer como personas, claro.

El tramo entre Vado-Jaén y la estación de Alcaudete guarda algunos elementos interesantes: se cruzan tres nuevos puentes, entre los que destaca el Puente del Pontón (224 m), sobre el río Víboras, que permite contemplar junto a él un puente que, según dónde consultes, puede ser romano o medieval, y que probablemente tenga algo de ambos.

Puentes sobre el arroyo Víboras (Imagen cortesía de <a href="http://www.panoramio.com/photo/10385472">garysugar3</a>)

Puentes sobre el arroyo Víboras


(Imagen cortesía de garysugar3)

Justo pasado el puente, se encuentra la cantera de la Muela de donde se extrajo el balasto utilizado para tender la vía. Y por último, se pasa por los puentes sobre los arroyos del Chaparral (70 m) y Esponela (70 m).

Llegamos a la estación de Alcaudete (483 m de altitud) aproximadamente a las 15:30h. Emprendimos el ascenso hasta Alcaudete, que sólo completamos Pablo y yo, ya que mi padre empezó a sufrir pinchazos en el muslo de la pierna derecha, y decidió volverse. En Alcaudete ascendimos hasta la oficina de turismo, emplazada junto al castillo, pero se encontraba cerrada. Recorrimos el pueblo en busca de algún sitio donde comer, y tan sólo conseguimos unos bocatas en el casino del pueblo (donde, por cierto, nos miraron al entrar como si fuéramos una especie de extraterrestres. Teniendo en cuenta que estaban en los preliminares de las escenificación de la sentencia a Cristo, es algo comprensible). Posteriormente, esperamos en balde hasta casi las 17:30h a que reabrieran la oficina, ante lo que decidimos marcharnos, cansados, de vacío, y mosqueados.

Retomamos el camino después de que mi padre se comiera su bocata de calamares (“mucho pan y pocos calamares”), y afrontamos los últimos kilómetros de la vía verde del aceite. Poco a poco el paisaje empezaba a cambiar. Los olivos dejaban de ser la especie vegetal omnipresente, para dar paso a un paisaje más agreste.

100_9071.JPG

Un nuevo puente, sobre el arroyo del Desgarradero (83 m), y la cercanía de la Laguna Honda, servían como aperitivo al último viaducto en tierras jiennenses: el correspondiente al río Guadajoz (200 m de longitud, y 400 m de altitud).

100_9090.JPG

Este viaducto marca el fin del recorrido de la vía verde del Aceite. A partir de aquí, pese a corresponder a la misma vía, recibe la denominación de Vía Verde de la Subbética. Habíamos recorrido 54’5 km. de vía verde desde Jaén, más un postre de unos 14 km. hasta Alcaudete y de vuelta.

100_9095.JPG
100_9097.JPG

La vía verde de la Subbética tiene algunas sutiles diferencias con respecto a la vía verde del Aceite. La más llamativa de ellas es el diferente estado de conservación del firme: mientras en Jaén es prácticamente perfecto, en Córdoba hay zonas más invadidas de vegetación (aunque nunca llega a interrumpirse el tránsito). El firme, por otro lado, es algo diferente: mucha más grava, casi nada de asfalto, y en ocasiones tierra apisonada. No hay tantas zonas de descanso habilitadas (en Jaén prácticamente cada 2 km. hay una), ni tanta gente recorriendo la vía. Sin embargo, en lo que aventaja este tramo de la vía con respeco al jiennense es en el estado de conservación de las estaciones: mientras que en Jaén prácticamente todas se encuentran abandonadas, en Córdoba todas ellas se encuentran restauradas, y con la mayoría de ellas prestando algún tipo de servicio.

Una vez en Córdoba, destaca por su belleza la laguna del Salobral, que se encuentra a apenas 2 km. del Guadajoz.

Hicimos la segunda parada del día en la estación de Luque (500 m), donde nos relajamos un rato en el bar en el que se ha convertido la estación. No tardamos demasiado tiempo en continuar hasta Zuheros, donde (a la altura de la oficina de Turismo en la que se ha convertido la antigua casilla del guarda del paso a nivel) abandonamos la vía verde para encaminarnos al pueblo. Eran aproximadamente las 20:15h cuando llegamos, en un durísimo ascenso, hasta la plaza del pueblo. Allí se encontraba nuestro alojamiento, en los apartamentos rurales Señorío de Zuheros, magníficamente regentados por Francisco, que además proporciona una charla muy amena sobre la vía verde y la Subbética.

Esa noche cenamos en el Asador los Palancos, paraíso madridista, en el que pudimos degustar una magnífica ensalada con queso de cabra gratinado, queso en aceite, y en mi caso y el de mi padre, un sublime solomillo relleno de jamón, y en el de pablo, de un conejo al ajillo excelente. La lástima es que el precio no fuera tan excelente, pero en fin…

Al filo de la medianoche, antes de acostarnos, Pablo y yo subimos al mirador de los apartamentos, desde donde se contempla una magnífica vista del castillo.

100_9108.JPG

Un bonito cierre de etapa, que no hacía sino adelantarnos algunas estampas de las que disfrutaríamos en la siguiente etapa.

A continuación, el recorrido completo en Google Maps:


Ver mapa más grande

Ir a Etapa 2: Zuheros – Puente Genil.

VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 9.0/10 (3 votes cast)
Vías verdes del Aceite y Subbética. Etapa 1: Jaén - Zuheros, 9.0 out of 10 based on 3 ratings
Comparte este artículo:
  • Twitter
  • Facebook
  • email
  • StumbleUpon
  • Delicious
  • Google Reader
  • LinkedIn
  • BlinkList

Etiquetas: , , , ,

Comentarios de los lectores

  1. |

    [...] Laboratorio del Dr. Yuri El síndrome del francotirador majara « Vías verdes del Aceite y Subbética. Etapa 1: Jaén – Zuheros Canción del día (IV) [...]

    Responder a este comentario
  2. |

    Muy buen reportaje,buenas fotos me a gustado mucho

    VA:F [1.9.20_1166]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
    Responder a este comentario
  3. |

    ME A ENCANTADO EL REPORTAJE MUY BUENAS FOTOS

    VA:F [1.9.20_1166]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
    Responder a este comentario

Deje un comentario







× cinco = 30