msgbartop
El Día del Tentáculo ha llegado
msgbarbottom

12 oct 11 Etapa ciclista: Vía Verde de la Campiña – Mirador del Toro (09/10/2011)

El pasado domingo salí a rodar con Mané en Córdoba. Hacía ya casi un mes que no rodaba por allí, y tengo que admitir que estaba loco por coger la bici por la zona. Pero contra nuestra costumbre, escogimos una etapa alejada de nuestro principal teatro de operaciones, y en vez de rodar por la Sierra, pusimos nuestros ojos en la Campiña. Tenía conocimiento, gracias a unas guías editadas por el Ayuntamiento, de la existencia de un mirador sobre la Cuesta del Espino. Y como nos pareció un recorrido interesante, y que a la vez se salía de la norma habitual de nuestras etapas, decidimos recorrerlo.

La etapa fue, en todos los sentidos un tanto atípica. Aparte de por el recorrido en sí, de nuevo nos volvimos a encontrar Mané y yo rodando en solitario. Y para colmo, empezamos la etapa en una hora especialmente tardía (las 10:20h), hecho que vino dado porque yo quería ver la carrera de fórmula 1 en la que Sebastian Vettel acabaría proclamándose campeón del mundo de F1 2011, y Mané había salido de farra la noche anterior. El recorrido era, por otro lado, un tanto peculiar: un enlace bastante largo con el comienzo de la vía verde, un tramo de vía verde, y finalmente un recorrido circular por la campiña, antes de volver por el mismo tramo de enlace. Y que para colmo, prometía subir de los 50 kilómetros.

Así pues, empezamos a rodar a las 10:20h. El día estaba aún algo fresco, por lo que no lamentamos en exceso salir tan tarde. Sin excesivas ceremonias atravesamos Córdoba y pasamos el puente de San Rafael, para tomar el Cordel de Écija, y seguir hasta la Torrecilla en paralelo al río. Al final de la Torrecilla, entramos en la carretera de Guadalcázar hasta llegar a la estación de Valchillón, y en el silo de cereales entramos en la Vía Verde, por donde empezamos a rodar al filo de las once de la mañana. No pude menos que comparar el firme de la vía con el de la vía verde de la Sierra Norte de Sevilla, que había recorrido en mi etapa anterior, y hay que admitir que no había color, pese a que la vía verde de la Campiña cuenta con un ligero asfaltado. Pero también tengo que admitir que disfrutaba más con ese tipo de firme más irregular. Raro que es uno. :mrgreen:

Tras 25 minutos de rodar tranquilamente por la vía verde llegamos hasta el Túnel de las Tablas. Al otro lado de éste era donde empezaba nuestra etapa propiamente dicha. Junto al antiguo apeadero tomamos un camino que nos llevó hasta lo alto de la loma que es atravesada por el túnel. Allí comienza el sendero delimitado por el Ayuntamiento, y que no es otro que una vereda pecuaria que comunica el valle del Guadalquivir con la campiña. La sorpresa vino dada por el nombre de la vereda: Camino de las Tablas, o Vereda de la Canchuela, que para nosotros -aunque en su vertiente más septentrional- es una vieja conocida.

Así pues, empezamos a rodar en dirección al toro de osborne. Estábamos en plena campiña: un paisaje de lomas cerealistas, sin apenas un árbol a la vista, y por supuesto, sin una sola sombra en la que guarecerse de un sol que cada vez empezaba a resultar más mordiente. Y con continuas subidas y bajadas por caminos pedregosos en un paisaje en el que apenas tiene como escasos testigos de la civilización aislados cortijos que pueden medir su edad en centurias. Lo dicho: un magnífico contrapunto. Así pues, recorrimos los casi 8 kilómetros que nos separaban del mirador en este paisaje desolado, pero a la vez de una belleza singular. Llegamos al mirador a las 12:15h, y hay que admitir que la escena -la tierra marrón-dorada, el infinito cielo azul, el negro de la autovía y del Toro, y una solitaria encina- era de una belleza extrema en su estilo.

pano1

Ya que estábamos allí, continuamos hasta alcanzar la autovía. Contemplamos el nudo de comunicaciones en el que nos encontrábamos: la vieja nacional IV, con múltiples trazados abandonados en el difícil tramo de la Cuesta del Espino, la carretera de Málaga, la vereda pecuaria… Todo ello aderezado de un enternecedor pinar que no se sabe bien cómo había resistido en la zona.

S8000500.JPG

Descansamos un rato, a la sombra de una torre de la luz, y pronto emprendimos la vuelta. Nos decidimos por tomar una variante del recorrido: en vez de desandar nuestros pasos, optamos por tomar la senda Galiana (que es otra manera de llamar a la Vía Augusta, ya que ese es el origen de esa senda), y bajar hasta el valle del Guadajoz, para girar a continuación a la izquierda y retomar la vía verde junto al puente sobre este mismo río. O al menos, eso es lo que pretendía que hiciéramos un recorrido que había encontrado en Wikiloc, pero que me inspiraba algunas dudas, ya que en algunos tramos parecía cruzar campo a través. El caso es que nos decidimos a explorar la zona. Total, ya metidos en vereda, no era cuestión de desaprovechar las ganas. :) Y así, tomamos una última panorámica antes de tomar el camino de vuelta.

pano2

Desandamos nuestros pasos hasta llegar al cortijo de la Navazuela, donde giramos a mano derecha en dirección al valle. Descendimos por las Umbrías del Judigüelo, por la antigua vía romana de la que no quedaba más que el nombre y el trazado. Tras un rápido descenso, llegamos a una intersección con un camino que giraba a la izquierda, en fuerte ascenso. Allí nos encontramos con el primer problema: la ruta de Wikiloc, en efecto, se adentraba campo a través por la campiña, por algo que no cabe más que calificar como presunta senda de tractor. Y es que ni eso estaba claro. Nosotros, visto lo visto, seguimos por la senda Galiana, que pronto nos llevó hasta el camino de servicio de la A-4. Pasamos por la espalda de la gasolinera de Repsol, y seguimos en paralelo a la autovía, hasta llegar hasta un camino de servidumbre de cortijos que surgía a la izquierda, y que era precisamente el que llevaba de nuevo a la vía verde.

Pasamos por algunos cortijos, algunos con aspecto de estar abandonado, y otros en explotación, y nos internamos de nuevo en la campiña. Por suerte esta vez, apenas tuvimos que subir ni bajar, si bien es verdad que bordeamos algunos cerros tremebundos, por los que descendían pistas que prometían emociones fuertes. Emociones que quedarán para posteriores etapas.

A las 13:30h nos reincorporamos, tras 41 kilómetros de etapa, a la vía verde. El calor picaba ya bastante, y empezábamos a estar algo machacados. Cruzamos de nuevo el Guadajoz, y salimos poco después de nuevo a la carretera. La etapa en sí estaba finalizada, pero aún nos restaban 12 kilómetros de enlace con nuestras casas. Un rato de paseo, que nos tomamos como tal.

Rodamos tranquilamente por la carretera, y llegamos a la Torrecilla. Esta vez optamos por atravesar el polígono, en vez de tomar la pista de tierra pararela al río -el Cordel de Écija-, al que nos reincorporamos posteriormente. Una vez en el puente de San Rafael tomamos el carril bici, y ascendimos por la avenida del Corregidor, Conde Vallellano, la Victoria y la Avenida de Cervantes, para volver a casa atravesando el Vial Norte y tomando la Avenida del Tenor Pedro Lavirgen. Por último, cruzamos Escultor Fernández Márquez, y subimos por Escultor Ramón Barba para llegar a la Asomadilla. Finalizamos el recorrido a las 14:25h. Había sido una etapa atípica, una etapa larga, y una etapa de mucho rodar. Pero una etapa que había valido la pena.

El recorrido de la etapa en Google Maps es el siguiente:


Ver 2011/10/09: Mirador del Toro (Cuesta del Espino) en un mapa más grande

Los datos de la etapa son los que siguen:

  • Distancia (según el velocímetro): 57’93 km.
  • Distancia (según el GPS): 55’4 km.
  • Tiempo de etapa: 3h 33m 12s
  • Tiempo desde el inicio de la etapa: 4h 05m 24s
  • Velocidad media: 16’05 km/h
  • Velocidad máxima: 42 km/h
  • Pulsaciones medias: 139 pulsaciones/m
  • Pulsaciones máximas: 182
  • Consumo medio de calorías: 990 kcal/h
  • Consumo máximo de calorías: 1410 kcal/h
  • Tiempo en zonas de pulsaciones: 3h 14m 21s
  • Consumo total de calorías: 4811 kcal
VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 10.0/10 (1 vote cast)
Etapa ciclista: Vía Verde de la Campiña - Mirador del Toro (09/10/2011), 10.0 out of 10 based on 1 rating
Comparte este artículo:
  • Twitter
  • Facebook
  • email
  • StumbleUpon
  • Delicious
  • Google Reader
  • LinkedIn
  • BlinkList

Etiquetas: , , , , , , ,

Comentarios de los lectores

  1. |

    Geniales estas últimas etapas ciclistas.
    Cuando vengan tiempos menos cálidos y llueva un poco,los paisajes serán aún más interesantes.El único desplazamiento que he hecho ha sido a “el dia del jamon ibérico de bellota” de Villanueva de Córdoba,y encima en coche.La que va a rodar voy a ser yo,y no en bici precisamente.qué bonitos los cochinitos bajo las encinas..ogghh(salivando cual Homer)

    PD:Ana está guapísima con ropa de ciclismo.

    VA:F [1.9.20_1166]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
    Responder a este comentario
  2. |

    ¡Jajaja, vaya viajes gastronómicos que te estás marcando! Ten cuidado, que luego esas cosas pasan factura. :D

    Sí, la verdad es que el campo tiene aún que ponerse mejor. A poco que llueva, va a ponerse todo verde, y entonces sí que va a ser un gustazo. :)

    Mal está que yo lo diga, pero sí, a Ana le sienta bien la ropa de bici. :D

    Saludetes.

    VN:F [1.9.20_1166]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
    Responder a este comentario

Deje un comentario







nueve − = 7