msgbartop
Made of More
msgbarbottom

23 abr 21 Etapa ciclista: San Miguel de Presqueiras – Monte Seixo – Nacimiento del Río Verdugo (17/04/2021)

El sábado 17 de abril realicé una etapa de ciclismo de montaña por el Monte Seixo. Salí de Forcarey temprano por la mañana, a fin de aprovechar el día, y me dirigí en coche hasta San Miguel de Presqueiras, en una de las laderas del monte Seixo. La temperatura era fría, apenas 0.5ºC al pasar por Cachafeiro, y sólo 3ºC al empezar la etapa, a las 8:50h. Había aparcado al lado de la iglesia de San Miguel, justo al comienzo de una pista que ascendía hasta Monte Seixo, y ese era mi recorrido.

IMG_20210417_113958975_HDR

La pista subía de manera continua durante 3 kilómetros, con una pendiente media del 8%, aunque con puntos ocasionales en donde la cosa se ponía interesante, con rampas máximas del 17%. Y para colmo, con viento de frente. En cuanto a las condiciones de la pista, eran bastante buenas, al estar ese tramo del monte bastante explotado, entre ganadería, explotación maderera, y algún recinto minero, tanto del pasado como del presente.

La pista ascendía, poco a poco, hasta enlazar con la carretera del parque eólico. Y era aquí en el único punto donde la cosa, desde el punto de vista de la vegetación, se ponía peor. A unos 100 metros de llegar a la carretera hay una bifurcación: un mal sendero a mano izquierda, en fuerte subida y cerrada vegetación, y un camino completamente devorado por la vegetación, con menos pendiente, a la derecha. Y aunque sobre el papel mi idea era tomar el de la derecha, lo cerrado de la vegetación pronto hizo que volviera sobre mis pasos, y tomara el de la izquierda. No iba a poder ir montado igualmente, y al menos la vegetación era menos cerrada. Una vez en la carretera, el resto del ascenso, otros 2’5 km hasta la subestación, no revestía mayor problema que el de pendientes de casi el 15%, pero al menos era por asfalto.

IMG_20210417_094400003

Una vez en llegado a la subestación, tomé la pista que a mano derecha sube hacia el mirador de Monte Seixo, que se alza a 1014 msnm. En la zona había caballos salvajes y ganado bovino, pero lo mejor fue llegar a la cota máxima de la jornada, y poder disfrutar el paisaje en un día completamente despejado. Alcanzaban a verse de manera simultánea las rías de Vigo, Pontevedra y Arosa. Sencillamente espléndido.

IMG_20210417_095631198

Tras un breve descanso, emprendí el descenso hasta la subestación, para desde allí dirigirme a la bajada hacia A Barcia. Se toma para ello la pista que conduce hacia Portalén, pero un poco antes de llegar, a mano izquierda, hay un pequeño bosquecillo de coníferas -Campo da Porteliña- donde se inicia el descenso de A Barcia. Vale la pena detenerse en una fuente de donde brota un agua estupenda.

IMG_20210417_101504434

La bajada es divertida y trepidante, pese a ser una pista bastante convencional. No es mala, pero no es para meterse con una furgoneta, como hizo un paisano que me adelantó en plena bajada. Ya me lo había tropezado a la subida, y en el desvío del mirador, pero verlo de nuevo -tercera vez- en la bajada fue algo que no entraba dentro de mis planes. Pero que tuvo algo bueno: si no hubiera sido por eso, no me habría apartado del camino, y no me habría fijado en una roca con una erosión diferencia tan llamativa como esta:

IMG_20210417_102002454_HDR

De nuevo en faena, continué descendiendo hasta A Barcia (3 kilómetros desde el desvío, con desniveles del 17%), y desde allí, ya por carretera, me encontré con el río Verdugo, uno de los tres (Lérez, Umia y el mentado Verdugo) que nacen en Forcarey, a la altura de un bonito vado con varios hórreos en su cercanía.

IMG_20210417_102751686_HDR

Desde allí mi siguiente objetivo era el cercano aeródromo de Beariz, conocido por el ser punto de llegada de los indianos cuando vuelven a su tierra a pasar las vacaciones de verano. Tocaba un tranquilo ascenso por carretera, con paredes de hasta el 12%, hasta llegar al aeródromo. Éste, aparte de las bonitas vistas del entorno, no tenía nada en especial. Pero hay que admitir que valen la pena.

IMG_20210417_104805453_HDR

Volví un poco sobre mis pasos, hasta tomar la carretera que va a Ricovanca. Esta pequeña aldea guarda un gran secreto, en forma de puente medieval sobre el río Verdugo, ubicado en donde se alzaba un antiguo puente romano, junto a un estupendo molino hidráulico.

IMG_20210417_105117282_HDR
IMG_20210417_105246425_HDR
IMG_20210417_105430385_HDR
IMG_20210417_105505553
IMG_20210417_105625127_HDR
IMG_20210417_105736737_HDR

De nuevo en la carretera, y apenas 900 metros aguas arriba del Verdugo, llegué a mi siguiente parada: el nacimiento de este río, junto a la aldea de Fontegrande. La llegada a la misma es llamativa, porque se tiene que abandonar la carretera que desciende hasta Devesa de Arriba, y coger una carreterita que transcurre justamente por entre dos vertientes: a la izquierda la del Río Verdugo, y a la derecha la del Rego de Alfonso, tributario primero del Río do Castro, y luego del Lérez. El nacimiento del Verdugo no tiene nada en especial, un prado como tantos otros, y al que no se puede entrar por estar cercado. Pero está ahí.

IMG_20210417_111228020_1

Lo divertido es que un poco más arriba, en Fontegrande, hay una botina fuente de un manantial que acaba vertiendo sus aguas en el Verdugo, y que sí tiene bastante más empaque que el nacimiento en sí del Verdugo:

IMG_20210417_111417911_HDR

Desde Fontegrande se puede volver a San Miguel por carretera, pero tenía previsto hacer algo más divertido: bajar por un sendero de montaña hasta Devesa de Abaixo. Una opción excelente. Para ello hay que salir de Fontegrande por una pista forestal con una cancela que se puede abrir; la pista al poco empieza a ascender de nuevo al monte Seixo, pero a la derecha, junto a una cerca de piedra, se abre un sendero, que es el que tenemos que tomar. Y qué sendero. Empieza bajando suave, pero tras unos cuantos sube y baja que tienen su puntito, al ser un camino de piedra, tiene una subidilla comida de vegetación, y luego empieza a descender, primero casi como un cortafuegos, que permite visualizar el valle del Castro, y a nuestra izquierda el monte Seixo, con los restos de una sorprendente mina de Wolframio, explotada durante la época de la II Guerra Mundial. Posteriormente se acaba entrando en una plantación de eucalipto, para acabar saliendo a la carretera, justo a la entrada de Devesa de Abaixo. Apenas 2 kilómetros, pero con rampas del 22% que harían las delicias de cualquiera. De cualquiera al que le guste esto, claro. :mrgreen:

Desde allí, la vuelta hasta San Miguel de Presqueiras es por carretera. Son 3.5 kilómetros, más sube y baja que descenso en sí, que acaban llegando a San Miguel, donde queda por realizar una pequeña subida a la iglesia, donde tenía aparcado el coche, para totalizar 25’9 km de divertidísima etapa.

IMG_20210417_114230428_HDR

Datos de la etapa

  • Distancia: 25’9km
  • Distancia (según el GPS): 26’15km
  • Altitud ascendida: 706m
  • Tiempo de etapa: 2:13:54
  • Tiempo desde el inicio de la etapa: 2:48:09
  • Calorías consumidas: 1200kcal

VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 10.0/10 (1 vote cast)

Etiquetas: , , , , , , ,

11 abr 21 Etapa ciclista: Forcarey – A Mámoa – Puente Romano de Parada (11/04/2021)

El domingo 11 de abril realicé una etapa ciclista por los alrededores de Forcarey que consiguió aglutinar lo mejor de todos los terrenos: subidas y bajadas por asfalto, estupendos descensos por pista y endureros, tramos trialeros por viejos caminos de origen romano, algo de sherpeo, y estupendos paisajes allá donde iba. Empecé el día saliendo de Forcarey a las 9:24h, tras algo de trabajo mecánico para recolocar los sensores ANT+ que arranqué en la etapa anterior. La mañana amenazaba lluvia, pero la previsión meteorológica indicaba que no iba a llover en todo el día, y que a medida que avanzara la mañana el tiempo iba a mejorar. La verdad, clavado.

Salí de Forcarey por la carretera de la Chamosa, con la estupenda vista de la cascada. Avancé hasta el cruce de O Salgueiro, y continué a mano derecha, hacia Las Casetas. Allí seguí por la carretera de La Estrada, para desviarme a mano izquierda, a la altura del observatorio, por la pista que lleva a A Mámoa. La pista se encontraba algo embarrado, previsible tras los pasados días de lluvia, pero se podía rodar bien. El momento más complicado fue junto a la vaquería, donde siempre hay un tramo de grava que te deja clavado. Y con tanta agua, más. Pero una vez pasado, y vadeado el arroyo, el ascenso hasta A Mámoa no tuvo ningún inconveniente adicional. Entré en A Mámoa, para tomar, a unos 300 metros de la aldea, una carretera asfaltada que sube hasta lo alto de Peña Madroira, con una cota máxima de 712 msnm. A partir de aquí la carretera gira a la derecha, mientras que yo continué de frente, siguiendo mi avance, para poco después, en una bifurcación, tomar la pista de la derecha, que va describiendo una bajada por la cresta de la montaña. Al principio es una buena pista forestal, pero poco a poco se va transformando en una senda, hasta que desemboca en lo que es prácticamente un cortafuegos, que en sus tramos más complicados deja a la vista la roca madre, una especie de pizarra que le da al suelo una textura de rallador de queso que hace que de lo último que tengas ganas de es besar el suelo. Pero todo se compensa por las estupendas vistas de Monte Seixo, al fondo, y el valle del Lérez, en primer plano.

IMG_20210411_101858477_HDR
IMG_20210411_101901947_HDR

Tras una última bajada, el cortafuegos muere en una nueva pista forestal -ojo, hay una buena zanja entre el cortafuegos y la pista-, que circula en un tramo estupendo de bosque atlántico. Una delicia para la vista.

IMG_20210411_102245864_HDR

La pista acaba muriendo en la carretera que va desde Forcarey a la N-541. Tras un poco de descenso, giré a mano izquierda, buscando la aldea de Parada y su puente romano. Se pasa primero por Mouteira, donde destacan su iglesia y cementerio anexo, y tras seguir bajando, se llega a Parada. Se tiene que seguir en descenso, para tomar una corredoira -en realidad, un antiguo camino romano- que se encuentra bastante limpio, para lo que son mis experiencias previas, y que en un divertido descenso (mucha piedra suelta y musgo) acaba llegando hasta el sorprendente puente romano de Parada.

IMG_20210411_103438609_HDR
IMG_20210411_103932209_HDR
IMG_20210411_104127450
IMG_20210411_104440089_HDR
IMG_20210411_103604395

Se trata de un puente un solo arco que salva el cauce del río Lérez a una altura considerable, en un estrechamiento del cauce, que hace que el río tenga una fuerza considerable, pese a encontrarse, como era el día de hoy, con el nivel bastante bajo.

IMG_20210411_103708061

Tras visitar el puente, mi idea era volver sobre mis pasos, hasta la carretera y la N-541, pero por un cartel de información junto al puente, tuve conocimiento de que desde el puente se podía alcanzar la aldea de Vilariño (de Cerdedo), lo que me ahorraba unos cuantos kilómetros, ya que tenía previsto pasar por sus cercanías antes de dirigirme hacia Acivedo. De hecho, había hasta postes indicativos de la senda a seguir. El problema: en su comienzo por la margen izquierda del Lérez se veía comido de vegetación. Pero… ¿quién dijo miedo? Los primeros 300 metros de camino eran impracticables en bici. Además de los tojos y espinos (una constante en esta bendita tierra), se sumaban un perfil bastante irregular, con amplias vueltas y revueltas junto al puente. Poco después el camino mejoraba en lo referente a vegetación y perfil, pero el viejo camino romano, y menos vieja corredoira se encontraba con todo su irregular firme cubierto de musgo, tremendamente resbaladizo.

IMG_20210411_105311181

La cosa mejoraba al acercarse a Vilariño. En el último tramo ya era posible rodar y, así, pude entrar sobre la bici en esta población, y no tirando de ella. Desde allí salí a la carretera de Forcarey. No lejos de la salida de Vilariño se encontraba la fábrica de cementos, donde sale la salida de Acibedo. Tomé esta carretera y, en subida, acabé llegando esta población. Allí me encontré con las señalizaciones del Camino de Santiago (Geira Romana y Ruta de los Arrieros), como ya conocía de una etapa anterior. Salí de Acibedo hacia Cachafeiro, en una divertida bajada por una corredoira con abundante piedra suelta, que posteriormente era reemplazada por una inusitada cantidad de agua, que hacía parecer que iba por el cauce de un arroyo, más que por un camino. Esta circunstancia dejaba paso, al poco, a bastante barro, y a una subida pelín intensa, antes de bajar a la zona recreativa de A Freixeira. Atravesada ésta, se llega a Cachafeiro. Pero en vez de volver por carretera, preferí girar a la derecha por la carretera de Espindo, y girar después a mano izquierda, para realizar el tremendamente divertido descenso por campo hasta A Casanova. Y desde allí, subir por carretera hasta Forcarey, dando por finalizada la etapa a las 11:47, tras algo menos de 25 kilómetros. Lo dicho, una etapa tremendamente divertida y con gran cantidad de elementos de diversión.

Datos de la etapa

  • Distancia: 25’005km
  • Distancia (según el GPS): 24’40km
  • Altitud ascendida: 536m
  • Tiempo de etapa: 2:13:27
  • Tiempo desde el inicio de la etapa: 2:22:51
  • Calorías consumidas: 1095kcal

VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 0.0/10 (0 votes cast)

Etiquetas: , , , , , , , ,

10 abr 21 Etapa ciclista: Forcarey – Soutelo – A Graña (04/04/2021)

El día 4 de abril, ya de vuelta en Forcarey, volví a intentar encontrar las cascadas de la zona de la Portela de Lamas. Tras la anterior salida en su búsqueda -infructuosa- había identificado una zona en la que parecía que se pudieran encontrar, junto a la aldea de A Graña, por cuyas cercanías había pasado la vez anterior. Así que decidí volver en su búsqueda, pese a que en otra conversación con Kalis me había dado una pista interesante en la zona de Arnelas. En cualquier caso, se trataba de salir a rodar, y era una excusa tan buena como otra cualquiera.

Salí al filo de las 9:15h desde Forcarey, tras identificar un problema con mi bomba: habían pasado unos cuantos días desde la anterior salida con la Giant, y las ruedas se encontraban algo flojas, pero algo funcionaba mal con la bomba, y apenas metía tanto aire como sacaba. Así que iba bajo de presión, y con un rodar muy pesado. Mal comienzo. Bajé hasta el río Lérez por carretera, para subir desde ahí hasta Cachafeiro. Continué por carretera hasta llegar al área recreativa de A Freixeira, donde continué por camino hasta Acivedo. Este tramo se encontraba en mejor estado que las veces anteriores que había pasado por él, y el tramo de Acivedo se encontraba bastante mejor que el que va más pegado a la carretera. De todas maneras, la entrada a Acivedo se ponía bastante interesante por la cantidad de piedra suelta que una vez había formado parte del empedrado.

IMG_20210404_094326511_HDR

Tras pasar Acivedo volví a rodar por carretera hasta Vilar, primero, y el circuito de A Magdalena, después. Allí me echaron una mano con el problema de las ruedas bajas de presión, dejándome inflarlas con la línea de aire de los boxes. Tras ello, pude continuar hasta Soutelo de Montes sin inconvenientes, y con un ritmo más alegre. Desde Soutelo tomé la N-541 hasta el desvío de Trasdomonte. Seguí el ascenso por carretera, viendo Forcarey al fondo. En un determinado momento, había superado la cota de Forcarey. Tela. Continué con mi camino, y emprendí un rápido descenso hasta As Codesás, primero, y A Graña, después. Era sorprendente, A Graña. Una aldea grande para lo que había visto por estos lugares, cuidada pero sin nadie a la vista, pero con una gran cantidad de coches de todas las épocas. Y cuando digo todas las épocas, me refiero a todas:

IMG_20210404_105027750_BURST000_COVER_TOP
IMG_20210404_113018215_HDR

A partir de ahí, se trataba de explorar. Sabía que tenía que haber algún camino que llevar hasta el río Porto, y desde ahí tendría que haber algunas cascadas cerca de molinos. Encontré el camino, que para variar se encontraba lleno de espinos, tojos y ortigas. Tras pasar andando, llegué a una zona que se abría un poco más. El camino seguía bordeando la montaña, pero ni rastro de bajada alguna hasta el río, que oía a mi derecha. Finalmente encontré un calvero en la montaña que me permitió bajar a un paso de una finca, y desde ahí a un sembrado de espinos, que llevaban hasta el cauce del río. Pero nada de cascadas. Aun así, di con el molino, y la verdad es que no era tan impresionante como pensaba, pero casi compensaba el mal rato.

Tras explorar un rato en torno al molino, volví a recuperar la bici, que había dejado maleza arriba, y me dispuse a salir de la zona. Volví sobre mis pasos, hasta llegar de nuevo al camino principal. Desde allí volví a Graña, pese a que una bifurcación a mano derecha parecía que me podía llevar a la pista que quería tomar hacia Vilariño. Pero ante la duda de si terminaría bien o mal, decidí ir a lo seguro. El día se me estaba echando encima, y no era plan perderse por el bosque.

Llegado a A Graña, salí del pueblo, para dar con la pista -apenas un sendero hormigonado junto a unas casas- y empezar el ascenso. Sin embargo, al llegar junto a un depósito de aguas me equivoqué de camino, y continué por la dereche de éste, en vez de por la izquierda. Al poco, el camino empezó a descender (contra lo que debería hacer) y me di cuenta de mi error… y de que este camino enlazaba con la bifurcación que comentaba en el párrafo anterior. Corregí mi error cruzando campo a través hasta dar con el camino bueno, y continué el ascenso, esta vez sí, por una pista pedregosa. Al poco, con esfuerzo, llegué a una incorporación que ya me era conocida, por venir de Ameixeiras, y coroné al poco el paso de la montaña, junto a un poste de la luz y una cancela con un paso de palos. Desde allí mi idea era girar hacia la pista del parque eólico, llegar a las neveras de Fixó, y bajar por Fixó, pero se me había hecho definitivamente tarde, así que seguí recto para bajar por Vilariño.

Desde Vilariño, tras esquivar a un perrazo cruce de lobo y oso, salí a la carretera, y volví por ella hasta las cercanías de Cachafeiro. Desde ahí decidí volver tomando la pista que la vez anterior no había podido tomar, y que lleva directamente a A Casanova. Esta vez sí la pude tomar, y es un descenso estupendo. Lástima que un rato antes mi sensor de velocidad y cadencia se soltara de las bridas: durante la bajada se enredó en los radios, siendo arrancado el cable del sensor de cadencia. Por suerte pude recuperar todas las piezas, y más tarde, en casa, arreglarlo. Retomé el descenso, que me llevó de nuevo al cauce del Lérez, y desde allí ascendí por carretera hasta Forcarey, finalizando la etapa a las 12:31h, tras 32’2 km de recorrido.

Datos de la etapa

  • Distancia: 32’210km
  • Distancia (según el GPS): 32’21km
  • Altitud ascendida: 710m
  • Tiempo de etapa: 2:47:17
  • Tiempo desde el inicio de la etapa: 3:18:38
  • Calorías consumidas: 1317kcal

VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 10.0/10 (1 vote cast)

Etiquetas: , , , , ,

07 mar 21 Etapa ciclista: Monasterio de Acibeiro – Alto de Candán – Grobas (06/03/2021)

El sábado 6 de marzo realicé una etapa en Forcarey cuyo objetivo principal era visitar la aldea abandonada de Grobas, que se encuentra en uno de los cañones más recónditos de la Sierra de Candán. Una visita que vale muy mucho la pena realizar, pero que exige armarse de valor para realizarla. Cargué la bici en el coche a las 9 de la mañana, y me dirigí al Monasterio de Acibeiro, que sería mi punto de partida. Empecé a rodar un poco antes de las 9:30h, en dirección al parque eólico de Masgalán. Y es que parte de la gracia de ir a Grobas, encajonada en el fondo de un valle a unos 600 metros de altitud, es que tienes que hacer primero la subida al Alto de Candán, a 1014 metros. Y en mi caso, saliendo desde los 720 metros del Monasterio. Una etapa que iba a tener su miga.

IMG_20210306_122948697

Como decía, dejé atrás el Monasterio, siguiendo en un primer momento las marcas del PR-G100 (circular de la Sierra de Candán) hasta llegar a la cercana O Forno. Desde allí se abandona el asfanto un poco antes de llegar a la carretera de Lalín, por un camino que, a mano derecha, baja hasta el Puente Viejo do Forno. Tras esta bajada se emprende un ascenso por buena pista, casi constante, que no se detiene hasta llegar hasta A Rochela, a 2’5km de distancia. En todo momento se tienen unas estupendas vistas del valle donde se alza el monasterio, que no dejará de ser nuestra referencia visual durante casi toda la etapa.

IMG_20210306_093305940_HDR

Tras llegar a la aldea de A Rochela (atención, perros cruzados con oso sueltos) se gira a mano derecha por carretera para encaminarse hasta A Noveliza. Un poco antes de llegar a las casas, una amplia pista que sale a mano izquierda nos permitirá empezar la verdadera subida al parque eólico. Es posible hacerlo también desde la propia A Noveliza, pero en mi caso, ese sería el camino de vuelta. La subida por la pista es larga, sostenida y dura (con rampas del 11%), pero no es complicada. Toca armarse de paciencia, echar la vista abajo y pensar en cualquier cosa que no sea terminar cuanto antes. Casi al final de la subida volvemos a recuperar el recorrido del PR-G100, que en mi caso había abandonado casi desde la salida, pero es por poco tiempo, ya que éste se desvía a mano izquierda poco antes de llegar a la subestación eléctrica del parque eólico.

IMG_20210306_101105760

Una vez llegado a la subestación, se ha de tomar la pista de mantenimiento del parque eólico, con un buen firme de grava asfaltada, y que sigue el ascenso hasta llegar al Alto de Candán, subiendo por la cresta de la Sierra homónima. La vista es espectacular, y permite ver tanto los valles del Lérez como del Deza. La pena es que el día, pese a estar despejado, mostraba algo de brumas hacia el Deza, y la vista por esta parte no era clara.

IMG_20210306_101640963
IMG_20210306_101819120_HDR

Seguí con el ascenso, para llegar a las cercanas ruinas de la Ermita de San Benito, que formaba parte de los terrenos del monasterio de Acibeiro, y que a día de hoy se encuentra prácticamente desaparecida, pero en cuyas cercanías hay, de nuevo, unas imponentes vistas del valle del Lérez, con el monasterio en lontananza.

IMG_20210306_102149388_HDR
IMG_20210306_102602910

Poco después de dejar atrás los restos de la ermita se llega a la cota máxima de la etapa, el alto de Candán (1014 msnm), inconfundible con su vértice geodésico, junto al que se encuentran una antena de comunicaciones, una estación meteorológica… ¡y un geocaché a los pies del vértice!

IMG_20210306_103229625
IMG_20210306_103350860_HDR
IMG_20210306_103336908

De vuelta en el camino, dejé atrás el alto, y empecé la verdadera diversión de la etapa. El descenso a Grobas. Un descenso que tiene su miga: en menos de 3 kilómetros se bajan más de 400 metros de desnivel, hasta llegar a la aldea minera abandonada de Grobas. Un descenso que en el que se llegan a bajar por rampas de más del 30%. Primero por la pista del parque, hasta llegar al último aerogenerador -alternando la grava y el cemento en las partes donde la pendiente es más acusada-, y desde allí, por el viejo camino minero, que no es sino una sucesión de grava y piedras sueltas, pendientes criminales y curvas y contracurvas, hasta que bajas al fondo del cañón. Una bajada con bastante mala idea, en la que se me aflojó el cierre de la rueda delantera, y tuve que parar un par de veces ante el riesgo de salir por encima del manillar, y por no sentirme los dedos con los que frenaba. Una bajada bastante fastidiosa, pero que valía la pena cada instante de la misma. Tanto por la bajada en sí, con unas vistas espléndidas, como por la maravilla que esperaba en el fondo.

La aldea se encuentra junto al cauce de un regato que corre por el fondo del cañón, y que forma un verdadero vergel, que más parece un trozo del paraíso caído en lo más profundo de una sima como pocas.

IMG_20210306_105109155_HDR
IMG_20210306_105127933

La primera visión del cauce es espléndida, pero al poco cede a una nueva maravilla, que es la Poza Verde, que se encuentra apenas a una decena de metros de donde termina el camino. Y es algo que a nadie puede dejar indiferente.

IMG_20210306_105713600
IMG_20210306_105610086

Como en días anteriores, no pude menos que lamentar mi suerte por llegar a este lugar en pleno invierno, y no en verano. Lástima de que no hiciera tiempo de pegarse un chapuzón.

IMG_20210306_110157335_HDR

Aguas abajo el aspecto sigue siendo genial, pero poco a poco el día se iba alargando, y aún me quedaba mucho por explorar. Recorrí los restos de la aldea, de la que apenas queda un grupo de casas con los techos hundidos, diseminadas a lo largo del río. La aldea fue abandonada a finales de los años 60, y el tiempo ha hecho estragos en ella…

IMG_20210306_110903658
IMG_20210306_111138298_HDR
IMG_20210306_111155798_HDR
IMG_20210306_111202472_HDR
IMG_20210306_111413134_HDR

…si bien hay una construcción que resiste el paso del tiempo. Es una casa, más bien un galpón, que se alza justo encima de la Poza, y que ha sido reconvertida en un refugio de montaña. Una estupenda idea, ya que se encuentra habilitada para poder refugiarse en ella, con mesas, bancos, utensilios de cocina y hasta un colchón y una radio. Pero por desgracia, los últimos visitantes de la misma no respetaron la petición de los que habilitaron el refugio: por favor, no deje basura. En fin, una lástima.

IMG_20210306_110848018

Tocaba volver, y volver deshaciendo mis pasos. Lo que había sido duro para bajar, para subir iba a ser una verdadera tortura.

IMG_20210306_110833556

Al poco de empezar la subida estaba claro que me iba a tocar echar el pie a tierra, y tirar de la bici durante un buen rato. Al final fue casi más tiempo andando que montado en la bici, pero es que la salida de la garganta se las traía. Iba a ser, en total, 1100 metros de distancia, con una pendiente media del 18%.

IMG_20210306_112340004_HDR
IMG_20210306_113018376_HDR

Al llegar al aerogenerador pude dejar de arrastrar la bici, pero aunque la tortura ya no era tan intensa, la subida se las seguía trayendo. Quedaban 900 metros de subida con rampas del 19% hasta llegar a un sendero que se abría a la izquierda, y que permitía volver a A Noveliza esquivando el Alto de Candán. Un sendero que, pese a que empezaba con una pendiente del 15%, constituía un alivio con respecto a la barbaridad por la que estaba subiendo por carretera. Y fue ahí donde pasó la cosa más extraña de la etapa: a medida que subía dos moteros en sendas motos de trail, con sus alforjas y todo, bajaron hacia Grobas. Se me quedaron mirando con cara extraña, la misma que se me debió de quedar a mí al verlos de esa guisa camino de la aldea. Si hubieran sido motos de campo no habría tenido nada de extraño, pero con esa clase de motocicletas lo iban a pasar mal bajando… y peor aún subiendo. Algunos minutos después tuve la confirmación de que algo no parecía ir del todo bien. Por toda la garganta resonaban acelerones de moto que, teniendo en cuenta el tipo de firme, no presagiaban nada bueno. Espero, en fin, que no tuvieran problemas graves.

Seguí mi camino, aún en ascenso, pero cada vez más relajado que con respecto a lo que venía realizando antes, y tras recorrer 1 kilómetro de sendero, salí a una nueva pista de mantenimiento del parque. Desde ahí empecé un descenso hasta A Noveliza (dejando la pista principal por una salida a mano derecha) que me hizo volver a pisar el asfalto, y que ya no abandonaría en el resto de la jornada. Tras dejar atras A Noveliza, seguí en descenso hasta A Rochela, para girar en ella a mano derecha, y por carretera seguir hasta enlazar con la carretera de Lalín, justo tras pasar una granja de cerdos. Es posible evitar este ascenso tomando el PR-G100, que nos volvemos a encontrar, al poco de salir de A Rochela, pero a esas altura estaba tan reventado de la tortura de Grobas que no quise ir por la senda, pese a que tenía una pinta estupenda.

Una vez en la carretera de Lalín se emprende un descenso que no tarda en llevar de nuevo a O Forno. En esa bajada se tienen, otra vez, unas vistas estupendas del Monasterio.

IMG_20210306_122431153_HDR

Tras dejar la carretera principal, se entra en O Forno, para volver al monasterio, que no deja de estar siempre a nuestra vista, y que no permite equivocarnos. Finalicé la etapa al filo de las 12:30h, tras 20 kilómetros tremendamente duros, pero que valieron la pena en cada una de las pedaladas que di a lo largo del día.

IMG_20210306_123001987_BURST000_COVER_TOP

Datos de la etapa

  • Distancia: 20’75km
  • Distancia (según el GPS): 20’75km
  • Altitud ascendida: 804m
  • Tiempo de etapa: 2:39:33
  • Tiempo desde el inicio de la etapa: 3:07:04
  • Calorías consumidas: 1270kcal

VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 10.0/10 (1 vote cast)

Etiquetas: , , , , ,

07 mar 21 Etapa ciclista: Forcarey – A Mámoa – Barciela – Puente Gomail (28/02/2021)

El domingo 28 de febrero realicé una nueva etapa ciclista por el entorno de Forcarey, con dos objetivos principales: el primero era probar la nueva suspensión trasera de la Giant, recién colocada tras mi vuelta de Pamplona. Y el segundo visitar la torre de alerta de Barciela, algo que ya había planificado desde semanas antes, pero que entre unas cosas y otras no había podido realizar. Así pues, con un día excelente, salí a las 9:15h. Subí hasta el cementerio, y allí tomé una pista que surge a mano derecha, y que en teoría lleva hasta las cercanías de Las Casetas. Lamentablemente a mí no me llevó muy lejos, ya que -pese a que la pista está ahí- se encuentra devorada por la vegetación, por lo que tuve que abandonarla al poco y tomar la otra pista existente, y que sale del cementerio por la izquierda de éste. Tampoco me llevó muy lejos, ya que como pude constatar la vez anterior, la vegetación también la ha tomado, y tuve que desviarme a la carretera de La Estrada. Desde allí llegué hasta el observatorio astronómico, y me desvié a la izquierda para tomar la pista que lleva hasta A Mámoa. Empezaba la diversión.

La nueva suspensión trasera, en combinación con la nueva horquilla, se comportaron estupendamente. Mucho aplomo y reducción de oscilaciones durante el descenso, y firmeza durante la subida. Una estupenda elección, tanto la Rock Shox Recon como la Fox Float CTD. Realicé esta vez todo el recorrido hasta A Mámoa sin detenerme. Sólo al llegar al comienzo de la bajada de Los Arrieros. Allí no me pude resistir a colocar la cámara. Y a probar la posición de descenso de la Float CTD.

Estupendo resultado y divertida bajada. Al llegar a la carretera me desvié a la derecha, para encaminarme a la aldea de Barciela, y visitar su torre de alarma. El trayecto es corto por carretera, y con algo de sube y baja, pero tranquilo. Abundan las salidas, tanto por asfalto como por tierra, desde la carretera, lo que apunta a abundantes fuentes de diversión para el futuro. :mrgreen:

IMG_20210228_103226937

La entrada a Barciela destaca por la existencia de una explanada frente a la iglesia y su cementerio adjunto, además de una casa arruinada, y un llamativo cruceiro con una Dolorosa en la que la espada es metálica.

IMG_20210228_103142170_HDR

La torre se alza apenas a unos pasos de alli, y su aspecto no deja indiferente.

IMG_20210228_102112293

Fue construida en el siglo XV con el objetivo de alertar a los lugareños mediante toque de campana o fuego de almenara de posibles amenazas, y estuvo en uso hasta las guerras carlistas del siglo XIX. Es posible subir a la parte alta de la torre, pero es algo que exige buen cuidado, ya que la escalera es estrecha, irregular, y se abre directamente al vacío.

IMG_20210228_102328739

De vuelta a la carretera, desandé mis pasos para volver hasta la ruta de los Arrieros, ya que quería bajar hasta Puente Gomail. Allí me encontré con el primer ciclista de montaña que he visto desde que empecé a dar pedales por la zona. Empezaba a pensar que era el único. :D

No pude menos que grabar el segundo tramo de la estupenda bajada hasta Gomail. Estoy deseando que llegue el verano para poder culminar el descenso con un buen chapuzón. Y como siempre, Gomail no decepciona por su belleza.

2021_0228_105246_001

Tenía previsto hacer la vuelta por Cachafeiro, pero el día empezaba a alargarse, y opté por volver por una corredoira que comunica directamente desde Gomail con la entrada de Forcarey, y que descubrió Ana algunas semanas. No es enteramente ciclable, pero vale la pena.

Y así, di el día por finalizado recién pasadas las 11 de la mañana. Una etapa relativamente corta, pero estupendamente aprovechada.

Datos de la etapa

  • Distancia: 17’66km
  • Distancia (según el GPS): 17’66km
  • Altitud ascendida: 364m
  • Tiempo de etapa: 1:38:04
  • Tiempo desde el inicio de la etapa: 1:52:00
  • Calorías consumidas: 864kcal

VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 10.0/10 (1 vote cast)

Etiquetas: , , , ,