msgbartop
Sé lo que estás pensando, si disparé las seis balas o sólo cinco.
msgbarbottom

18 ene 16 Camino Mozárabe: Etapa 4: Castuera – Mérida (26/III/2013)

Esta entrada es la parte 5 de 5 de la serie Camino de Santiago 2013

La que a la postre acabaría siendo la última etapa de nuestro viaje empezó temprano, muy temprano. Apenas eran las 7:15h de la mañana y ya nos encontrábamos rodando camino de la estación de tren de Castuera. Se trataba de una mañana fría y nubosa, que no presagiaba nada bueno en lo meteorológico. Apenas llegamos a la estación, en donde no había nadie a tan menguada hora, pegamos la hebra con el jefe de estación, con la idea de intentar averiguar dónde podríamos encontrar una tienda de bicicletas en Don Benito.

IMAG0622.jpg

Éste, muy amablemente, nos buscó la información por Internet, dando con la tienda de bicis más afamada de la comarca, Ciclos Cuadrado, e incluso nos hizo un croquis de cómo llegar allí desde la estación. E incluso, ya que teníamos previsto rodar desde Don Benito a Mérida, nos sacó unas capturas de Google Maps, a fin de que tuviéramos algún tipo de mapa de carretera. A eso de las 8 tomamos el tren dirección Mérida, y nuestro caso con parada en Don Benito. Con apenas dos paradas (Campanario y Villanueva de la Serena), llegamos a Don Benito a las 8:35h.

IMAG0626.jpg

Aún no llovía, pero pintaban bastos. Así que corrimos a buscar -dado que a esa hora la tienda de bicicletas no iba a estar abierta- un sitio donde tomar un desayuno. Acabamos parando en un bar cercano a la plaza de toros, y que no distaba demasiado de la tienda de bicis. Allí nos tomamos nuestro tiempo, pues prisa no había, y sí malas perspectivas meteorológicas.

En efecto, cuando tocó abandonar el bar e ir a la tienda de bicis, la lluvia hizo por fin acto de presencia. Y qué presencia. Empezó a descargar con saña, haciendo que en un trayecto de unos pocos centenares de metros acabáramos como sopas. Eso acabó por desmoralizarnos. Eso y que la predicción para el resto del día era igual o peor. Pero ya que estábamos, arreglaríamos la bici. En efecto, tocó cambio de cadena y, ya de paso, de cable del cambio, amén de un ajuste del desviador que el dueño de la tienda no quiso cobrarme. Un trato excelente.

Así pues, visto lo que teníamos por delante, descartamos seguir camino de Medellín y de Mérida. Ya habíamos tenido suficiente agua, averías e infortunios en lo que llevábamos de viaje. Y dado que teníamos una estación de tren a tiro de piedra, decidimos tirar la toalla. Por ese año ya estaba bien. No en balde, habíamos hecho ya 150 km. plagados de todo tipo de problemas, de los casi 250 que teníamos previsto hacer.

IMG_20130326_123349.jpg

El camino de la tienda de bicis a la estación fue otro aguacero. Que irónicamente terminó al poco de llegar a la estación. Si bien es verdad que no por mucho tiempo, ya que los aguaceros iban y venían. Teníamos una larga espera -hasta las 14:25h- por delante, ya que apenas eran las 11 de la mañana. Matamos el tiempo como bien pudimos, y aprovechamos para poner la ropa a secar.

IMAG0628.jpg

Como no podía ser menos, el tren acabó llegando, y en apenas 40 minutos de viaje estábamos en Mérida. Habíamos llegado, sí, aunque no de la manera esperada. Y encima, el día volvía a amenazar con descargar agua. El viento, como a primeras horas de la mañana, no prometía nada bueno. Así que nos apresuramos. Había que cruzar la ciudad de Mérida para ir de la estación de tren a la de autobuses. No tardamos en llegar a las cercanías del Puente Romano, donde encontramos, junto a la estatua de la Loba Capitolina, un monolito del Camino Mozárabe:

IMAG0635.jpg

Echamos algunas fotos más junto al Puente…

IMAG0636.jpg

…que no dudamos en atravesar…

IMAG0640.jpg

…a todo correr, porque aún no habíamos cruzado el Guadiana cuando empezaron a caer gotas gordas como cocos de La Habana. Y de esta manera, dimos por finalizado nuestro recorrido por el Camino Mozárabe. Almorzamos en la estación de autobuses, y esperamos con calma nuestros autobuses. Mi padre tomó el suyo a Córdoba a media tarde, y yo el mío a Sevilla algo más entrada la noche.

Pero como toda buenas historia, el final de ésta fue el germen de la siguiente. Habíamos recorrido la Vía de la Plata entre Zamora y Santiago, y el Camino Mozárabe entre Córdoba y (ejem) Mérida. ¿Por qué no realizar el trozo que faltaba entre Mérida y Zamora? Y así, con este germen de idea, empezamos a pensar en nuestro nuevo reto.

VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 0.0/10 (0 votes cast)

Etiquetas: , , , ,