msgbartop
El Día del Tentáculo ha llegado
msgbarbottom

13 mar 21 Despliegue de un servidor LoRaWAN libre con Chirpstack basado en contenedores

Estas semanas (en parte por afición y en parte por trabajo) he seguido avanzando con mis investigaciones con tecnología IoT basada en LoRaWAN. Ya había hablado anteriormente de comunicaciones básicas LoRa, uso de una red abierta LoRaWAN como es la red TTN, pero no había tocado el tema de disponer de un servidor LoRaWAN privado. Y es aquí donde entra en acción Chirpstack. Éste es un diseño basado en software libre que proporciona la capacidad de conectar dispositivos de campo LoRa y junto con los Gateway LoRaWAN permite constituir una red privada LoRaWAN. En este contexto, ChirpStack una solución que mediante una interfaz de usuario amigable permite gestionar dispositivos, usuarios, gateways, y que proporciona una interfaz de integración que permite interactuar con terceros sistemas.

Interfaz web de administración de Chirpstack

Interfaz web de administración de Chirpstack

ChirpStack proporciona una serie de componentes que interactúan entre sí para proporcionar la infraestructura necesaria para recibir información de dispositivos y gateways LoRa, con el objeto de proporcionar capacidades de gestión de dichos dispositivos (por un lado) y de poner la información que envían los dispositivos a disposición de terceros sistemas para que la consuman. Esto se articula en base a los siguientes componentes:

  • Dispositivos LoRa: Dispositivos de campo que envían por LoRa información de los sistemas que controlan (final de carrera, sensor de temperatura, el propio estado del dispositivo, etc…) a un Gateway, o bien que reciben información de este Gateway para realizar una acción (activar un relé, encender un led…).
  • Gateway LoRaWAN: Elemento que recibe información de los dispositivos, y transforma un paquete LoRa en un paquete IP (bien TCP o UDP, aunque lo más común es lo primero), transfiriendo la información que proporciona el dispositivo hacia un servidor donde esta información es procesada. También tiene capacidad de enviar información o solicitud de acciones a los dispositivos por parte de este servidor. Junto con los dispositivos LoRa, constituyen los elementos de campo, y aunque no forman parte estrictamente hablando de ChirpStack, sí tienen una interacción muy cercana con él.
  • Gateway Bridge: Es el primero de los componentes de ChirpStack, si seguimos el flujo de datos desde los dispositivos de campo hasta los servidores de computación. Su función es recibir la información de los gateways y procesarla, volcándola en un servidor MQTT de mensajería. Este bridge puede residir en el servidor donde se despliegue ChirpStack, en los propios gateways LoRa o estar instalado en un tercer componente aparte. Su función primordial, en pocas palabras, es volcar la información proveniente de la red LoRaWAN en el sistema de mensajería MQTT, donde será consumida por el resto de servicios de ChirpStack.
  • Network Server: Segundo de los componentes de ChirpStack. Es el servidor de red LoRaWAN propiamente dicho. Se encarga de monitorizar el estado de la red, los dispositivos conectados a la misma, y administrar el acceso de nuevos dispositivos a la red. También se encarga, en el caso de redes con múltiples gateways, de resolver duplicidades de dispositivos (dado que un paquete enviado por un dispositivo puede ser recibido y procesado por más de un Gateway), consolidar la información, y ponerla a disposición del servidor de aplicaciones de ChirpStack. También se encarga de las siguientes funcionalidades: Autenticación de dispositivos; gestión de la capa mac LoRaWAN; gestionar el envío de mensajes desde ChirpStack a los dispositivos, haciendo uso del canal descendiente de comunicaciones.
  • Application Server: Tercer componente de ChirpStack. Es corazón de la arquitectura. Permite crear “aplicaciones”, que en este contexto son grupos de dispositivos que envían una información del mismo tipo. Relaciona la información enviada por uno o varios dispositivos, almacenando un histórico, y la pone a disposición de terceros sistemas mediante diversos métodos de integración.
  • Geolocation server: Componente opcional que permite dotar de mayores capacidades de geolocalización de los dispositivos, en caso de que el Gateway no proporcione esta información, o en el que queramos hacer un tratamiento personalizado de la misma.
  • Broker MQTT: Utilizado como sistema de mensajería interna para el resto de componentes de ChirpStack y la comunicación con los gateways.
  • Redis: Motor de base de datos en memoria, que gestiona la información que se intercambia entre los dispositivos y aplicaciones creadas en ChirpStack.
  • Base de datos PostgreSQL: Almacena información de configuración de ChirpStack, organizaciones, aplicaciones, usuarios, etc… además de información histórica enviada por los dispositivos. Existen diversos mecanismos (HTTP, MQTT, InfluxDB, RabbitMQ, PostgreSQL, Azure Service Bus, AWS SNS, API REST).
Arquitectura de alto nivel de Chirpstack

Arquitectura de alto nivel de Chirpstack

El aspecto clave de ChirpStack hace referencia al modo en el que se procesa la información. ChirpStack hace uso de los componentes anteriores para componer y almacenar información estructurada proveniente de los dispositivos de campo, en un formato similar al siguiente:

{
“applicationID”: “123″,
“applicationName”: “temperature-sensor”,
“deviceName”: “garden-sensor”,
“devEUI”: “0202020202020202″,
“rxInfo”: [
{
"gatewayID": "0303030303030303",
"name": "rooftop-gateway",
"time": "2016-11-25T16:24:37.295915988Z",
"rssi": -57,
"loRaSNR": 10,
"location": {
"latitude": 52.3740364,
"longitude": 4.9144401,
"altitude": 10.5
}
}
],
“txInfo”: {
“frequency”: 868100000,
“dr”: 5
},
“adr”: false,
“fCnt”: 10,
“fPort”: 5,
“data”: “…”,
“object”: {
“temperatureSensor”: {“1″: 25},
“humiditySensor”: {“1″: 32}
},
“tags”: {
“key”: “value”
}
}

Otro aspecto interesante es que Chirpstack se puede desplegar de muy diversas maneras, al estar estructurado en una serie de componentes bien definidos que se comunican entre ellos mediante puertos e interfaces estandarizados. Permite tanto realizar un despliegue convencional en un único servidor, a desplegarse en un modelo de microservicios en un entorno Docker o Kubernetes. Para el caso en el que estoy trabajando, he optado por hacer un despliegue basado en contenedores Docker en una máquina virtual, aunque he realizado algunas pruebas con un despliegue más monolítico, y en el ámbito laboral estoy haciendo uso de un entorno Kubernetes.

El despliegue mediante Docker es tremendamente sencillo, ya que los propios desarrolladores de Chirpstack proporcionan una configuración de ejemplo con todos los elementos necesarios. Y una vez desplegado, es bastante sencillo añadir los componentes necesarios. En mi caso, he integrado un gateway Dragino LG308. La integración es tan sencilla como apuntar el servicio LoRaWAN del gateway al puerto 1700/UDP del servidor donde se encuentre levantado el componente Network de Chirpstack. Es posible desplegar un paquete software en el gateway Dragino para convertirlo en un Gateway Bridge de Chirpstack, pero si tenemos éste desplegado en otro sitio, no es necesario realizarlo.

Registro de un gateway en Chirpstack

Registro de un gateway en Chirpstack

Y en cuanto al registro de los dispositivos, tampoco supone mayor inconveniente. Es necesario definir de manera previa unos perfiles de configuración de dispositivos y la aplicación donde registramos estos últimos, y a partir de ahí, se puede crear la propia aplicación, y registrar los dispositivos, bien por OTAA o ABP, en función de nuestras preferencias. Con todo ello, se tiene una red privada LoRaWAN perfectamente funcional.

Ejemplo de recepción de datos de un dispositivo de campo (1)

Ejemplo de recepción de datos de un dispositivo de campo (1)

Ejemplo de recepción de datos de un dispositivo de campo (2)

Ejemplo de recepción de datos de un dispositivo de campo (2)

VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 0.0/10 (0 votes cast)

Etiquetas: , , , , , , ,

07 mar 21 Etapa ciclista: Monasterio de Acibeiro – Alto de Candán – Grobas (06/03/2021)

El sábado 6 de marzo realicé una etapa en Forcarey cuyo objetivo principal era visitar la aldea abandonada de Grobas, que se encuentra en uno de los cañones más recónditos de la Sierra de Candán. Una visita que vale muy mucho la pena realizar, pero que exige armarse de valor para realizarla. Cargué la bici en el coche a las 9 de la mañana, y me dirigí al Monasterio de Acibeiro, que sería mi punto de partida. Empecé a rodar un poco antes de las 9:30h, en dirección al parque eólico de Masgalán. Y es que parte de la gracia de ir a Grobas, encajonada en el fondo de un valle a unos 600 metros de altitud, es que tienes que hacer primero la subida al Alto de Candán, a 1014 metros. Y en mi caso, saliendo desde los 720 metros del Monasterio. Una etapa que iba a tener su miga.

IMG_20210306_122948697

Como decía, dejé atrás el Monasterio, siguiendo en un primer momento las marcas del PR-G100 (circular de la Sierra de Candán) hasta llegar a la cercana O Forno. Desde allí se abandona el asfanto un poco antes de llegar a la carretera de Lalín, por un camino que, a mano derecha, baja hasta el Puente Viejo do Forno. Tras esta bajada se emprende un ascenso por buena pista, casi constante, que no se detiene hasta llegar hasta A Rochela, a 2’5km de distancia. En todo momento se tienen unas estupendas vistas del valle donde se alza el monasterio, que no dejará de ser nuestra referencia visual durante casi toda la etapa.

IMG_20210306_093305940_HDR

Tras llegar a la aldea de A Rochela (atención, perros cruzados con oso sueltos) se gira a mano derecha por carretera para encaminarse hasta A Noveliza. Un poco antes de llegar a las casas, una amplia pista que sale a mano izquierda nos permitirá empezar la verdadera subida al parque eólico. Es posible hacerlo también desde la propia A Noveliza, pero en mi caso, ese sería el camino de vuelta. La subida por la pista es larga, sostenida y dura (con rampas del 11%), pero no es complicada. Toca armarse de paciencia, echar la vista abajo y pensar en cualquier cosa que no sea terminar cuanto antes. Casi al final de la subida volvemos a recuperar el recorrido del PR-G100, que en mi caso había abandonado casi desde la salida, pero es por poco tiempo, ya que éste se desvía a mano izquierda poco antes de llegar a la subestación eléctrica del parque eólico.

IMG_20210306_101105760

Una vez llegado a la subestación, se ha de tomar la pista de mantenimiento del parque eólico, con un buen firme de grava asfaltada, y que sigue el ascenso hasta llegar al Alto de Candán, subiendo por la cresta de la Sierra homónima. La vista es espectacular, y permite ver tanto los valles del Lérez como del Deza. La pena es que el día, pese a estar despejado, mostraba algo de brumas hacia el Deza, y la vista por esta parte no era clara.

IMG_20210306_101640963
IMG_20210306_101819120_HDR

Seguí con el ascenso, para llegar a las cercanas ruinas de la Ermita de San Benito, que formaba parte de los terrenos del monasterio de Acibeiro, y que a día de hoy se encuentra prácticamente desaparecida, pero en cuyas cercanías hay, de nuevo, unas imponentes vistas del valle del Lérez, con el monasterio en lontananza.

IMG_20210306_102149388_HDR
IMG_20210306_102602910

Poco después de dejar atrás los restos de la ermita se llega a la cota máxima de la etapa, el alto de Candán (1014 msnm), inconfundible con su vértice geodésico, junto al que se encuentran una antena de comunicaciones, una estación meteorológica… ¡y un geocaché a los pies del vértice!

IMG_20210306_103229625
IMG_20210306_103350860_HDR
IMG_20210306_103336908

De vuelta en el camino, dejé atrás el alto, y empecé la verdadera diversión de la etapa. El descenso a Grobas. Un descenso que tiene su miga: en menos de 3 kilómetros se bajan más de 400 metros de desnivel, hasta llegar a la aldea minera abandonada de Grobas. Un descenso que en el que se llegan a bajar por rampas de más del 30%. Primero por la pista del parque, hasta llegar al último aerogenerador -alternando la grava y el cemento en las partes donde la pendiente es más acusada-, y desde allí, por el viejo camino minero, que no es sino una sucesión de grava y piedras sueltas, pendientes criminales y curvas y contracurvas, hasta que bajas al fondo del cañón. Una bajada con bastante mala idea, en la que se me aflojó el cierre de la rueda delantera, y tuve que parar un par de veces ante el riesgo de salir por encima del manillar, y por no sentirme los dedos con los que frenaba. Una bajada bastante fastidiosa, pero que valía la pena cada instante de la misma. Tanto por la bajada en sí, con unas vistas espléndidas, como por la maravilla que esperaba en el fondo.

La aldea se encuentra junto al cauce de un regato que corre por el fondo del cañón, y que forma un verdadero vergel, que más parece un trozo del paraíso caído en lo más profundo de una sima como pocas.

IMG_20210306_105109155_HDR
IMG_20210306_105127933

La primera visión del cauce es espléndida, pero al poco cede a una nueva maravilla, que es la Poza Verde, que se encuentra apenas a una decena de metros de donde termina el camino. Y es algo que a nadie puede dejar indiferente.

IMG_20210306_105713600
IMG_20210306_105610086

Como en días anteriores, no pude menos que lamentar mi suerte por llegar a este lugar en pleno invierno, y no en verano. Lástima de que no hiciera tiempo de pegarse un chapuzón.

IMG_20210306_110157335_HDR

Aguas abajo el aspecto sigue siendo genial, pero poco a poco el día se iba alargando, y aún me quedaba mucho por explorar. Recorrí los restos de la aldea, de la que apenas queda un grupo de casas con los techos hundidos, diseminadas a lo largo del río. La aldea fue abandonada a finales de los años 60, y el tiempo ha hecho estragos en ella…

IMG_20210306_110903658
IMG_20210306_111138298_HDR
IMG_20210306_111155798_HDR
IMG_20210306_111202472_HDR
IMG_20210306_111413134_HDR

…si bien hay una construcción que resiste el paso del tiempo. Es una casa, más bien un galpón, que se alza justo encima de la Poza, y que ha sido reconvertida en un refugio de montaña. Una estupenda idea, ya que se encuentra habilitada para poder refugiarse en ella, con mesas, bancos, utensilios de cocina y hasta un colchón y una radio. Pero por desgracia, los últimos visitantes de la misma no respetaron la petición de los que habilitaron el refugio: por favor, no deje basura. En fin, una lástima.

IMG_20210306_110848018

Tocaba volver, y volver deshaciendo mis pasos. Lo que había sido duro para bajar, para subir iba a ser una verdadera tortura.

IMG_20210306_110833556

Al poco de empezar la subida estaba claro que me iba a tocar echar el pie a tierra, y tirar de la bici durante un buen rato. Al final fue casi más tiempo andando que montado en la bici, pero es que la salida de la garganta se las traía. Iba a ser, en total, 1100 metros de distancia, con una pendiente media del 18%.

IMG_20210306_112340004_HDR
IMG_20210306_113018376_HDR

Al llegar al aerogenerador pude dejar de arrastrar la bici, pero aunque la tortura ya no era tan intensa, la subida se las seguía trayendo. Quedaban 900 metros de subida con rampas del 19% hasta llegar a un sendero que se abría a la izquierda, y que permitía volver a A Noveliza esquivando el Alto de Candán. Un sendero que, pese a que empezaba con una pendiente del 15%, constituía un alivio con respecto a la barbaridad por la que estaba subiendo por carretera. Y fue ahí donde pasó la cosa más extraña de la etapa: a medida que subía dos moteros en sendas motos de trail, con sus alforjas y todo, bajaron hacia Grobas. Se me quedaron mirando con cara extraña, la misma que se me debió de quedar a mí al verlos de esa guisa camino de la aldea. Si hubieran sido motos de campo no habría tenido nada de extraño, pero con esa clase de motocicletas lo iban a pasar mal bajando… y peor aún subiendo. Algunos minutos después tuve la confirmación de que algo no parecía ir del todo bien. Por toda la garganta resonaban acelerones de moto que, teniendo en cuenta el tipo de firme, no presagiaban nada bueno. Espero, en fin, que no tuvieran problemas graves.

Seguí mi camino, aún en ascenso, pero cada vez más relajado que con respecto a lo que venía realizando antes, y tras recorrer 1 kilómetro de sendero, salí a una nueva pista de mantenimiento del parque. Desde ahí empecé un descenso hasta A Noveliza (dejando la pista principal por una salida a mano derecha) que me hizo volver a pisar el asfalto, y que ya no abandonaría en el resto de la jornada. Tras dejar atras A Noveliza, seguí en descenso hasta A Rochela, para girar en ella a mano derecha, y por carretera seguir hasta enlazar con la carretera de Lalín, justo tras pasar una granja de cerdos. Es posible evitar este ascenso tomando el PR-G100, que nos volvemos a encontrar, al poco de salir de A Rochela, pero a esas altura estaba tan reventado de la tortura de Grobas que no quise ir por la senda, pese a que tenía una pinta estupenda.

Una vez en la carretera de Lalín se emprende un descenso que no tarda en llevar de nuevo a O Forno. En esa bajada se tienen, otra vez, unas vistas estupendas del Monasterio.

IMG_20210306_122431153_HDR

Tras dejar la carretera principal, se entra en O Forno, para volver al monasterio, que no deja de estar siempre a nuestra vista, y que no permite equivocarnos. Finalicé la etapa al filo de las 12:30h, tras 20 kilómetros tremendamente duros, pero que valieron la pena en cada una de las pedaladas que di a lo largo del día.

IMG_20210306_123001987_BURST000_COVER_TOP

Datos de la etapa

  • Distancia: 20’75km
  • Distancia (según el GPS): 20’75km
  • Altitud ascendida: 804m
  • Tiempo de etapa: 2:39:33
  • Tiempo desde el inicio de la etapa: 3:07:04
  • Calorías consumidas: 1270kcal

VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 10.0/10 (1 vote cast)

Etiquetas: , , , , ,

07 mar 21 Etapa ciclista: Forcarey – A Mámoa – Barciela – Puente Gomail (28/02/2021)

El domingo 28 de febrero realicé una nueva etapa ciclista por el entorno de Forcarey, con dos objetivos principales: el primero era probar la nueva suspensión trasera de la Giant, recién colocada tras mi vuelta de Pamplona. Y el segundo visitar la torre de alerta de Barciela, algo que ya había planificado desde semanas antes, pero que entre unas cosas y otras no había podido realizar. Así pues, con un día excelente, salí a las 9:15h. Subí hasta el cementerio, y allí tomé una pista que surge a mano derecha, y que en teoría lleva hasta las cercanías de Las Casetas. Lamentablemente a mí no me llevó muy lejos, ya que -pese a que la pista está ahí- se encuentra devorada por la vegetación, por lo que tuve que abandonarla al poco y tomar la otra pista existente, y que sale del cementerio por la izquierda de éste. Tampoco me llevó muy lejos, ya que como pude constatar la vez anterior, la vegetación también la ha tomado, y tuve que desviarme a la carretera de La Estrada. Desde allí llegué hasta el observatorio astronómico, y me desvié a la izquierda para tomar la pista que lleva hasta A Mámoa. Empezaba la diversión.

La nueva suspensión trasera, en combinación con la nueva horquilla, se comportaron estupendamente. Mucho aplomo y reducción de oscilaciones durante el descenso, y firmeza durante la subida. Una estupenda elección, tanto la Rock Shox Recon como la Fox Float CTD. Realicé esta vez todo el recorrido hasta A Mámoa sin detenerme. Sólo al llegar al comienzo de la bajada de Los Arrieros. Allí no me pude resistir a colocar la cámara. Y a probar la posición de descenso de la Float CTD.

Estupendo resultado y divertida bajada. Al llegar a la carretera me desvié a la derecha, para encaminarme a la aldea de Barciela, y visitar su torre de alarma. El trayecto es corto por carretera, y con algo de sube y baja, pero tranquilo. Abundan las salidas, tanto por asfalto como por tierra, desde la carretera, lo que apunta a abundantes fuentes de diversión para el futuro. :mrgreen:

IMG_20210228_103226937

La entrada a Barciela destaca por la existencia de una explanada frente a la iglesia y su cementerio adjunto, además de una casa arruinada, y un llamativo cruceiro con una Dolorosa en la que la espada es metálica.

IMG_20210228_103142170_HDR

La torre se alza apenas a unos pasos de alli, y su aspecto no deja indiferente.

IMG_20210228_102112293

Fue construida en el siglo XV con el objetivo de alertar a los lugareños mediante toque de campana o fuego de almenara de posibles amenazas, y estuvo en uso hasta las guerras carlistas del siglo XIX. Es posible subir a la parte alta de la torre, pero es algo que exige buen cuidado, ya que la escalera es estrecha, irregular, y se abre directamente al vacío.

IMG_20210228_102328739

De vuelta a la carretera, desandé mis pasos para volver hasta la ruta de los Arrieros, ya que quería bajar hasta Puente Gomail. Allí me encontré con el primer ciclista de montaña que he visto desde que empecé a dar pedales por la zona. Empezaba a pensar que era el único. :D

No pude menos que grabar el segundo tramo de la estupenda bajada hasta Gomail. Estoy deseando que llegue el verano para poder culminar el descenso con un buen chapuzón. Y como siempre, Gomail no decepciona por su belleza.

2021_0228_105246_001

Tenía previsto hacer la vuelta por Cachafeiro, pero el día empezaba a alargarse, y opté por volver por una corredoira que comunica directamente desde Gomail con la entrada de Forcarey, y que descubrió Ana algunas semanas. No es enteramente ciclable, pero vale la pena.

Y así, di el día por finalizado recién pasadas las 11 de la mañana. Una etapa relativamente corta, pero estupendamente aprovechada.

Datos de la etapa

  • Distancia: 17’66km
  • Distancia (según el GPS): 17’66km
  • Altitud ascendida: 364m
  • Tiempo de etapa: 1:38:04
  • Tiempo desde el inicio de la etapa: 1:52:00
  • Calorías consumidas: 864kcal

VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 10.0/10 (1 vote cast)

Etiquetas: , , , ,

20 feb 21 Etapa ciclista: Forcarey – Soutelo de Montes – As Antas – Vilariño (14/02/2021)

El domingo 14 de febrero realicé una nueva etapa por la zona de la Sierra de Candán, la más larga hasta ahora de las realizada en las cercanías de Forcarey. El objetivo principal de esta etapa era encontrar unas cascadas de cuya existencia habían referido en la panadería Kalis de Soutelo de Montes (que aprovecho para recomendar) y, ya de paso, enlazar con Soutelo desde Forcarey, algo que no había hecho hasta el momento. La ubicación de la cascada no había sido demasiado precisa, algo más allá de La Portela de Lamas, cerca de Arnelas, por una pista que habían limpiado recientemente. Sobre el mapa no encontré gran cosa, más allá de algunas fuentes entre Arnelas y Ventosela, así que decidí extender la zona de búsqueda hasta As Antas, y desde allí volver por algunas pistas que había identificado, y que pasaban por estas fuentes y las aldeas indicadas. Una verdadera etapa de sherpeo.

Empecé a rodar al filo de las 9 de la mañana, bajando por una corredoira hacia a Ponte desde Forcarey. No fue demasiada buena idea porque la corredoira está bastante comida de vegetación, y al poco de empezar tuve que echar pie a tierra y abrirme paso entre aulagas y espinos. No sería la última -ni la peor- de las veces que tuviera que hacerlo a lo largo de la etapa. Pero la corredoira tenía su encanto, salía a un bosquecillo, y posteriormente a un prado, antes de desembocar en la carretera de A Ponte. Desde allí bajé hasta el Lérez para remontar por carretera hasta a Casanova, para seguir a mano derecha por otra corredoira que acaba saliendo a la carretera PO-2205 un poco antes de Cachafeiro. Crucé el núcleo urbano, para dejar la carretera a la altura del área recreativa de A Freixeira, con la idea de tomar un camino hasta Vilar. Sin embargo, no pude seguir durante mucho tiempo el camino, ya que al poco éste se hallaba devorado por la maleza e inundado de agua. Un rato bastante fastidioso, antes de volverse a abrir el camino, poco antes de un desvío que llevaba de nuevo a la carretera. Seguí por la misma hasta el desvío de La Madalena, pasando junto al circuito de velocidad allí existente.

IMG_20210214_094743965_HDR

De nuevo por carretera, no tardé mucho en llegar a Soutelo, desde donde giré a la izquierda, tomando la N-541 sentido Orense. Desde allí me esperaban 7 kilómetros de subida hasta As Antas, no demasiado dura, pero sí sostenida, y con bastante viento, lo que la hacía bastante fastidiosa. Por suerte, apenas pasó algún vehículo durante todo el recorrido. Recorrido que me habría de llevar por La Portela de Lamas, A Ermida, Liñares y finalmente, As Antas.

IMG_20210214_103126855_HDR
IMG_20210214_103135968

Nada más llegar encontré algo curioso, La Mesa de los Obispos. Al parecer la aldea estaba justo en el límite jurisdiccional de tres obispados: Orense, Lugo y Santiago, y una piedra fue erigida en el punto en el que se unían las tres zonas. Piedra que aún existe, y que se puede ver justo al borde de la carretera.

Tras las fotos de rigor, salí de As Antas camino de Arnelas, y tras algún despiste, pude identificar la pist que, en descenso, me tendría que llevar hasta Arnelas. Empezaba bien, ancha y limpia, pero al cabo del rato, y tras una breve subida, se cerraba bastante en una interesante corredoira que había sido recién desbrozada, pero que tenía los restos de la broza aún en el camino, lo que obligaba a echar el pie a tierra.

IMG_20210214_103839057
IMG_20210214_104938895_HDR

Una vez pasada la pista, se llegaba a una carreterita que conducía hacia Arnelas. En mi caso, tomé la carretera en sentido contrario (y en subida) camino de una pista que conducía hasta Ventosela, bordeando el Alto do Couto. La pista se abría a mano derecha, y de nuevo era una buena pista, amplia y en ligero ascenso. A medida que subía empecé a encontrar indicaciones de la existencia de manantiales. Agua no faltaba. Pero de cascadas, nada de nada. Tras remontar el alto, llegué a un cortafuegos que, a mano izquierda, bajaba hacia las fuentes (Del Sapo y de Nuestra Señora) que había identificado en el mapa. Y de nuevo, nada. O bien se encontraban comidos por la vegetación, o el cortafuegos se los había llevado por delante. Vuelto sobre mi camino, o mejor dicho, mi cortafuegos, continué en descenso para desembocar en un nuevo camino, a mano derecha, que seguía bordeando por una zona repoblada hasta ventosela. No encontré las fuentes, pero sí una cantidad inusitada de agua en la pista, justo al llegar a un pequeño bosquecillo de ribera que se emplazaba en alto del Rego da Balsada. Desde allí volvíamos a un bosque de tipo atlántico que llevaba por un bonito camino hasta la entrada de Ventosela.

Ventosela es apenas un pequeño grupo de casas, bien cuidadas, pero en el que no encontré a nadie al atravesarlo.

IMG_20210214_113924025

La salida de la aldea la hice por una nuevo corredoira, esta limpia y bien cuidada, que me habría de llevas hasta As Codesás, primero en bajada, y tras cruzar el Río Porto, apenas un regato a esas alturas, en subida.

IMG_20210214_114331016_HDR
IMG_20210214_114559493_HDR

Entonces no lo sabía, pero las cascadas que estaba buscando se encontraban muy, muy cerca. Intuía su cercanía, pero a esas alturas llevaba ya una cierta paliza -25 kilómetros de subidas y bajadas, con una cota máxima de 852 msnm- y empezaba a tener ganas de emprender la vuelta. Ya habría otros días para buscar cascadas en la Sierra de Candán.

Dejé atrás Codesás y me dirigí por carretera hasta la cercana Ameixeiras, desde donde salía un nuevo camino, en ascenso que me tendría que llevar a una nueva subida, previa a la bajada hasta Vilariño. El comienzo de la pista estaba de nuevo cerrado por vegetación, señal de que nadie había pasado por ahí en tiempos recientes. Tocaba de nuevo echar pie a tierra, sobre todo después de que una aulaga me pegara un bonito picotazo justo encima de la rótula, que me tuvo sangrando un rato. Nada grave, pero sí aparatoso.

IMG_20210214_115549596_HDR

Salido este tramo malo, salí a una pista más amplia que seguía en ascenso. Esta pista salía de As Codesás, y esquivaba el paso por Ameixeira. Bueno para tenerlo en cuenta de cara a otra visita. Tras completar el ascenso (de nuevo hasta los 819 msnm desde los 720 que tenía al paso sobre el Río Porto en algo menos de 2 kilómetros), emprendí una rápida bajada hasta Vilariño, una aldea con bastante más vida que las anteriores. No en balde contaba con casa rural y restaurante. La bajada, ya en la otra vertiente de la montaña, permitía divisar Forcarey en lontananza, a unos 8 kilómetros de distancia en línea recta.

IMG_20210214_121833718

Dejado atrás Vilariño, tomé una carretera que me llevaría hasta las cercanías de Cachafeiro, casi en continuo descenso. Pasé por Fixó, Portela, Millarada, Porto, Igrexa, Malburgo y Covas. A esas alturas los kilómetros empezaban a pesar bastante. Al salir a la PO-534, tenía la posibilidad de volver por Cachafeiro, pero mi idea era enlazar por campo con Casanova. Algo que no pide hacer, ya que me encontré con una partida de caza que bloqueaba el camino que tenía previsto seguir. Así que, tras volver sobre mis pasos, crucé Cachafeiro y acabé volviendo a Forcarey por carretera, para completar un total de 39’5 kilómetros de dura, pero estupenda etapa.

Como epílogo de la etapa, días después, al revisar el recorrido efectuado en Google Earth, encontré algunas fotografías geolocalizadas de una cascada en las cercanías de A Graña, otra aldea cercana a As Codesás. Estaban mal etiquetadas (indicaban como nombre Cascada de Chamosa, que no se encuentra precisamente ahí), pero eso me dio la pista que necesitaba para identificar la cascada como la del río Porto. Así que ya tengo plan para volver, cuando el tiempo lo permita. :mrgreen:

Datos de la etapa

  • Distancia: 43’046km
  • Distancia (según el GPS): 39’54km
  • Altitud ascendida: 830m
  • Tiempo de etapa: 2:23:364
  • Tiempo desde el inicio de la etapa: 4:06:22
  • Calorías consumidas: 3708kcal

VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 10.0/10 (1 vote cast)

Etiquetas: , , , , ,

20 feb 21 Finalizado el cambio de suspensión de la Giant

Ya de vuelta en Forcarey he completado el cambio de la suspensión trasera de la Giant. El resultado es mucho mejor que el del palo:

Suspensión Fox Float CTD

Suspensión Fox Float CTD

Ahora se trata de salir a probarla. Pero estos días, con la borrasca Karim golpeando Galicia, me temo que va a ser complicado. Habrá que esperar. :D

VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 0.0/10 (0 votes cast)

Etiquetas: , ,